Advertising

Cardenales Dramáticos Contra Jaguars

Patrick Peterson (centro) esquinero de Cardenales y el liniero Alex Boone (derecha) celebran con el pateador Phil Dawson (izquierda) después que conectó el gol de campo para la victoria el domingo contra Jacksonville.


Blaine Gabbert cobró, sin duda, cierta venganza, aunque el mariscal no iba a admitirlo.

Sin embargo, para Cardenales, la victoria del domingo 27-24 sobre Jacksonville Jaguars en el estadio University of Phoenix, no hizo eco de los partidos de Gabbert en sus tiempos con Jaguars si no del desempeño que Cardenales hace tiempo no mostraban.

Una intercepción clave de Tyrann Mathieu al final del juego, una atrapada de D.J. Foster pegado a la banda tocando con las puntas de sus pies dentro del terreno de juego y un gol de campo de 57 yardas de Phil Dawson el más largo de su carrera para darle a Cardenales la victoria sobre un equipo contendiente al título en su división.

“No quiero regresarme al pasado, pero en mis primeros tres años aquí, hacíamos ese tipo de jugadas,” dijo Mathieu. “Hacíamos intercepciones al final de los partidos, hacíamos goles de campo al final de los partidos. Los últimos dos años estuvimos bajos en ese departamento. Es bueno jugar un partido como conjunto complementándonos unos a otros.” 

Cardenales (5-6) rompieron una racha de dos derrotas, consiguiendo una victoria no presupuestada contra Jaguars (7-4). El regreso al Estadio University of Phoenix del ex-Cardenal Calais Campbell casi tuvo un final de película, luego que Campbell regresó un balón suelto de Gabbert hasta la zona de anotación dando a Jaguars la ventaja al inició del último periodo.

Hasta ese punto, Cardenales había jugado un partido muy al estilo de Jaguars. Férrea defensiva, buen juego terrestre (Adrian Peterson y el juego por tierra salieron de su mala racha con una actuación de 79 yardas en 20 acarreos) y sin volteretas.

“Esa es la manera en la que tenemos que jugar todos los partidos,” dijo el entrenador Bruce Arians. “Tienes que balancear el ataque, y tienes que proteger el balón.”

El resto del partido se jugó a una velocidad más acelerada, con algunas volteretas inoportunas aunque llenas de emoción.

Gabbert estuvo sólido de nuevo. Tuvo un par de pases que debieron terminar en intercepciones, y lanzó una en la parte final del partido. Además perdió el balón en una captura de Yannick Ngakoue que regresó Campbell a la zona de anotación.

“Hasta ese punto, pensé que teníamos el juego asegurado,” dijo Campbell “Pero al final del día hicieron varias jugadas grandes y oportunas.”

En la marcha después de esa jugada, Gabbert logró escaparse dos veces para obtener el primero y diez, y también logró escaparse de nuevo en la que casi era una captura logrando conectarse con Jaron Brown en un pase para touchdown de 52 yardas. Gabbert terminó con 22 de 38 pases para 241 yardas y fue capturado – contra una defensiva que ostenta la marca en esa categoría – solo una vez.

“Lo bello del futbol es que no puedes estar o muy arriba o muy abajo,” dijo Gabbert. “El juego no termina nunca. Hoy, demostramos eso.”

La situación en tercera oportunidad, que fueron un problema para Cardenales en juegos recientes, no 

desapareció del todo. Cardenales completó solo 7 de 17, y permitieron a Jaguars solo 1 de 12. El mariscal Blake Bortles consiguió correr para 62 yardas y eso fue lo que salvó a Jacksonville, ya que el corredor Leonard Fournette fue contenido a 25 yardas en 12 acarreos.

Cardenales cedió una rápida anotación después del touchdown de Brown – derivada de una pata de entrega que fue regresada 68 yardas y que dejó a Jaguars en campo corto – aunque respondieron con la intercepción de Mathieu que aniquiló toda esperanza de un potencial intentó de gol de campo y después los frenaron para el despeje final.

“Nunca puedes jugar un partido perfecto,” dijo el linebacker Chandler Jones, quien tuvo dos capturas y cinco tackleadas para perdida. “La defensiva de Jaguars, era la número uno antes de este partido, así que creo que eso picó un poco la cresta a nuestra defensiva. Esa naturaleza competitiva nos hizo dar un paso adelante.”

Jacksonville tuvo el balón con 1:14 por jugarse en su propia yarda 10 en su última posesión del partido, parecía que iba a dejar que se consumiera lo que restaba de tiempo, sin embargo, en segunda oportunidad dejaron caer el balón deteniendo el reloj, otorgando a Cardenales su última oportunidad.

“Si pudiera hacer todo de nuevo, dejaría simplemente expirar el reloj,” dijo el entrenador de Jaguars Doug Marrone.

Gabbert tenía el balón en su propia yarda 39 con 16 segundos en el reloj. Un pase rápido a la banda a Kerwynn Williams otorgó 10, y después una fabulosa recepción de Foster – la cuál fue revisada – ganó 12 más, disponiendo el escenario para Dawson.

“Fue una situación para la cual trabajamos intensamente,” señaló Dawson. “Todos sabíamos exactamente cuál era el plan.”

“He tenido varios intentos largos en mi carrera y un error que he cometido es el intentar pegarle al balón muy fuerte.” Agregó Dawson. “Me concentré en pegarle suave y sin complicaciones, alinearla y confiar que el domo de Arizona mantuviera ese balón en la dirección correcta.”

El balón cruzó con buen margen de espacio por la i-griega, es el séptimo gol de campo consecutivo que logra Dawson después del complicado inició de temporada que experimentó. También fue una evocación de las dramáticas victorias en casa que marcaron los primeros años de Arians en 2013, 2014 y 2015.

“Espero que esto nos dé el efecto bola de nieve,” dijo Jones. “La temporada no ha transcurrido como quisiéramos, aunque aún no terminado.” 

<span style="color: #555555; font-family: 'Arial Regular', Arial, sans-serif; font-size: xx-small;">
</span><br>

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Related Content

Advertising