Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

Dwight Freeney Evadiendo El Retiro

Cardenales prolongaron la carrera del apoyador con un contrato, él responde con capturas

FreeneySacksMAIN.jpg


El apoyador Dwight Freeney (54) al concluir su captura-y-balón suelto contra el mariscal de Vikingos Teddy Bridgewater, con la que selló la victoria de Cardenales 23-20 la semana pasada.


Si Alex Okafor no se hubiera lesionado en Detroit, Dwight Freeney no sería un Cardenal.

No tendría su disimulado vestidor entre los mariscales Carson Palmer y Drew Stanton. No habría rescatado de forma dramática la victoria de Cardenales la semana pasada contra Vikingos con una captura-y-balón-suelto en los segundos finales del partido. No sería líder del equipo con cuatro capturas a pesar de haber firmado cinco partidos después de iniciada la temporada.

Freeney de hecho, estaría retirado.

"Llegué a un punto en el que pensé, 'Caramba, tendrían que tomar esto simplemente como una renuncia parcial,' " comentó Freeney.

"Gracias a Dios Bruce Arians me llamó."

Los Cardenales no habrían llamado Freeney, dijo el entrenador Bruce Arians, si Okafor no se hubiera lesionado la pantorrilla contra Leones. Eso obligó el movimiento, mismo que ha resultado de bien para la extenuada presión sobre mariscales rivales por parte de Cardenales. Resultó bien para Freeney también, un

jugador que no es el mismo caza-mariscales dominante que fue cuando jugaba para Potros, pero que ha encontrado un papel perfecto con su nuevo equipo.

Eso se puso de manifiesto en la captura sobre Teddy Bridgewater el jueves, costando a Minnesota la oportunidad de intentar un gol de campo para empatar el partido. El tackle defensivo Calais Campbell, quien recuperó el balón suelto resultado de la captura, dijo que Freeney es un jugador que "ayudará a llegar al siguiente nivel."

Freeney dijo que sólo había tenido una captura así de dramática solo una vez anteriormente en su carrera. Fue cuando los Potros vencieron a Delfines, 23-17, en un partido en el 2003, cuando Freeney capturó y le arrancó el balón de las manos al mariscal de Miami Brian Griese con cerca de dos minutos para que finalizara el partido.

Pero eso ocurrió como visitante  en Miami, no en condición de local, como fue el caso en el Estadio University of Phoenix  donde la afición enloqueció con la jugada y la victoria.

"Cuando se tiene esa clase de momentos, cuando algo así sucede, es una de esa clase de sensaciones de ensueño," dijo Freeney. "Siendo niño, cuando estás en la cancha de basquetbol tu solo y realizas el conteo regresivo, 3, 2, 1 y disparas ... No hay diferencia, aparte de las 80,000 personas que tienes gritando cuando lo estás haciendo."

La mentalidad no ha cambiado, incluso en la 14º temporada de Freeney. Si sólo recibe cinco jugadas, intentará conseguir tres capturas en esas cinco oportunidades. Si tiene que intervenir en caso de que alguien se lesione, tendrá oportunidad de hacer eso también.

"Siempre estoy ansioso de estar en el campo," dijo Freeney. "Eso no va a cambiar. Aunque dicho esto, entiendo mi función."

Freeney finalmente había decidido quedarse y jugar otra temporada después que los Cargadores lo dejaron ir en la agencia libre. Estaba un poco sorprendido por no haber encontrado un equipo para el momento que la temporada tenia una o dos semanas en marcha, y para entonces, frustrada, batallando para mantenerse en forma y "con la cabeza mentalmente encendida hasta 10 mientras estaba sentado en el sofá," Freeney estaba listo para poner fin a su carrera en la NFL.

No es que no hubo llamadas – sólo que provenían de equipos a los que no tenía ningún deseo de unirse.

"No me iba ir a un equipo perdedor," dijo Freeney. "No haría eso en esta etapa de mi carrera."

Es un Freeney diferente a aquel que acumulaba doble digito en capturas para Potros.  El esquinero de Cardenales Jerraud Poderes, que jugó con Freeney en Potros, recuerda a la superestrella que a menudo

tomaba un día de descanso cada semana durante los entrenamientos para mantenerse en buen estado para las inevitables participaciones en postemporada.

En estos días, "realiza ejercicios de calentamiento casi tres horas antes del entrenamiento," dijo Powers con una sonrisa. "Yo mientras pienso, 'Padre Tiempo no hagas mella, ¿eh?' "

Freeney podría ya no ser tan rápido, señaló Powers, sin embargo aún tiene su famoso movimiento giratorio – con el que mató al tackle Matt Kalil para llegarle a Bridgewater.

"Deberá recibir algún tipo de regalías de parte de todo aquel que utilice ese movimiento giratorio para sus capturas," dijo Powers. "Freeney lo puso en el mapa."

No hay regalías, aunque sus incentivos podrían ser significativos. Freeney ganó $200.000 al derribar a Bridgewater siendo esa su cuarta captura de la temporada, y Freeney ganará otra buena cantidad de dinero por cada captura el resto de la temporada regular. El gerente general Steve Keim se refirió al pago de la semana pasada como "los mejores $200.000 que jamás hemos invertido" durante su participación semanal en el programa radial en Arizona Sports 98.7.

"No voy a intentarlo con más ahínco  solo porque hay un incentivo," dijo Freeney. "Eso solo hace que sea un poco más divertido y genera algo de qué hablar."

El dinero no es la razón por la que Freeney regresó. Desde su 10º año en la liga, Freeney dijo que ha venido reevaluando si debía seguir jugando, y este año no será diferente, independientemente de lo que suceda con las esperanzas de Súper Bowl de Cardenales.

Freeney regresó por los torrentes de emoción, por la oportunidad de hacer jugadas como lo hizo contra Vikingos, para escuchar el clamor de una multitud y sentir la emoción de un potencial trayecto por la postemporada que ya  experimentó durante un par de viajes al Súper Bowl mientras jugaba para Potros.

"Es el mismo tipo de sentimiento," dijo Freeney. "El ímpetu está ahí, y sientes la energía emergiendo en la ciudad, en los vestidores. Se vuelve más intensa. Todavía es una extraordinaria sensación.

"Una gran número de jugadores nunca llegan a sentirse de esta manera."

Cardinals defensive tackle Calais Campbell and his teammates took 60 children on a shopping spree at Target on Monday


This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising