Línea ofensiva siempre fundamental 

Los linieros ofensivos A.Q Shipley (53) Justin Pugh (al centro) y D.J Humphries charlan durante una de las recientes actividades organizadas por el equipo.
Los linieros ofensivos A.Q Shipley (53) Justin Pugh (al centro) y D.J Humphries charlan durante una de las recientes actividades organizadas por el equipo.

Suele suceder que la unidad más difícil de evaluar en el aspecto técnico durante los trabajos de temporada baja es la línea ofensiva. Y esto se debe en gran medida a que los linieros ofensivos empiezan realmente a emplear su técnica hasta que llega el momento de los entrenamientos que incluyen contacto y equipo protector y esto sucede hasta que se inicia el campamento de entrenamiento.

Y aún durante esta parte del proceso existen limitaciones, de tal manera que podríamos decir que para la línea ofensiva el empleo real de la técnica llega junto con el inicio de las hostilidades en menor grado durante la pretemporada (especialmente para los titulares) y finalmente a toda marcha a partir de la Semana 1 de la temporada regular.

Para la línea ofensiva de Cardenales esta temporada baja representa la oportunidad de un borrón y cuenta nueva. Hay cuatro elementos titulares que regresan de lesiones que pusieron fin a su temporada 2018, incluyendo al tackle izquierdo D.J. Humphries, el guardia Justin Pugh, el tackle Marcus Gilbert que jugó para Steelers el año pasado y el centro A.Q. Shipley quien pasó a la reserva de lesionados desde los inicios del campamento de entrenamiento 2018.

Arizona agregó además al guardia J.R. Sweezy a través de la agencia libre. Se espera que Sweezy compita a un alto nivel por un puesto titular, lo mismo que Mason Cole selección de tercera ronda en el draft del año pasado y quien terminó como centro titular como suplente de Shipley. Cole incluso podría terminar jugando la posición de guardia dependiendo de cómo se den las cosas con el regreso de Shipley.

Son en total 18 linieros ofensivos los que ocupan por ahora un lugar en el roster de Cardenales, incluyendo a Lamont Gaillard (Georgia) y Josh Miles (Morgan State) que fueron reclutados en las rondas 6 y 7 respectivamente del pasado draft.

Independientemente del tipo o tipos de ofensiva que Cardenales tengan planeado establecer para la temporada 2019, es evidente que el éxito ofensivo de un equipo siempre estará fundamentado en una línea ofensiva capaz de dominar los espacios en las trincheras, abrir huecos y proteger al mariscal de campo.

Eso exige consistencia y la consistencia siempre va de la mano con un cuadro que se mantiene libre de lesiones, un fantasma del que nadie está exento y que desafortunadamente es parte de un deporte tan agresivo como el futbol americano.

Related Content

Advertising