Cardenales en Espanol

Print
RSS

Áspera Derrota Contra Seahawks Lacera A Cardenales

Posted Nov 10, 2017

Humphries, Branch lesionados y una oportunidad desaprovechada en la derrota 22-1

Tyrann Mathieu y sus compañeros de la defensiva miran hacia el marcador en las instacias finales del encuentro del jueves por la noche que terminó en derrorta 22-16.

Por muchas razones la noche, fue complicada.

Cardenales no solamente terminaron derrotados el jueves por la noche en el estadio University of Phoenix sino que también resultaron golpeados y lesionados, fue exactamente la clase de encuentro que se ha hecho típico cuando juegan contra Seahawks. La derrota 22-16 por sí misma fue un duro golpe que envía a Cardenales dos juegos abajo de Seattle que ahora se encuentra en segundo lugar en la división.

Las noticias fueron aún peores. D.J. Humphries resultó con una lesión en el ligamento cruzado anterior, así lo comentó el entrenador Bruce Arians, además el safety Tyvon Branch también salió con una lesión en la rodilla. El ala cerrada Ifeanyi Momah quizá tenga fractura de tobillo, Arians comentó que muy probablemente estos tres jugadores terminen en la reserva de lesionados.

Si Cardenales (4-5) hubieran logrado la victoria, quizá el dolor hubiese sido mitigado. Pero en cambio, el mensaje fue simple después de una noche difícil.

“Ganar la siguiente semana,” dijo el entrenador Bruce Arians. “Trabajar y ganar la siguiente semana. No hay otra opción.”

Por segundo año consecutivo fue un juego cruel ante su rival de división – “Otra batalla desgastante” así lo dijo el mariscal de campo Drew Stanton – una amenaza ante cualquier esperanza para Cardenales. El año pasado, fue un empate 6-6 que Cardenales debió haber ganado. Este año, con poco personal, y en semana corta, había una oportunidad de ganar. 

“Los muchachos estaban cabizbajos,” declaró el liniero defensivo Frostee Rucker después del juego en los vestidores. “Debemos estar orgullosos de nuestro trabajo esta fue una semana muy mental. Simplemente al final no salieron las jugadas.”

Cardenales no consiguieron correr con el balón. Adrian Peterson tuvo algunos acarreos – 21 – aunque solo pudo generar 29 yardas. Seahawks (6-3) no permitieron que el veterano lograra entrar en ritmo. Arians dijo “sabíamos que iba a ser difícil.” Con todo y eso Cardenales se mantuvieron sistemáticos, y terminaron con más primeros y dieces (24-14) y yardas (290-287) que Seattle.

Las grandes jugadas eventualmente terminaron hundiendo a Cardenales, y una en particular, cuando el mismo Houdini – el mariscal de campo de Seahawks Russell Wilson – se escabulló magistralmente de la defensiva.

Seahawks iban ganando, 15-10, al inicio del último periodo. En segunda y 21, Wilson logró escaparse de la marca de Chandler Jones y Tyrann Mathieu y lanzó un pase pegado a la banda al receptor Doug Baldwin por encima del profundo Antoine Bethea ganándole el balón en el aire.

Bethea cayó y Baldwin corrió 54 yardas hasta la yarda 4 de Arizona, predisponiendo el escenario para el touchdown de Jimmy Graham y por la manera cómo se desarrollaron las cosas esto fue todo lo que Seattle necesitó.

“Puedes ver el video, puedes prepararte, aunque luego, en la realidad, cuando estas contra ellos, es una bestia diferente.” Dijo el liniero defensivo Josh Mauro sobre la gran escapada de Wilson.

Wilson terminó con 22 completos de 32 pases para 238 yardas y un par de touchdowns con Graham.

Arians dijo que la defensiva jugó “espectacularmente” con excepción de esa jugada, y en efecto, Cardenales pudo haber sobrevivido su hubiese tenido una ofensiva que engranara un poco mejor. Para cuando todo había terminado, jugando detrás en el marcador, Stanton realizó un total de 47 pases,

completando 24 para 273 yardas y un touchdown. No tuvo volteretas, y aunque falló algunos pases, hubo muchas jugadas donde parecía que sus receptores pudieron haber hecho la atrapada.

“Quieres hacer cada jugada que viene hacia ti,” dijo el receptor Larry Fitzgerald, quien tuvo 10 atrapadas para  113 yardas. “Te sientes culpable de ello, pero del otro lado de la moneda beneficias al rival, y es igual para nosotros.”

Fitzgerald sabe que debió atrapar el balón que estaba cerca de la zona de anotación al inicio del juego. J.J. Nelson no pudo completar la jugada en cuarta oportunidad un bombazo que dice era atrapable, aunque requería ver la repetición de la jugada.

Esa falla, justo al final de la primera mitad, fue rápidamente aprovechada y convertida en un gol de campo de Seattle. No fue sentencia de muerte, aunque Cardenales sintieron que tuvieron oportunidad de convertirlo.

“Cuando compites y sabes que una jugada pudo haber cambiado el ímpetu del juego, es más doloroso,” comento Peterson.

Incluso con un Peterson sin producción, Cardenales jugó de la forma que ellos buscaban.

Abajo en el marcador por 12 con 4:20 por jugarse, Cardenales llegaron a la yarda 15 de Seattle pero el pase en cuarta oportunidad fue incompleto. El último touchdown no llegó hasta que restaban 20 segundos en el reloj.

“Sabíamos que iba a ser un juego de pocos puntos,” dijo Stanton. “Queríamos tratar de establecernos en la línea de golpeo y tomar nuestras oportunidades. Arians lo mencionó, debimos haber aprovechado esas oportunidades, y esa hubiera sido la diferencia para ganar el partido.

“Históricamente, en este juego, si pateas goles de campo, pierdes.”

Ahora solo queda reagruparse. Seahawks sufrieron varias lesiones, el esquinero Richard Sherman estará fuera el resto de la temporada por un desgarre en el talón de Aquiles, entre otros tantos – Cardenales saben que el camino será aún más difícil no solo por su colocación en la tabla de posiciones sino también por la condición del equipo. La lista de reserva de lesionados (IR) parece crecerá antes del encuentro de Cardenales en Houston la próxima semana.

“Es mucha presión,” señaló el linebacker Karlos Dansby. “Seremos como un diamante o seremos carbón.”