Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

Ware Supera La Diabetes

El safety se recuperó de su padecimiento y de una lesión en la rodilla

waresuperaladiabetes.jpg


El safety Matt Ware jugó con diabetes Tipo 1 la temporada pasada.




Al levantar a su pequeña hija de su asiento para auto un día, Matt Ware – registrado en 6 pies 3 pulgadas y 215 libras – apenas pudo sostenerla, sintió como si la niña pesara 1,000 libras.

"Esto," pensó para sí mismo, "no está bien."

No estaba bien. Ni tampoco la pérdida de 15 libras durante poco menos de dos semanas al inicio del 2009, o sus constantes viajes al sanitario, o su abrumadora fatiga que fue demasiado lejos obligándolo a tomar muchas siestas. El safety se encontraba ya lidiando con la rehabilitación de su rodilla, había tenido cirugía artroscopia para limpiar su rodilla derecha inmediatamente después del Súper Tazón.

Luego de una prueba de sangre, Ware – a la edad de 26 años – descubrió que tenía diabetes Tipo 1.

"De hecho no sabía a ciencia cierta lo que significaba eso," dijo Ware.

La diabetes Tipo 1 – históricamente conocida como diabetes juvenil por que es cuando generalmente la gente desarrolla la enfermedad – significa que el cuerpo se auto-ataca y destruye las células que fabrican la insulina necesaria. Los altos niveles de azúcar en la sangre pueden causar fatiga y dañar los órganos. Los niveles bajos de azúcar en la sangre pueden causar convulsiones, daño cerebral o incluso la muerte.

Ware no es el primer jugador de la NFL el batallar contra este padecimiento. Incluso él no es el jugador más publicitado en ser diagnosticado luego de llegar a la liga. El mariscal de campo de Chicago Jay Cutler estaba muy bien en su carrera cuando se enteró en el 2008 que padecía de diabetes mientras jugaba para Denver, después de perder 33 libras y haberse puesto visiblemente débil.  

Ware fue afortunado de encontrarse en temporada baja cuando perdió peso de golpe. Al inicio, el asumió que tenía que ver con su rehabilitación y con la imposibilidad de ejercitarse normalmente. Pero sentirse cansado, y la necesidad de utilizar el sanitario constantemente se convirtieron en algo más que solo una incomodidad.

Eran signos. Ware recuerda sentirse súbitamente cansado después de jugar contra los Halcones  (Atlanta) en los playoffs después de la temporada 2008 y en otras ocasiones durante el trayecto al Súper Tazón. En ese entonces, él se lo atribuía a la adrenalina de la postemporada y a la llegada de su primer hijo.   

El preparador físico en jefe Tom Reed dijo que Ware es un individuo que siempre ha experimentado problemas con los calambres, pero usualmente estos iban disminuyendo mientras la temporada avanzaba. En ese tiempo, dijo Reed que Ware luchaba contra los calambres "prácticamente cada juego." Un segundo análisis en la sangre de Ware en la pretemporada no mostró nada fuera de lo ordinario. Reed le preguntó a Ware acerca de  posibles suplementos que podrían estarle causando problemas, pero esos fueron descartados.   

La historia completa no salió a la luz sino hasta marzo, cuando vino la perdida de peso y Ware notó que la falta de levantar pesas no era la razón.  

"Finalmente repetimos sus exámenes de sangre y nos aseguramos, durante el curso de una temporada que (los niveles de azúcar) habían aumentado considerablemente," dijo Reed.

No hubo pánico, no hubo preocupación por su carrera en la NFL.

"Se trata de sentirse confiado," dijo Ware. "Esto no es algo así como, '¿Porque me sucede esto a mi?' Estará ahí de cualquier manera así que no hay razón para ponerle mala cara a ese asunto. Uno va a realizar el trabajo que le corresponde y a ser quien uno es."  

Ware regresó al campo en el 2009 con menos problemas. Durante el campamento de entrenamiento y los juegos de pretemporada, Ware continuaba tratando de encontrar el balance correcto, en ocasiones sus niveles iban demasiado abajo durante la segunda mitad de los encuentros. Pero para cuando la temporada regular inició, la diabetes no le afectó en los días de juego.

Ware se enfocó en lo que necesitaría para estar bien – "Tuve que regresar a la escuela porque estaban todas esas ecuaciones matemáticas que tenía que aprender para mi insulina," dijo en son de broma – y ahora aprendió como mantener la azúcar en su sangre "muy cerca del nivel perfecto."   

Ware revisa sus niveles antes de cada juego y en el medio tiempo sólo para estar seguro. Descubrió una mezcla de Gatorade y agua que le permite mantenerse debidamente hidratado, y a la fecha, solo "esporádicamente" tiene que inyectarse insulina, dijo Reed. Ware vigila su propio cuidado, a tal grado que se autonombra "como una persona normal."

Sin embargo, eso no le ayudó con las lesiones habituales del futbol. Ware se rasgó su ligamento colateral intermedio y se torció el ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha durante un viaje en Diciembre a San Francisco que terminó temprano con su temporada 2009, enfrentándolo a otro proceso de rehabilitación la temporada baja anterior.   

Por que Ware se ocupó no solo de la diabetes sino que también de la rehabilitación  de su rodilla, sus compañeros de equipo lo nombraron el Cardenal ganador del reconocimiento Ed Block 2010 – y fue incluso cuando muchos de sus compañeros se enteraron por primera vez que Ware tenía diabetes.   

"Solo deseo seguir haciendo lo que estoy haciendo," dijo Ware. "Esa ha sido siempre mi meta. Ahora que (el asunto) se hizo público, mi misión más importante es ayudar a niños que pudieran tener este padecimiento. Y mostrarles lo que es posible.

"No soy la primera persona que tiene diabetes y no seré el último en tenerla. Quiero mostrar que puedo tomar control de eso y mantenerme al nivel más elevado."

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising