On Now
Coming Up

Cardenales en Espanol

Print
RSS

Años De Planeación Como Entrenador

Posted Feb 19, 2013

Arians ha venido esbozando la idea de entrenador en jefe desde 1981

Bruce Arians recibió una breve muestra de la vida de un entrenador en jefe de la NFL con los Potros la temporada pasada.

Bear Bryant le formuló la pregunta a Bruce Arians.

Era 1981, siete años después de que Arians jugó su último partido en Virginia Tech bajo la dirección de Jimmy Sharpe, un discípulo de Bryant conocido como uno de los principales lugartenientes de los Osos.

Arians estaba siendo entrevistado para un puesto de asistente en Alabama, que hacía solo una temporada había participado en campeonatos nacionales consecutivos y a dos temporadas de distancia del retiro de uno de sus entrenadores más famosos. Bryant fue directo al punto.

“¿Cuáles son tus metas?” Preguntó Bryant.

La respuesta de Arians había estado reposando en un aposento desde 1975, cuando se convirtió en asistente graduado de Virginia Tech. Estaba provisto y listo para desenfundar. Y respondió a los disparos.

Arians quería ser entrenador en jefe. Eventualmente entrenador en jefe de la NFL.

“Creo que respetó eso y no creo que ninguno de los dos pensó que sucedería en dos años,” dijo Arians, que se convirtió en entrenador en jefe de Temple en 1983, un año después de cumplir los 30.

Como la mayoría de los entrenadores en las bandas laterales de Estados Unidos, Arians utilizó sus puestos de trabajo como un escalón hacia la siguiente posición, siempre más importante, siempre más brillante.

Treinta y ocho años después, Arians ha subido la escalera de entrenador y está de pie en el peldaño superior, como uno de los 32 hombres que dirigen un equipo de la NFL. Estabilizándolo se encuentra un equipo de jóvenes y viejos, blancos y afroamericanos, ex jugadores y entrenadores de toda la vida, hombres de la NFL y de las universidades, algunos de los cuales Arians conoce desde que era estudiante de último año en Blacksburg, Virginia, y algunos los conoció el pasado otoño, cuando se mudó a Indianápolis.

A través de 12 destinos como entrenador, Arians ha recopilado una extensa lista de cosas que hacer y cosas que no hacer, junto con otra lista que incluye a quienes quería llevar consigo en su primer trabajo como entrenador en jefe.

“Ha sido en el curso de muchos años,” dijo Arians. “Siempre dije que si me convertía en entrenador, estos hombres – este tipo de personas – serían los que elegiría.”

Esta lista se inició cuando Arians cursaba su último año en Virginia Tech y el nuevo entrenador de la secundaria de los Cardenales Nick Rapone estaba en su primer año. En el camino, a través de la NFL y la SEC (Conferencia del Suroeste), tenía conversaciones con sus amigos, por lo general hipotéticas, típicas de los soñadores.

Con frecuencia empezaban de la misma manera: “Cuando sea entrenador...”

Arians y Rapone mantenían contacto durante todo el año, siempre hablando de la próxima oportunidad posible. Los dos entendían que tan raras son las oportunidades para entrenador en la NFL, y Rapone sabía que Arians tenía los elementos para ese trabajo. Así que cuando apareció un texto de Arians invitando a Rapone a unirse al personal de los Cardenales, no dejó pasar la oportunidad.

Con otro entrenador, el acuerdo se cumplió.

Esas conversaciones “cuando yo ...” entre Arians y Todd Bowles empezaron en el 2001 cuando entrenaban juntos en Cleveland. Si Bowles, ex capitán de Temple bajo la dirección de Arians, se convertía en entrenador en jefe,  entonces “se encargaría de su viejo entrenador,” prometiendo a Arians empleo de por vida. Si Arians conseguía trabajo primero, estaría llevando a Bowles a dondequiera que fuera.

“Siempre dijimos quien quiera que lo consiga primero, el otro vendrá a trabajar con él y dejaríamos cualquier cosa que estuviéramos haciendo,” dijo Bowles, coordinador defensivo de los Cardenales. “Él lo consiguió primero. Y Bruce es un hombre de palabra.”

Mientras la carrera de Arians proseguía, la lista seguía creciendo, algunas veces con dos o tres de respaldo en una posición.

En ella estaban sus viejos legionarios, tipos como el coordinador de equipos especiales Amos Jones y Rapone, que entrenó junto con él en Temple; el entrenador de alas cerradas Rick Christophel, que entrenó junto con él en la Estatal de Mississippi, y un grupo de personas de los días de Arians con los Acereros como Harold Goodwin y Larry Zierlein. Arians retomando nuevamente sus días en Temple, contrató a otro ex capitán, Kevin Ross, como su entrenador de esquineros.

Luego está un entrenador como James Bettcher, con quien Arians trabajó la temporada pasada antes de traerlo para Arizona

“Sé que, Robert Mathis (linebacker de los Potros) está enojada conmigo por traérmelo,” bromeó Arians.

La mayor parte de la lista se convirtió en una realidad cuando el primer plantel de Arians fue dado a conocer el 5 de Febrero.

Mientras que la mitad del proceso al convertirse en entrenador en jefe por primera vez está en reunir un cuerpo técnico, la otra mitad está en el desarrollo de una filosofía de entrenamiento. Al igual que su lista de potenciales elegidos, eso ha estado en fabricación desde 1975.

Algunos entrenadores llenan carpetas con notas sobre lo que van a hacer cuando – si es que – eventualmente se convierten en entrenadores en jefe. Arians catalogó lo que le gustaba y no le gustaba primero. Todo centrado en la relación entre el entrenador y el jugador.

“Tratar a las personas con falta de respeto, que un entrenador es más importante que un jugador y mentir a un jugador para tratar de engañarlo haciéndole creer algo, cosas que he visto,” dijo Arians. “Sabía que esa no era la manera de hacerlo.”

Así, su mantra de confianza, lealtad y respeto nació.

“Esas son cosas sobre las que uno construye,” comentó.

Arians aprendió de algunos de los mejores, viendo a Sharpe y a su equipo en Virginia Tech, que incluyó a los futuros entrenadores en jefe Charley Pell y Danny Ford. Aprendió de Bryant y Emory Bellard, cuando fue entrenador en jefe de la Estatal de Mississippi. También fue influenciado por John Devlin y Bob Tyler.

“Creo que cada entrenador se vuelve más inteligente con el pasar de los años,” dijo Bowles. “Él siempre ha sabido lo que quiere. Es difícil conseguir un trabajo como entrenador en jefe donde sencillamente puedes hacerlo a tu manera. Siempre tienes que recibir algunas piezas o mantener a alguien o ajustar tu esquema a una determinada cosa.

“Creo que lo ha hecho a su manera. Me sorprende que le haya tomado tanto tiempo conseguir un trabajo como entrenador en jefe.”

Mientras jugaba  – y Arians tenía cabello – los estilos han cambiado desde la década de los 70, su filosofía se ha mantenido constante. Ahora cuenta con la misma mentalidad tenaz de atacar la misma que tenía en Temple, recordó Rapone.

Y, como ex jugador atestiguó que, Arians todavía ve en el fútbol como un deporte de gente.

“Creo que ha mantenido sus valores fundamentales y creo que lo está expandiendo,” dijo Bowles. “Puede leer a los jugadores, puede leer a la gente. Sabe cómo tratar a la gente y sabe lo que quiere.”

Espanol News

Latest Videos

Latest Photos

  • club
    RB Stepfan Taylor
  • club
    LB Larry Foote
  • club
    P Dave Zastudil
  • club
    G Earl Watford
  • club
    T Jared Veldheer
  • club
    S Tony Jefferson
  • club
    DT Alameda Ta'amu
  • club
    DE Ed Stinson
  • club
    QB Drew Stanton
  • club
    T Bradley Sowell