Cardenales en Espanol

Print
RSS

Estrellas Defensivas Requieren Brillar En 2017

Posted Mar 16, 2017

La partida de agentes libres pone más énfasis en el desempeño del talentoso núcleo

Chandler Jones (al frente) apoyador externo de Cardenales y Markus Golden son motivo de optimismo a pesar de las pérdidas de agentes libres.

La advertencia imperó durante semanas, aunque el pánico exterior realmente se aplacó hasta que las firmas se estamparon sobre los actuales contratos.

Con un espacio limitado en el tope salarial en comparación con el resto de la NFL, Cardenales no podían permitirse inmiscuirse en una batalla de ofertas por el tackle defensivo Calais Campbell y el profundo Tony Jefferson, sus principales agentes libres que encontraron un sólido mercado abierto.

Fueron seguidos a la puerta de salida por los defensivos Marcus Cooper y D.J. Swearinger, así como el caza-mariscales de respaldo Alex Okafor. El apoyador Kevin Minter se espera que no firme nuevamente, lo que dejaría a Cardenales con cinco nuevos defensivos titulares en 2017, y esa realidad tiene a los aficionados de Cardenales preocupados.

Mientras que la pérdida de varios contribuyentes significativos no puede ser interpretada como positiva, probablemente no es el golpe fatal que algunos creen.

Cardenales tenían menos espacio disponible en el tope salarial que otros equipos mientras se encaminaban a la agencia libre porque el gerente general Steve Keim ya había pagado una considerable suma por varias piezas defensivas.

El esquinero Patrick Peterson y el profundo Tyrann Mathieu recibieron lucrativas extensiones en años recientes, mientras que el apoyador externo Chandler Jones firmó el suyo este mes. El apoyador ‘money’ Deone Bucannon y el apoyador externo Markus Golden están bajo su económico contrato de novato, aunque fueron selecciones en primera y segunda ronda y se han desempeñado a la altura de esa facturación.

Mientras que Cardenales han perdido algunos jugadores importantes en la agencia libre, es el núcleo restante – cinco talentosos elementos todos con 27 años de edad o menos – el que da paso a la esperanza en los años por venir. Mucho dependerá del regreso de Mathieu a su forma All-Pro y de Bucannon sacudiéndose una abrumadora temporada plagada de lesiones, aunque los jugadores base todavía prevalecen en la defensiva de Cardenales.

“No pienso que estemos necesariamente buscando individuos que sean jugadores franquicia para cada posición (durante la agencia libre),” dijo Mathieu. “Creo que ya tenemos ese tipo de individuos. Todo lo que necesitamos es que nuestros jugadores jóvenes digan presente. Jueguen bien, que desempeñen bien su función. Y después añadir a los veteranos que entienden el futbol y quienes de la misma manera pueden ayudar a los jóvenes a progresar. Si estamos hablando de piedras angulares, siento que tenemos ese tipo de individuos en cada posición.”

Cardenales han reabastecido la defensa con el apoyador Karlos Dansby, el profundo Antoine Bethea y el apoyador externo Jarvis Jones. Ninguno de los movimientos generó grandes olas –  fuera de la nostalgia que rodea el regreso de Dansby – aunque Jefferson, Swearinger y Cooper no llegaron tampoco acompañados  de mucha fanfarria.

Jefferson llegó como agente libre no reclutado en el draft, Swearinger contratado para la escuadra de entrenamiento luego de ser recortado por Buccaneers y Cooper vía intercambio por una selección de séptima ronda.

Si Dansby y Bethea han disminuido un poco en su ritmo o si el núcleo de los cinco no juega a su máxima capacidad, la defensa de Cardenales podría dar un paso atrás, aunque el personal defensivo ha sido reacomodado anteriormente, y los movimientos a menudo han funcionado.

“Sólo tienes que confiar y creer en Steve Keim, Bruce Arians y el Sr. (Michael) Bidwill,” dijo Chandler Jones. “Ellos hacen un trabajo estupendo consiguiendo individuos que sencillamente son monstruos en toda la extensión de la palabra.”

La alta demanda por los agentes libres de Cardenales ha dejado en claro cuánto talento individual tuvo la defensiva en 2016. De alguna manera los números lo confirmaron, ya que la unidad terminó segunda en la NFL tanto en yardas permitidas por jugada (4.8) así como en yardas permitidas por partido (305.2).

Sin embargo, cuando se trata de una defensa contra la anotación, la suma fue menor que sus partes, ya que Cardenales concedieron 22.6 puntos por partido, que representa el 14º en la liga y la peor en la era Arians. La defensiva del 2017 podría muy bien ser menos talentosa en papel y aun así terminar con menos puntos permitidos.

El tackle defensivo Robert Nkemdiche es una de las claves más importantes, porque si él puede resurgir en su segunda temporada hará que la pérdida de Campbell sea más fácil de digerir. El draft está ampliamente surtido a nivel defensivo, y Cardenales podrían encontrar a uno o dos contribuyentes allí.

Al final, probablemente todo se reducirá al núcleo de los cinco. Peterson, Golden y Jones fueron excelentes hace un año. Si Mathieu y Bucannon regresan a los altos niveles que habían alcanzado previamente, el percibido descenso quizá nunca se materialice.

“Perdimos a algunos hombres importantes, algunos individuos que obviamente queríamos tener de vuelta, aunque ese es el lado del negocio,” dijo Mathieu. “Los individuos quieren recibir la mejor paga y hacerse cargo de sus familias. Sin embargo, creo que si nosotros cinco o seis podemos jugar a un nivel alto, y hacer lo que somos capaces de hacer semana tras semana, seguiremos siendo una de las tres primeras, de las cinco primeras defensivas.”