Con el entrenador en su lugar viene la integración del cuerpo técnico 

Con la contratación de Kliff Kingsbury como el entrenador en jefe #42 en la historia de la franquicia, Cardenales de Arizona han superado el primer gran reto de cara a la temporada 2019.

Sin embargo, la lista de necesidades del equipo de cara a la temporada 2019 va mucho más allá después de contratar a un nuevo entrenador en jefe.

Cardenales tienen la “vergonzosa” ventaja de contar con la primera selección global en el próximo draft. De esta primicia podrían derivar grandes beneficios y se espera que Michael Bidwill presidente del equipo y Steve Keim gerente general obtengan el máximo provecho.

Existe también la posibilidad de que Larry Fitzgerald contagiado por los sucesos y buscando decir adiós a la liga después de una temporada más decorosa decida jugar en el 2019.

Después de todo, y aunque parezca poco probable, algo bueno deberá aportar la desastrosa temporada 2018.

Nuevo entrenador en jefe con agresiva mentalidad ofensiva y excelente mentor en el desarrollo de mariscales, la primera selección global del draft, la posibilidad de que Fitzgerald regrese, sumado al hecho de que la mayoría de los jugadores “núcleo” del equipo podrían estar de regreso el próximo año.

Repitiendo el patrón de otras duplas exitosas en la NFL como el caso en LA Rams con Sean McVay-Wade Phillips y en Chicago Matt Nagy-Vic Fangio, Cardenales creo que buscarán contratar a un coordinador ofensivo con experiencia que sea capaz de sacar el máximo provecho del enorme talento en las filas defensivas de Arizona.

Entre los nombres que se manejan para la posición de coordinador defensivo están: Chuck Pagano ex entrenador de Colts. Dom Capers ex coordinador defensivo de Packers y ex entrenador en jefe de Panthers y Vance Joseph ex entrenador de Broncos.

Pronto podríamos tener noticias oficiales de quién será el próximo coordinador defensivo de Cardenales y de quienes podrían integrar el cuerpo técnico para la temporada 2019.

ConEentrenadorEnSuLugar_ES

Advertising