Advertising

No Mucha Emoción Para Sam Bradford Por Enfrentar A Rams

El mariscal Sam Bradford (izquierda) en su último juego con Rams, un partido de pretemporada contra Browns en Agosto del 2014, y Bradford (derecha) la semana pasada contra Washington.
El mariscal Sam Bradford (izquierda) en su último juego con Rams, un partido de pretemporada contra Browns en Agosto del 2014, y Bradford (derecha) la semana pasada contra Washington.

El tiempo que Sam Bradford pasó con Rams, considerando que en su momento fue la selección global No. 1 y supuesto redentor de la franquicia, finalizó silenciosamente.

Se perdió toda la temporada 2014 con un LCA desgarrado y luego fue intercambiado a Filadelfia por Nick Foles en Marzo siguiente, y en los cuatro años posteriores, no solo el cuerpo técnico y el plantel se han transformado, el equipo ni siquiera juega en la misma ciudad. Ciertamente, el único eco real de esa parte de la carrera de Bradford es su estatus de reclutamiento, que juega un pequeño papel en el partido del domingo entre el equipo actual de Bradford, Cardenales y su ex empleador.

En Agosto, el tackle defensivo de Rams, Ndamukong Suh – aparentemente todavía poco fastidiado por haber sido la selección No. 2 en el draft 2010 cuando Bradford fue la selección No. 1 – indicó que estaba deseando jugar contra Bradford y Cardenales esta temporada.

“Siempre marcó el calendario cuando tengo a Sam Bradford allí,” dijo Suh en un podcast, y agregó: “Definitivamente intentaré golpearlo tan fuerte como pueda.”

Cuando se le preguntó a Bradford el miércoles sobre esta referencia, lució una pequeña sonrisa. “Genial,” dijo.

“Quiero decir, lo entiendo,” agregó Bradford. “Creo que todos quieren pegarme.” Así es como esto funciona.”

Hay muchas cosas que deben solucionarse para Cardenales que vienen de lidiar con una serie de dificultades en la Semana Uno, y una de esas es Bradford, quien resultó siendo mucho más impreciso de lo que había sido durante toda la temporada baja y la pretemporada. Eso no ayudó a una ofensiva que solo ejecutó 13 jugadas desde la línea de golpeo en la primera mitad.

Bradford completó solo 3 de 7 pases para 11 yardas en los dos primeros periodos, aunque conectó 17 de 27 pases en la segunda mitad (para 142 yardas). Eso no está todavía ni cerca del porcentaje de 70 por ciento de pases completos que consiguió en su última temporada completa de 2016.

Después de ver la grabación en video de su desempeño, Bradford señaló que su única intercepción – un pase elevado que fue interceptado por el safety que más bien parecía jardinero central – fue un pase forzado, y notó que Larry Fitzgerald estaba desmarcado en esa jugada. La paciencia, dijo, incluso enfrentando un gran déficit, es crucial.

“Cuando no estás 100 por ciento seguro de los lanzamientos, estos tienden a ser imprecisos porque no te sientes bien al respecto,” explicó Bradford. “Durante un par de lanzamientos que hice, en mi mente, dije ‘no sé si debe hacer este lanzamiento’ y con todo y eso los hice.”

El entrenador Steve Wilks dijo que Cardenales aún se están aprendiendo el uno del otro, en ambos lados del balón. La confianza no es el único camino hasta allí, lo que generó algunos problemas. Bradford sonaba aliviado de que no hubiera “notables o grandes deficiencias” ofensivamente, aunque de cualquier manera numerosos pequeñas fallas que pudieron haberse presentado, fueron desgastantes.

Wilks, sin embargo, comentó que estaba satisfecho con la forma en que el mariscal veterano regresó a trabajar esta semana.

“Está un tanto decepcionado por su desempeño, al igual que la mayoría de los jugadores en esos vestidores,” expresó Wilks. “Deberían estarlo. La forma en que regresó hoy, junto con el resto de sus compañeros, me llena de esperanza.”

Eso es todo en lo que Bradford está pensando para el domingo, el desafío de jugar contra una de las mejores defensivas de la liga, y tal vez en una forma de eludir a Suh y la fuerte avalancha de agresión de Rams. Cualquier emoción relacionada con el hecho de jugar contra su antiguo equipo por vez primera está básicamente ausente.

“En realidad no,” expresó Bradford. “Si hubiera sucedido anteriormente, tal vez habría más.”

“Simplemente no hay mucha conexión conmigo que aún permanezca ahí.”

Related Content

Advertising