Cardenales en Espanol

Print
RSS

DeShone Kizer Tiene Herramientas, Signos De Interrogación

Posted Apr 19, 2017

Auge y despliegue potenciales del ex mariscal de campo de Notre Dame

DeShone Kizer lanzando un pase durante su temporada de altibajos en 2016 con Notre Dame. 

Cuando se trata de elaborar un prototipo del mariscal ideal para Bruce Arians, DeShone Kizer cumple una gran cantidad de requisitos.

Tiene estatura de 6 pies - 4 pulgadas y pesa 233 libras. Tiene la fuerza necesaria en el brazo para la ofensiva de Cardenales y la movilidad para mantener vivas las jugadas. Tiene la inteligencia para comprender un sistema complicado.

El ex mariscal de Notre Dame fue seguidor de Donovan McNabb mientras crecía, y si alguien pudiera garantizar una carrera con una trayectoria similar, Kizer sería una opción obvia cerca de la parte superior del draft. Sin embargo, hay cuestiones que se vislumbran, una de ellas, en particular, que ha escuchado constantemente de parte de los equipos de la NFL.

“Un individuo de mi estatura, con mi talentoso brazo y mi comprensión sobre futbol, ¿por qué termina con marca de 4-y-8?" Señaló Kizer durante el combinado para Exploradores de Talento de la NFL.

La totalidad de una temporada nunca puede recaer sobre un solo jugador, aunque un mariscal de campo siempre se llevará la mayor parte de la culpa o del crédito, algo que Kizer aprendió después que el ‘Fighting Irish’ batalló en 2016.

Fue constante en 2015, lanzando para 2,880 yardas con 21 touchdowns, 10 intercepciones y un porcentaje de pases completos de 62.9. Los mariscales universitarios generalmente mejoran a medida que sus carreras avanzan, sin embargo Kizer en aquel momento dio un paso hacia atrás, mientras que sus yardas por intento, su porcentaje de pases completos y su calificación como mariscal se venían abajo.

Notre Dame perdió muchos contribuyentes ofensivos notables entre la temporada en la que Kizer debutó y su segundo año, aunque él no buscó disculparse.

“He respondido esa pregunta con tanta sinceridad como me es posible y eso es que no hice las jugadas,”  dijo Kizer. “De nuevo, como mariscal el balón está en tus manos en cada jugada. Si vas a ganar juegos en el cuarto periodo, entonces deberás ser el individuos que hace las jugadas.”

Arians adopta un enfoque moderado al establecer una correlación entre el desempeño de un mariscal y el éxito de su equipo. Mientras que a menudo van de la mano, existen situaciones aisladas. La temporada pasada, Arians defendió a Carson Palmer mientras Cardenales estuvieron batallando. En 2014, Cardenales llegaron a la postemporada a pesar de una obligada rotación de cuatro mariscales.

“Tienes que ver si son la razón del éxito, o es que contaron con una gran defensiva y el mariscal fue sólo administrador de los partidos,” dijo Arians. “Uno debe observar cada uno de los aspectos del mariscal de campo.”

Las deficiencias de Kizer se manifestaron demasiado a menudo en 2016, e incluso fue enviado a la banca durante un mal desempeño contra Stanford. El entrenador de Notre Dame, Brian Kelly, habló sin rodeos en la estación radial NFL del sistema Sirius XM a principios de este mes, diciendo que pensaba que Kizer debería haber regresado a la escuela.

“Tengo muchas relaciones basadas en la confianza con gerentes generales y entrenadores de la NFL,” dijo Kelly. “Seré honesto con ellos y honesto con DeShone. Hay mucho crecimiento por conseguir. Sin embargo retomó los que deben ser los atributos comunes que un gran jugador requiere poseer. Debe tener rasgos de excelencia. Debe ser capaz de tener atención al detalle y ese enfoque. Debe ser inteligente y debe tener la capacidad de trabajar arduamente y contar con una estupenda actitud.

“Tiene esos atributos, aunque deben ser trabajados continuamente. Quien elija a DeShone, debe saber que no es un producto terminado en esas áreas. Aunque cuando tenga más tiempo para trabajar en esos atributos, tendrán a un estupendo individuo joven y un estupendo mariscal de campo.”

Kizer es uno de los mariscales prospectos más polarizado. Viene de una ofensiva estilo profesional, algo que debe ayudar en su transición, aunque no es nada seguro. Podría ser reclutado en la mitad superior de la primera ronda o podría desplazarse hasta la segunda.

Ha decidido, con tanto remolineo a su alrededor, evitar la histeria y centrarse en las cosas que lo harán ser factor en la NFL.

“En los últimos dos meses he tenido oportunidad de depurar todo lo que supuestamente debo depurar, realmente sustentar quién soy como lanzador, realmente comprar una mentalidad que no se vea afectada por bombardeos externos,” dijo Kizer. “No tomar ningún ofrecimientos de mercadeo, mantenerme fuera de redes sociales, fuera del centro de atención para asegurarme que puedo perfeccionar mi oficio. Tengo mucha confianza en quién soy como lanzador y quién soy como mariscal de campo.”