Advertising

Pronósticos para un 4-4 

Me decidí a compartir con algunos compañeros la idea de que Cardenales podrían terminar la primera mitad de la campaña con marca de .500, es decir con 4 victoria y 4 reveses. Para conseguirlo, Cardenales con marca de 1-4, deberán ganar los 3 siguientes compromisos.

Es decir, superar esta semana a Vikings en Minnesota, y luego ganar los dos que jugarán de manera consecutiva en casa para cerrar la primera mitad de la temporada. El primero un partido en horario estelar durante la función de Thursday Night Football contra Broncos y después la visita de 49ers al Estadio State Farm.   

Las reacciones de mis compañeros fueron diversas, sin embargo, todos convergieron en que las posibilidades eran más claras para una marca de 3-5. Y todos coincidieron también en el hecho de que conseguir una victoria en Minnesota va contra todos los pronósticos y eso tiene bastante sensatez.

Sin embargo, creo que esa percepción está más basada en lo poco efectiva que ha sido la ofensiva de Arizona y no tanto en lo exitosa que ha sido la ofensiva de Minnesota. Cardenales son hoy por hoy la ofensiva número 32 en la liga, mientras Vikings están clasificados número 13. La diferencia es abismal en el juego aéreo, Vikings son número 2, Cardenales 31. Y por tierra están más a la par clasificadas como 30 y 31 respectivamente.

Es en la parte defensiva donde ambas escuadras están más parejas, Minnesota clasificada como como número 22, Arizona 25. Y es precisamente a nivel defensivo y específicamente contra el ataque aéreo de Vikings, donde los pronósticos podrían derrumbarse. Es aquí donde la vasta experiencia del entrenador en jefe de Cardenales Steve Wilks puede marcar la pauta.

Wilks es de escuela defensiva y tiene excelente reputación liderando esquineros y profundos el punto donde seguramente recibirán la mayor carga ofensiva de parte del mariscal Kirk Cousins y su par de receptores elite Adam Thielen y Stefon Diggs.

Entonces, para que la justa se mantenga balanceada lo más posible, la defensiva de Cardenales está obligada a mantener bajo control total el ataque terrestre promedio de Vikings. Dalvin Cook el corredor estelar de Minnesota está lidiando con una lesión en el tendón de la corva y si juega no estará al 100 por ciento, su respaldo Latavius Murray no debería ser un problema serio para la defensiva de Cardenales.

Tal vez de esta manera Cardenales tendrían mayores posibilidades de no ir contra “todos” los pronósticos para cerrar la primera mitad de la temporada en la marca de .500.

Si Cardenales consiguen ganar en Minnesota, se espera que cumplan con la parte que la gran mayoría de mis compañeros consideran más probable, ganar en casa contra Denver y San Francisco.

PronósticosParaUn4-4-b9-00446

Advertising