Advertising

Dificultades en Arizona precedidas por volteretas

Una de las claves para que Cardenales consiguieran una victoria en casa la semana 14 contra Detroit Lions, era tener un partido libre-de-volteretas considerando que ese factor había sido determinante un par de semanas antes en la derrota en casa ante Oakland Raiders.

Específicamente, era necesario que el mariscal novato de Cardenales Josh Rosen evitara regalar el balón, sin embargo, en el tercer periodo del partido contra Lions se presentó el fantasma de la voltereta, un error de Rosen no solo terminó en pase interceptado por el esquinero Darius Slay, sino que además Salay lo regresó 67 yardas a la zona de anotación.

Es verdad, no fue este el único factor que contribuyó para la derrota, aunque de nuevo fue factor determinante.

La defensiva de Cardenales por su parte estuvo muy cerca de conseguir el partido del año contra el ataque terrestre, eso era hasta que se presentó la segunda posesión ofensiva de Detroit durante el último periodo de juego. Detroit montó un desgastante avance que incluyó 7 acarreos del corredor de Lions Zach Zenner quien consiguió mayor participación en el partido después de que LeGarrette Blount fuera prácticamente anulado por la defensiva de Cardenales.

Los 7 acarreos de Zenner fueron buenos para 42 yardas y durante esa trayectoria, Cardenales regalaron 33 yardas por castigos. Detroit cerró el avance con acarreo de 1 yarda del mismo Zenner para el touchdown. Esto convirtió el partido en uno de dos posesiones con una ofensiva de Cardenales que nunca terminó de engranar y la respuesta nunca llegó.

El toque especial de la tarde lo puso el legendario receptor de Cardenales, Larry Fitzgerald que consiguió durante el tercer periodo del partido su recepción número 1,282, un pase de 14 yardas de Rosen, suceso que convierte a Fitzgerald en el hombre con la mayor cantidad de recepciones con un solo equipo en la historia de la NFL.

Obviamente, habría tenido un mejor sabor de boca si Arizona hubiera conseguido una victoria.

Los problemas que agobian a Cardenales creo personalmente que tienen más que ver con la cuestión del liderazgo técnico, sin el afán de juzgarlo como bueno o malo, sino como carente de experiencia. Se esperaba que existiera bastante presión sobre Steve Wilks en su primer año como entrenador en jefe de Cardenales y debutante en dicha función en la NFL y sobre su cuerpo de entrenadores.

Sin embargo, las cosas han ido mucho más allá de lo previsto, no solo en lo que se refiere a juegos ganados y perdidos, sino por la manera como se ha dado las cosas en relación al rendimiento del equipo aunado a la masiva oleada de lesiones que han afectado al equipo.

Todo mundo habla de posibles cambios para Cardenales en todos los frentes, incluso a nivel cuerpo técnico. Sin embargo, creo que, si ese llegara a ser el caso, no lo sabremos hasta después que se jueguen los tres partidos restantes, incluyendo el próximo compromiso, una visita a Atlanta para enfrentar a Falcons, una visita de Rams al estadio State Farm previo a la Navidad y un frío cierre en vísperas de la despedida del año contra Seahawks en Casa del Hombre Número 12.

DificultadesEnAriPrecedidas-ES

Advertising