Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

El Plan De Anderson

El mariscal esperaba ser inicialista cuando firmó, y ahora lo es

elplandeanderson.jpg


El mariscal Derek Anderson(der.) y el receptor Max Komar charlan durante el partido de la semana pasada.




El día que Derek Anderson firmó con los Cardenales en marzo pasado, él mencionó todas las cosas correctas acerca de integrarse como respaldo y empujar a Matt Leinart durante una charla con los reporteros en una conferencia telefónica.  

Ser el titular, sin embargo, era la meta, y Anderson pensó que él estaría en ese lugar para cuando los Cardenales viajaran a San Luis para abrir la temporada regular.  

"Estaba en mi mente," admitió Anderson el lunes, su primer día de entrenamiento como indiscutible inicialista. "Pero yo no iba a decirles eso a ustedes amigos."

Anderson sonrió mientras lo decía. Él justamente viene de un drama de mariscales de dos años en Cleveland. Él no necesita involucrarse en más, sin embargo tan pronto terminó el campamento de entrenamiento y era exactamente donde Anderson se encontraba ahora en Arizona.

La diferencia esta vez era que la situación con los Cardenales se centraba mucho más en lo que Leinart podía o no podía hacer y no tanto acerca de Anderson. Anderson era más como un argumento secundario, el individuo que sencillamente pasaba a ser el "otro" mariscal en la ecuación.

En Cleveland, Anderson venia de una temporada Todo Estrella en el 2007 y aún así los Cafés seleccionaron en el draft al niño de oro Brady Quinn en la primera ronda. Quinn no solamente tenía el estilo y el pedigrí de Notre Dame, sino que además creció en Ohio. Anderson luchó cuesta arriba por la titularidad. Anderson no ayudó mucho a su causa jugando pobremente en las dos temporadas pasadas, incluyendo un difícil 2009 durante el cual Anderson tuvo tres pases de touchdown, 10 intercepciones y una triste calificación de 42.1 por pase en siete juegos como inicialista.

"Yo no diría que todo lo sucedido fue desagradable," dijo Anderson refiriéndose a su paso por Cleveland. "Hice muchas grandes amistades y tuvimos momentos especiales en el 2007 nuestro año de 10 ganados y 6 perdidos. Pero las cosas que pasaron después estaban  fuera de mi control y eso fue frustrante."  

El entrenador en jefe Ken Whisenhunt dijo que los Cardenales solamente están calificando a Anderson  en lo que ha hecho desde que llegó a Arizona, dejando limpio el pizarrón del pasado de Anderson. Anderson ha mejorado su precisión, dijo Whisenhunt (solo tiene porcentaje de pases completos de 52.9 en su carrera), y existe la creencia de que el cuerpo de entrenadores puede mejorar el juego de Anderson tal como lo hicieron con Kurt y Leinart.    

Las otras partes del juego de Anderson trabajan para Whisenhunt. El entrenador notó el cambio en el lenguaje corporal de Anderson un poco en las dos semanas anteriores mientras Anderson veía la oportunidad de convertirse en el titular.

"Se trata de cómo sus compañeros le respondan y la confianza que le tengan en la reunión  previa a la juagada," dijo Whisenhunt, antes de agregar, "y se define en la forma en la que él se desempeña."

Dado que ahora Anderson es claramente el elegido – con Leinart fuera y el novato Max Hall como respaldo – su actuación estará bajo el microscopio de todos.  

Anderson dijo que su cuerpo de receptores en Cardenales "es un poquito más talentoso" que cuando jugó en Cleveland. También consideró su temporada del 2007 – 3,787 yardas, 29 pases para touchdown (con 19 intercepciones) y su mejor calificación por pase en su carrera (82.5) y porcentaje de pases completos (56.5) – e insistió "no fue una espejismo."  

Los receptores están listos tambien para Anderson. "Hay un periodo de ajuste, el mismo que se inició cuando Derek llegó aquí en la temporada baja," dijo el receptor Steve Breaston. "Así que nos hemos ajustado a él."

De cualquier manera si Anderson puede permanecer en el puesto será uno de los argumentos del inicio de la temporada. El novato Max Hall causó buena impresión (aunque Whisenhunt continua tratando de contener la exaltación que Hall ha generado) y siempre está latente la oportunidad de que Hall tenga una oportunidad de jugar si las cosas se tambalean con Anderson.

Por ahora, aunque, Anderson se ha convertido en el hombre que reemplazará a Kurt Warner y el individuo en quien se ha confiado para conducir a los Cardenales en su intento por un tercer título divisional consecutivo. Tal y como él lo pensó cuando fue contratado.

"Obviamente estoy contento," dijo Anderson, "con la manera en que se han resulto las cosas."

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising