Advertising

Dirección y buen ritmo, luego de dos de pretemporada 

Los dos primeros partidos de pretemporada ya son historia y por lo visto hasta ahora, uno podría sellar visa al país de las posibilidades. Es verdad que la pretemporada puede resultar un tanto engañosa en varios aspectos. Sin embargo, hay otros (muchos) aspectos que son reveladoras pinceladas que muestran lo que la temporada regular 2018 podría tenernos reservado. 

El caso concreto de la línea ofensiva, que ha lucido contundente bloqueando tanto en el juego terrestre como en el aéreo. Mención especial para Mike Iupati quien luego de dos partidos de pretemporada se pasea como el jugador mejor calificado en términos generales (97.2) por parte de los especialistas de Pro Football Focus.

El centro novato Mason Cole ha dado señales de su capacidad para manejar las tareas físicas, técnicas y mentales en la posición de centro luego de convertirse en titular para respaldar al lesionado A.Q. Shipley.

El corredor David “Todo Terreno” Johnson, portentoso. 

Sam Bradford, precisión y toque a la orden del día.

Es emocionante, además, ver que los respaldos en varias de las posiciones, cuando han tenido su oportunidad han mostrado su garra y capacidad, ejemplo concreto, la conexión aérea entre los novatos, el mariscal Josh Rosen y el receptor Christian Kirk, para el touchdown contra Saints en el segundo partido de pretemporada. Un rayo láser de 13 yardas con un alto grado de dificultad en cuanto al punto preciso donde fue puesto el pase y la forma en la que fue atrapado. 

Equipos especiales son los que han mostrado, creo, menor contundencia, sobre todo a nivel cobertura tanto en patadas de regreso como en patadas de entrega. En lo que se refiere a los pateadores, Phil Dawson falló un intento de gol de campo de 46 yardas en el partido contra Saints, no parecía haber problemas con el saque de balón o indicios de alguna clase de presión. El pateador novato a prueba rescató la reputación de la unidad clavando más adelante durante el mismo partido un intento de 53 yardas.

Por su parte, el pateador de despeje Andy Lee, ha puesto de manifiesto el poder de su pierna.

La defensiva de Cardenales ha mostrado altos niveles de agresividad y disciplina. Han producido 8 robos de balón en dos partidos (cuatro en cada uno) incluyendo uno que terminó en touchdown en el primer partido de pretemporada contra San Diego, un balón suelto que generó Bené Benwikere, que recuperó Jeremy Cash quien lo regresó por 12 yardas hasta la zona registradora.  

La defensiva 4-3 de Al Holcomb ha dado la nota, y de que manera, en los primeros dos partidos de pretemporada en sus tres facetas, línea, linebackers y secundaria.

El siguiente partido de la fase de exhibición, Cardenales visita este domingo a Cowboys para la función del Sunday Night Football correspondiente a la semana tres. Es el partido más “parecido” a uno de temporada regular, por la forma en la que se prepara el equipo, el plan de juego establecido y la cantidad de tiempo que juegan los titulares.

Cardenales esperan que esta sea otra oportunidad para mostrar parte de lo que Steve Wilks ha estructurado hasta ahora en su primer año como entrenador en jefe de la franquicia.

Una excelente noticia en los primeros dos de pretemporada, es el hecho de que el equipo no ha tenido lesiones graves que lamentar, (otra que la del linebacker Jeremy Cash que ha quedado fuera por toda la temporada). La lesión que dejó fuera a Robert Nkemdiche al final del primer periodo en el partido contra Saints, afortunadamente no es nada de gravedad según informó el entrenador Wilks durante una conferencia.     

En términos generales, después de los dos primeros de pretemporada, la parvada se desplaza en la dirección correcta y a un ritmo que parece el apropiado.

DirecciónBuenRitmoLuegoDeDosPre-ES

Advertising