Cardenales en Espanol

Print
RSS

Futuro De Carson Palmer: “No He Llegado Allí”

Posted Nov 13, 2017

El mariscal dice que piensa regresar esta temporada, aunque “¿quién sabe?”

El mariscal Carson Palmer, después de la cirugía para reparar su brazo izquierdo roto, viendo el encuentro Cardenales-Seahawks el jueves por la noche.

Carson Palmer dijo que piensa “cada segundo de cada día” sobre intentar regresar y jugar esta temporada para Cardenales.

El mariscal, hablando en público el sábado por primera vez desde que se rompió el brazo izquierdo contra Rams en Londres el pasado 22 de Octubre, dijo que ha platicado con los corredores David Johnson y T.J. Logan acerca de tener un brazo enyesado y lidiar con la pérdida de la fuerza muscular y de la mano.

La idea es poder regresar de la reserva de lesionados, aunque lo más temprano que podría jugar sería el partido en casa el 24 de diciembre contra Giants.

“Podría estar disponible en las últimas dos semanas de la temporada,” dijo Palmer durante una sesión de autógrafos en el local de Cox Communications en Tempe Marketplace. “¿Quién sabe? No sé dónde estaré (con la rehabilitación) a esas alturas. No sé dónde estaremos como equipo en ese punto. Solo trato de estar lo mejor preparado que pueda tan rápido como sea posible.”

La incertidumbre se extiende a su futuro lo mismo que a la temporada 2018. Palmer tiene contrato para la próxima temporada, aunque la jubilación podría ser una opción.

“Ni siquiera he llegado hasta allí,” dijo Palmer. “En cuanto a lo que he estado haciendo en las últimas semanas, he tenido numerosas citas con médicos, he probado diferentes aparatos ortopédicos y yesos. Esa es mi mentalidad. Tendré la oportunidad de pensar en lo que viene después, en 2018, y en todo eso una vez que hallamos finalizado esta temporada.”

El contrato de Palmer se extiende hasta 2018. El próximo año recibirá salario de $12.5 millones con una bonificación de $1.5 millones, ambos garantizados cinco días después del Súper Bowl.

Esta temporada, Palmer ha completado 164 de 267 pases para 1,978 yardas, nueve touchdowns y siete intercepciones. Su calificación por pase es de 84.4, aunque 91.3 después del partido inaugural, cuando lanzó tres de las intercepciones. Su lesión no solo fue un golpe trascendental para la ofensiva, sino que además fue solo una de varias lesiones serias en cruciales piezas ofensivas esta temporada. 

“La primera reacción de cualquier persona es solo frustración,” dijo Palmer. “Cuando tu temporada se ve truncada y has puesto tanto en ella, cuando empiezas a entrenar en Marzo y termina en Octubre, obviamente es frustrante. Sin embargo uno continúa tratando de ayudar de cualquier forma posible y ser parte del equipo aunque sientas que realmente no puedes contribuir.”

Eso incluye el suceso del viernes, cuando Palmer – quien ya había estado hablando con el linebacker Markus Golden después que Golden se desgarró el LCA – conversó con el profundo Tyvon Branch y el tackle izquierdo D.J. Humphries después de las serias lesiones de rodilla que sufrieron el jueves contra Seahawks.

“De esa sencilla manera estoy tratando de ayudar a mis compañeros a mentalizar que con todo lo serio y grande que es el obstáculo,” dijo Palmer. “Estoy tratando de ser un recurso.”

Las noticias sobre la posición de mariscal de campo empeoraron para Cardenales el sábado cuando varios informes señalaban que el respaldo de Palmer, Drew Stanton, se lastimó la rodilla contra Seahawks y que podría perderse el próximo partido de Cardenales en Houston. Si eso sucede, Blaine Gabbert será el titular.

La ausencia de Palmer no molestó a los aficionados que se dieron cita en el local de Cox el sábado, muchos de los cuales le desearon a Palmer pronta recuperación mientras obtenían su autógrafo o una foto. Sin embargo la rehabilitación de Palmer probablemente será solo un factor en el regreso de la reserva de lesionados, junto con la marca de Cardenales.

“No sé lo que viene,” dijo Palmer. “Tan trillado como suena, esto se toma un juego a la vez, una semana a la vez."