Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

Cerrando con Fitzgerald, Radiante

Los Cardenales ocuparon tiempo extra una vez más, pero derrotaron a Seattle, 23-20, y terminaron 8-8

carrandoconfitz.jpg


El receptor Todo Estrella Larry Fitzgerald deja escapar un grito de emoción después de su recepción de 26 yardas en tiempo extra, una atrapada que desencadenó la trayectoria ganadora del partido en la victoria 23-20.



Por última vez en la temporada 2011 – o, desde una perspectiva diferente, por primera vez en el 2012 – Larry Fitzgerald alcanzó y empuñó el pase con una sola mano, de alguna manera mientras caía, logrando una recepción que no parecía posible.  

Era como si los Cardenales y su receptor Todo Estrella quisieran compactar todo por lo que habían pasado este año en un ordenado paquete. Se fueron a tiempo extra, por supuesto, su defensiva se mantuvo firme cuando fue necesario y su ofensiva hizo lo suficiente adjuntos a la espalda de Fitzgerald.  

Cuando el anticlimático gol de campo de 28 yardas de Jay Feely le dio a los Cardenales la victoria sobre los Halcones Marinos de Seattle el domingo en el estadio University of Phoenix, los Cardenales finalizaron la temporada 8-8. Establecieron una marca en la NFL de victorias en tiempo extra en una temporada con cuatro. El largo, extraño, e impredecible recorrido que este equipo había emprendido terminó de forma predecible.

"Si jugamos 16 partidos de tiempo extra el próximo año," dijo Fitzgerald, "podríamos terminar  16-0."

Los Cardenales disputaron 13 partidos que se decidieron por siete puntos o menos, la mayor cantidad en la NFL, y lograron una marca de 8-5 en esos partidos. Parecía que iba a ser un poco más fácil, después que los Cardenales tomaron la delantera, 20-10, en el cuarto periodo. Pero el mariscal de campo John Skelton – quien tuvo un desmayo menor en los vestidores antes de los calentamientos y después de que le drenaron su rodilla – lanzó una intercepción casi regresada para touchdown y los Halcones Marinos (7-9) golpearon con un bombazo para touchdown de 61 yardas.    

Los Cardenales no tenían al corredor Beanie Wells, quien permaneció en la banca  por causa de su lesión en la rodilla, y en la primera mitad, parecía que tampoco tenían a Fitzgerald, quien había conseguido una recepción para dos yardas. Se quedaron sin el ala defensivo Calais Campbell por una lesión en el tobillo en la segunda mitad. Se perdieron lo que parecía el quinto regreso de patada de despeje de Patrick Peterson cuando Peterson permitió que el pateador Jon Ryan lo hiciera tropezar.  

Al final, eso no importó. "La típica modalidad de los Cardenales," es como Skelton lo hace, y los Cardenales cerraron la temporada con siete victorias en sus últimos nueve partidos. Incluso los Cardenales perdieron la decisión de la moneda en el tiempo extra por tercera ocasión en cuatro intentos y León Washington el hombre de los Halcones Marinos encargado de regresar las patadas de entrega puso el balón en la yarda 40 en territorio de Seattle.   

Esos solo fueron detalles menores.

"Cuando nos arrodillamos con el balón (al final del tiempo regular), dije las probabilidades están de nuestro lado si vamos a tiempo extra," explicó el entrenador en jefe Ken Whisenhunt.

El por qué no podemos hacer eso de no irnos a esos tiempos extra, es algo en lo que debemos trabajar."  

Skelton, titular por séptima ocasión, fue Skelton. Completó 22-de-40 pases para 271 yardas con un touchdown (al ala cerrada Todd Heap) y la crucial intercepción. Le lanzó a Fitzgerald en 18 ocasiones, y tanto él como Whisenhunt señalaron que Fitzgerald debió haber tenidos más recepciones si Skelton hubiera sido capaz de lanzar el balón con más precisión.     

Por otra parte, defensivamente, los Cardenales se mantuvieron firmes una y otra vez. Seattle no pudo pasar la yarda 49 de Arizona después que empataron el partido.  

Luego se convirtió en el espectáculo de Fitzgerald.

Durante la segunda mitad y el tiempo extra, Fitzgerald tuvo seis recepciones para 147 yardas. La primera en tiempo extra fue impresionante, una atrapada-y-corrida en tercera oportunidad y 3 yardas y entre dos defensores que no parecía ser posible. Su última recepción fue increíble de una manera diferente, se lanzó un clavado  y atrapó el balón solo con su mano derecha para ganancia de 12 yardas que no fue otra cosa sino la garantía de la victoria.

"En esa encrucijada del partido," Fitzgerald dijo, "Es tiempo de ponerte en marcha-o-de-apagarte."  

El esquinero de los Halcones Marinos Richard Sherman dijo, "Realizó algunas atrapadas increíbles que solo un par de individuos en esta tierra lo pueden hacer."

No fue la más fácil de las temporadas para Fitzgerald, quien terminó con 80 recepciones para 1,411 yardas y ocho touchdowns. Su promedio de 17.6 yardas por atrapada fue la mejor de su carrera, y mantuvo la paciencia durante varias semanas cuando quien estaba jugando como mariscal de campo parecía que no podían hacerle llegar el balón.  

Eso incluye los domingos de la primera mitad de la temporada.

"Al principio de mi carrera, me habría disgustado," admitió Fitzgerald. "Como ya he madurado un poco, me doy cuenta que se trata del equipo y tener un lenguaje corporal positivo. Me nombraron capitán … y cuando las cosas van bien, tengo que portar la bandera y cuando no van bien, tengo que portar la bandera."    

LaRod Stephens-Howling, quien fungió en calidad de titular por Wells, ganó otras 14 yardas por tierra (de sus 93 en el partido) en tres acarreos después de la última atrapada de Fitzgerald. Después Feely consiguió su segundo gol de campo ganador en tiempo extra de la temporada.   

La última vez que los Cardenales terminaron 8-8, ganaron la división la siguiente temporada. Si esta marca de .500 puede o no generar el mismo tipo de impulso está por determinarse, pero la sensación en los vestidores fue que va a significar algo importante.     

"Esto era lo que queríamos conseguir, después de que tantas cosas salieron mal al principio," dijo el safety veterano Adrian Wilson. "Vamos a la temporada baja, los jóvenes que jugaron entienden ahora lo que representa ganar. Hacerlo por 17 semanas, mentalmente tienes que estar dentro. Ahí es donde te olvidas de ti mismo."

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising