Cardenales en Espanol

Print
RSS

Rudy Ford Se Mueve Por Su Madre

Posted Jul 10, 2017

Defensor profundo novato motivado para lograr éxito con Cardenales

Rudy Ford defensor profundo de Cardenales durante los trabajos de temporada baja.

Rudy Ford no lo hace por ser fastidioso. Trata de ser considerado con los horarios de sueño y las actividades sociales.

Sin embargo, cuando la selección de sexta ronda de Cardenales está confundido con alguna cuestión del libro de jugadas, no puede evitarlo. Ford toma su teléfono y llama a un entrenador asistente, llamará durante el día o enviará mensaje de texto si ya es tarde.

“Ellos tienen su espacio personal, aunque al mismo tiempo, si tengo una pregunta, me responderán la llamada,” dijo Ford. “Cosas como, ‘así es como vas a corregir eso.’ ‘Gracias, entrenador. Aprecio su tiempo.’ Y luego los dejo para que continúen su día.”

El entrenador Bruce Arians tiene 90 jugadores bajo su dirección, por lo que a estas alturas sólo conoce fragmentos sobre cada uno de ellos. Hay una cosa que destacar sobre Ford, su novato defensivo.

“Es extremadamente brillante,” señaló Arians.

Mientras que parte de eso puede venir naturalmente, Ford también es firme y no dejó escapar su oportunidad.

Es verdad, se trata de una selección del draft, sin embargo, ninguna de las más recientes selecciones de sexta ronda de Cardenales – receptor Walt Powell y el esquinero Harlan Miller – han conseguido un puesto en el plantel activo al termino del campamento de entrenamiento. Ford está decidido a darse una oportunidad para tener éxito en la NFL, y lo está haciendo con alguien en mente.

Mientras era estudiante de primer año en Auburn, la madre de Ford, Terrie, sufrió un ataque al corazón que le provocó muerte cerebral. Durante los últimos tres años ha sido incapaz de ver, moverse o comunicarse. Terrie se encuentra encamada con un tubo insertado en su tráquea, su corazón late aunque el resto de su cuerpo permanece inmóvil.

Ford tiene un par de semanas libres ahora, aprovechándolas para pasar a visitar a su madre. Cuando regrese a Arizona para el campamento de entrenamiento a finales de este mes, verá a menudo su fotografía  en el teléfono como fuente de motivación.

“No puede moverse físicamente,” dijo Ford. "Yo, me levanto cada día y me muevo. Hay una parte de mí que se mueve por ella. No provenimos de familia rica, así que me muevo por ella y mi familia.”

Johnathan es el primer nombre de Ford. Rudy es el apodo que le puso su tío Phillip cuando era pequeño, en honor al no-favorito jugador de futbol de la película del mismo nombre. A pesar de que ahora Ford se distingue como selección del draft de la NFL, la vieja mentalidad persiste.

Creció en la pequeña comunidad no incorporada de Big Cove, Alabama y llegó a Auburn después de asistir a una escuela secundaria de menos de 400 estudiantes.

“Me siento como un no-favorito,” dijo Ford. “Tuve que trabajar durante toda mi carrera.”

Ford fue a Auburn como corredor, aunque pronto se cambió a la defensa y fue titular en la secundaria durante tres años. Cuando el draft se presentó a finales de Abril, no sintió la necesidad de tener un cuadro de seguidores a su alrededor. Se mantuvo simple, mirando desde su casa junto a sus familiares cercanos.

“No ocupé toda una escena de festividad,” dijo Ford. “Fue más, una parrillada y disfrutar tiempo con la familia.”

Después que Cardenales intercambiaron para seleccionarlo, Ford entró en la habitación de su madre y la abrazó entrañablemente. Cada vez que la ve, Ford susurra al oído de Terrie cuánto la ama y cuánto ha estado orando por ella. En esa ocasión, agregó que ahora era oficialmente un atleta profesional.

“Es un recuerdo que apreciaré por el resto de mi vida,” dijo Ford.

En el terreno de juego, el trayecto de Ford es impreciso. Inició la temporada baja como esquinero y fue trasladado a la posición de profundo para añadir a su versatilidad. Se comprometió a ser un ciclón en equipos especiales si esa es la función que Cardenales requieren de él.

Hay mucho por definirse durante el campamento de entrenamiento, en el cual Ford disputará por un lugar en el plantel activo. Durante esas cinco semanas, el tiempo de receso es escaso, sin embargo, pasará mucho tiempo pensando en su madre.

Además está comprometido a seguir haciendo algunas llamadas telefónicas a los entrenadores asistentes.

“Jamás quisiera alejarme de esto pensando, ‘¿Pude haber hecho más?’ ” Comentó Ford. “Estoy aquí invirtiendo tiempo para hacer todo lo posible y aprovechar la oportunidad. Es por esa razón que trabajo tan intensamente.”