Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

Frostee Rucker Hace Su Parte

El ala defensiva veterano asume su función después de la partida de Eason y Holliday

FrosteeRuckerHaceSuParte.jpg


El ala defensiva Frostee Rucker (98) habla con el entrenador de la línea defensiva Brentson Buckner durante una reciente actividad organizada.


Frostee Rucker tenía unos zapatos muy grandes que llenar cuando fue firmado por los Cardenales como parte de una alineación por transformarse.

Pero no solamente estaba llenando un gran par de taquetes en los vestidores. Rucker tuvo que llenar los espacios vacíos dejados por Nick Eason y Vonnie Holliday, dos linieros defensivos veteranos con grandes zapatos cuyas contribuciones más importantes al equipo fueron como tutores de sus compañeros más jóvenes.

Rucker se ajustó muy bien.

"En el poco tiempo que ha estado aquí, se ha mantenido ayudando a los compañeros con el movimiento de manos y pies," dijo el tackle defensivo Dan Williams. "A veces reitera algunas de las cosas que (el entrenador de línea defensiva Brentson) Buck (ner) nos dice y las desglosa para nosotros.

"Utiliza el lenguaje de los entrenadores para que los jóvenes lo entiendan de alguna manera. Enseña a los jugadores jóvenes a tomar notas. Ha sido, sin duda una gran ayuda para nosotros hasta ahora."

La transición de Rucker a una línea defensiva, cuyo núcleo; Darnell Dockett, Calais Campbell y Williams sigue siendo la misma a pesar de una drástica remodelación en casi todas las demás posiciones, excepto en la de receptor abierto, fue sin contratiempos. Es muy relajado y bromista, dijo Williams, eso permitió que fuera querido al instante por sus nuevos compañeros de equipo.

Rucker no quería causar ninguna contrariedad cuando firmó por lo que dejó que su integración  al equipo se diera de forma orgánica.

"Cuando llegas a un nuevo equipo o se presenta una nueva situación tratas de mantenerte en tu carril," dijo Rucker. "Sus nuevos compañeros ya han desarrollado una amistades entre si y uno es el nuevo en el grupo. Todo lo que puedo hacer por mi parte es predicar con el ejemplo."

Rucker estuvo estudiando constantemente el libro de jugadas, y no sólo porque se trataba de un nuevo esquema, sino porque es "un sistema difícil de asimilar y los entrenadores nos están retando a ser perfectos." Llega temprano a los vestidores y se queda hasta tarde.

Rucker compartió un gran número de consejos acumulados en sus ocho años en la liga. Enseñó a los novatos cómo tomar notas durante las juntas y cómo estudiar esas notas. Subrayó a los jugadores más jóvenes la importancia de no sólo escuchar lo que dicen los entrenadores, sino de entender por qué lo están diciendo.

La perspectiva del linebacker Matt Shaughnessy sobre Rucker es diferente a la de sus vecinos. Él no asiste a las reuniones de la línea defensiva por lo que no ha visto el trabajo de Rucker a través de libro de jugadas con los jugadores más jóvenes, pero, con su vestidor en medio de los vestidores de los linieros, observa la interacción diaria de Rucker con sus compañeros de equipo.

"Está siempre ofreciendo a los jóvenes preceptos y todos aquellos consejos para sobresalir," dijo Shaughnessy. "Está enseñando a los compañeros cómo practicar y cómo comportarse en la sala de pesas. Yo diría que es una buena persona para que los más jóvenes aprendan de él."

Especialmente David Carter.

Los dos simpatizaron inmediatamente debido a sus rivalidades universitarias. Ambos son de California, pero Rucker fue a USC y Carter jugó en UCLA. Carter, incorporándose en su tercera temporada, ha aprendido a mejorar su técnica gracias al experimentado, al veterano sabio.

"Simplemente la forma en que ve el juego, piensa como entrenador," dijo Carter. Rucker les enseñó la forma de "leer los ojos de la línea ofensiva, (su) contratiempo. Ahí es donde más me ha ayudado.

"Siento que es un poco como Vonnie, asumiendo el mismo papel como jugador."

Rucker no ha sobrevivido en la NFL durante ocho años exclusivamente con talento.

Entiende que el deporte es tan mental como físico, si no es que más, y ha tratado de transmitir eso a sus colegas más jóvenes en los vestidores.

Con su tercer equipo en tres años, Rucker ha aprendido a poner por delante al colectivo que al individual. No ve la tutoría como una amenaza contra su tiempo de juego.

"En este momento se trata solo de un grupo," dijo Rucker. "Suena trillado cuando dicen, 'un solo latido' y cosas por el estilo, pero realmente así es. Si no puedes ayudar al próximo hombre a ser simplemente una persona, no tiene sentido hacer lo que haces. No hay egoísmo. Todo esto es ser profesional.

"Todos nos necesitamos unos a otros, y todos tenemos que apoyarnos unos a otros para llegar a donde queremos ir."

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Related Content

Advertising