Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

Dejando La Emoción Fuera Del Análisis

Cardenales con problemas por corregir, incluyendo línea ofensiva, pero Whisenhunt confía en que funcionará

dejandolaemocionfuera.jpg


El mariscal de campo Kevin Kolb sale del campo mientras los jugadores se disputan el balón suelto después de su novena captura del partido.


La línea ofensiva fue el argumento, y mientras Ken Whisenhunt lo enfrentaba el viernes a menos de 24 horas de que los Cardenales sufrieran su primera derrota esta temporada en San Luis, el mensaje no fue diferente a la mayoría de los que ha presentado en cualquier otra ocasión.

Hay cosas por corregir, dijo el entrenador de los Cardenales. La técnica necesita mejorar, el juego terrestre debe ser más productivo, pero esto va a mejorar.

"No vamos a entrar en pánico," dijo Whisenhunt.

Las emociones no sólo de la derrota del jueves, sino de las primeras cinco semanas ya están en proceso de quedar atrás. Los Cardenales, que sostienen una marca de 4-1, incluso con el tropiezo en San Luis, cuentan con una larga lista de jugadores muy golpeados que requieren descanso. Whisenhunt reconoció que no habría tenido sentido entrenar el viernes, aunque hubiera querido corregir los errores inmediatamente.

En lugar de eso, el fin de semana due para reflexionar antes de que la preparación para el partido contra Búfalo el 14 de Octubre iniciara y los jugadores regresaran a entrenar el lunes.

"Ese partido es uno de esos en los que te vas a sentar a reflexionar cómo vas a permitir que te afecte," dijo el receptor abierto Early Doucet. "¿Vas a entrar en depresión? O vamos a fijarnos que nos dieron un puñetazo en la cara, y ahora ¿qué vamos a hacer? ¿Vamos a levantarnos para mejorar y seguir adelante de una manera positiva? Ese es el tipo de equipo que creo que tenemos."

Esto va a estar incluso lejos de alterar al entrenador Whisenhunt. No habrá flagelación pública del entrenador hacia su línea ofensiva, y nadie esperaba que ese fuera el caso considerando su proceder desde que asumió su cargo. Después de 17 capturas permitidas en dos semanas, Whisenhunt reiteró que quiere ver la línea regresar a la producción que tuvo en los tres primeros partidos, cuando el mariscal de campo Kevin Kolb fue capturado sólo cinco veces en total.

Presionada por su propia fe la línea puede volver a ese nivel, Whisenhunt tiene su propio cuestionamiento: "¿Por qué vas a decir que empeora o se mantiene igual?"

"¿Estamos contrariados por haber permitido todas esas capturas? Absolutamente," dijo Whisenhunt. "Estamos trabajando para mejorar. ¿Esperamos mejorar? Por supuesto que si."

Whisenhunt también respondió a una pregunta sobre el incremento de las críticas de los aficionados al entrenador de la línea ofensiva Russ Grimm, diciendo "Así sucede cuando tienes un partido como ese. Tenemos que enfocarnos en seguir corrigiendo y mejorar como equipo.

"Estamos 4-1,"agregó Whisenhunt. "(Pero) entendemos que después de un partido como ese la gente esté molesta. Nosotros mismos estamos molestos."

Whisenhunt no estaba dispuesto a profundizar en falla de las nueve capturas – "Yo los repartiría entre la ofensiva, entre toda la ofensiva" – y el guardia Daryn Colledge dijo algo similar, señalando que un corredor perdió un bloqueo y Kolb asumió "algunas de ellas" después del partido.

"Será un asunto que involucra a todo mundo pero el peso deberá recaer sobre nosotros los de la línea ofensiva," dijo Colledge. "Tenemos hombros los suficientemente grandes.

"Somos como soldados silenciosos. Cuando las cosas van bien se trata de tipos habilidosos. Cuando las cosas van mal, es nuestra responsabilidad y es para eso para lo que fuimos contratados. Esa es la razón por la que se nos paga. Ese es nuestro trabajo."

Whisenhunt hizo hincapié un par de veces en que la línea ofensiva fue el único factor que perjudicó a los Cardenales contra los Carneros. La salida del terreno de juego de Alfonso Smith durante la patada de despeje que anuló la posición de campo al final de la primera mitad, las jugadas fallidas de los receptores, la técnica en general y cuestiones de colocación todos en última instancia les costaron a los Cardenales. Incluso algunas jugadas que se mandaron se repetían en su mente mientras "pasaba toda la noche pensando en las cosas que podríamos haber hecho de otra manera y que habrían hecho la diferencia."

Sin embargo Whisenhunt no quiere pasar por alto el tema principal, que es la marca de 4-1.

"Si alguien hubiera dicho: 'Tomaría usted una marca de 4-1 después de los primeros cinco partidos,' levante la mano si usted no lo habría tomado," dijo Whisenhunt. "No voy a ignorar que hay cosas en las que tenemos que trabajar y mejorar. Por lo que he visto de este equipo, es que cuando se enfrentan al reto de hacerlo, han respondido. Eso es lo que esperamos que suceda."

Ese será el mensaje cuando los Cardenales regresen el lunes a entrenar. El pánico no será parte de la ecuación.

"(El entrenador Whisenhunt) ha estado en el negocio el tiempo suficiente y ha obtenido éxito en este negocio," dijo Doucet. "Vamos a seguir su ejemplo. Sabe cómo tratar a sus jugadores, y nos respaldamos unos a otros, lo cual es importante cuando los tiempos son difíciles. Estamos siguiendo su liderazgo, y él nos llevará en la dirección correcta."

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising