Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

Carga Para Williams

El tackle nariz se rehabilita de un brazo fracturado levantando y vigilando libras

cargaparaWilliams.jpg


El tackle nariz Dan Williams se recupera de un brazo fracturado.


Es poco común ver a un tackle nariz de la NFL tan emocionado por levantar 100 libras sobre la banca de fuerza, pero Dan Williams relató ese momento la semana pasada con cierto regocijo.    

Han pasado casi tres meses desde que Williams se quebró su brazo izquierdo en San Francisco – "El peor dolor que he experimentado," comentó – y tales pasos de bebé en su proceso de rehabilitación son importantes.  

Quizá aún más importante sería otro componente en la rehabilitación de Williams que también se mide en libras: Su Peso, un asunto que persiguió al seleccionado en la primera ronda del draft 2010 gran parte de la temporada pasada antes de su lesión.  

Gracias a la rehabilitación, Williams se ha convertido en un frecuente visitante a las instalaciones de los Cardenales en Tempe en este receso de temporada, y a pasado tiempo en una versión de una maquina cardio que ha sido parte del proceso. Williams dijo que al momento  está pesando 327 libras, que representa su peso ideal para jugar. Incluso quiere rebajar un poco más para tener un pequeño "margen"  mientras llega la primavera.    

El sobrepeso de Williams será parte de su historia hasta que deje logre superarlo. Él sabe que va a subir. Es casi parte de jugar en esa posición, y es una preocupación que los Cardenales han tratado de hacer notar a Williams desde que llegó.    

"Yo fui probablemente muy duro conmigo mismo, especialmente en ese año de novato cuando me sentaron por estar dos libras por encima," dijo Williams. "Por lo general me gusta llegar al campamento con unas libras de más y alcanzar mi peso de juego para la temporada. Pero uno sabe que va a estar en boca de todos (como historia). Vi una nota que decía que estaba en 380. Es un tanto gracioso.   

"Pero no quiero ponerme en esa situación. Una vez que empiezas a hacer jugadas y ayudar a tu equipo a ganar, desaparece un poco. Solo quiero que mis entrenadores y compañeros confíen en que voy a estar en el peso correcto."

El brazo fracturado que se presentó en el camino de Williams "empezó a moverlo," dijo el entrenador en jefe Ken Whisenhunt.  

"Algunas veces se necesita una dura lección," agregó Whisenhunt. "Jugó a medias al  inicio de la temporada por que no estaba en forma. Eso fue producto de no estar aquí trabajando debido al paro laboral. No pienso que se dio cuenta hasta que vio (al novato) David Carter ingresar y tomar su lugar en algunas jugadas. Eso fue difícil para él. Se dio cuenta que necesitaba bajar de peso y ponerse en forma, y cuando eso sucedió, empezó a jugar mejor. Es curioso como esas dos cosas trabajan juntas."  

Whisenhunt cree que Williams ahora entiende el trabajo que se requiere para tener éxito. Williams sin duda piensa de igual manera. Llamó a su antiguo nutricionista de la Universidad de Tennessee quien le envió el menú de sus días como universitario y se suscribió a eso de forma total. Es cuidadoso con lo que consume y no come después de las 7p.m.    

Eso suena sencillo, pero Williams admitió que antes de este año, calculó que siempre y cuando empezara a prepararse para el campamento "por ahí en Junio," estaría bien. Ahora sabe que no funciona de esa manera.   

Williams incluso cree que su peso ha sido una de las cosas más fáciles para controlar desde que se lesionó aquel infortunado día contra los 49's, cuando el casco de su compañero Stewart Bradley se estrelló contra su brazo, rompiendo su hueso al punto que necesitó la inserción de dos varillas.    

Su incursión en la banco de levantamiento de pesas ha sido importante, una "señal de estimulo" para un jugador que normalmente carga más de 300 libras. Inmediatamente después de la cirugía, Williams dijo que le habían indicado que solo podía levantar objetos tales como una botella de agua, "y solo la botella de 16 onzas, no la de 20." Viviendo de manera cotidiana y haciendo cosas como vestirme fue difícil.    

"Ha sido una gran experiencia de aprendizaje," dijo.  

William aprendió a sobrellevar la situación. Aparentemente, también aprendió la lección más grande de ser grande – o muy grande.  Espera que su brazo esté lo suficientemente sano para participar en las actividades organizadas por el equipo en Mayo, y su peso deberá seguir dentro del margen requerido.

"Cuando tenga que regresar a las actividades en forma total, no será un gran problema," dijo Williams. "Seré capaz de mantener el ritmo."

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising