Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

Halcones Marinos secuelas

Drew Stanton dijo después del partido del domingo que los Cardenales sabían que sería difícil. Y en realidad fue muy difícil. El partido se desarrolló como un asunto demoledor muy grotesco, y eso está bien. Los Cardenales pueden lidiar con eso. Pero los Cardenales no pueden cometer errores mientras batallan con una situación como esa, porque esas son las cosas que definen un partido cerrado. Ya sea que se trate del pase de anotación que dejaron caer o el bloqueo de la patada de despeje o simplemente la incapacidad de la ofensiva que hacer algo sustancialmente real a excepción de la trayectoria al final de la primera mitad (que cerró con ese pase para touchdown que dejaron caer), los Cardenales no hicieron las cosas básicas. Los Halcones Marinos si.

Russel Wilson fue especial en la segunda mitad, escapando en algunas ocasiones cuando realmente parecía imposible que pudiera conseguirlo. Pero los Halcones Marinos ganaron porque esperaron pacientemente a que los Cardenales les cederían posición favorable en el terreno de juego, y sencillamente patearon goles de campo cuando eso sucedió.   

No ha sido un buen trayecto particularmente ofensivo. Sin touchdowns en los últimos siete periodos no vas a ganar ningún partido, y mucho menos una división o los campeonatos. Esa es la clase de defensivas que esperas enfrentar en la postemporada. Esto hace que el juego contra los Halcones la próxima semana sea crítico, especialmente para el lado ofensivo del balón. Bruce Arians tiene que encontrar algo que funcione. Rápidamente.

– Los Cardenales contuvieron a Marshawn Lynch. No pudieron contener a Wilson. En la segunda mitad sobre todo, hizo algunas jugadas mágicas. Con una ofensiva que realmente no tiene los elementos para ser muy eficaz, Wilson hizo lo suficiente el domingo.

– Tener a Larry Fitzgerald fuera no ayudó. No podía correr, y la pregunta es, ¿Cuánto tiempo le tomará poder hacerlo? ¿Otra semana de descanso será suficiente? Puede que no.

– Más importante aún, uno podría pensar que Michael Floyd daría un paso al frente con Fitzgerald fuera, pero sólo fue blanco un par de veces y su única atrapada fue denegada por un castigo.

– Stanton se lastimó el tobillo izquierdo poco antes de finalizar el partido, pero dijo estar bien. Salió del campo sin ningún problema y comentó que de ser necesario hubiera podido regresar al partido. "No es nada importante," dijo Stanton.

– Los Cardenales tuvieron ocho capturas en los primeros ocho partidos. Y se despacharon con siete el domingo – incluyendo una marca personal de tres para el ala defensivo Calais Campbell – Los Cardenales tienen 17 en sus últimos tres partidos. ¿Es una de esas cosas cuando los entrenadores dicen que las capturas siempre vienen de a montón? Sí, una de esas.

– No fue el mejor día para los equipos especiales de Cardenales, pero su unidad contra goles de campo bloqueó otro intento gracias a Tommy Kelly (su segundo de la temporada) y Justin Bethel estaba irritado porque no consiguió su parte en los dos primeros goles de campo de Seattle cuando pensó que estuvo muy cerca de conseguir que se fallaran.

– Arians le dio a Jaron Brown una palmada en la espalda después que dejó caer el pase para touchdown. Siendo realistas, dijo Arians, los Cardenales a medio tiempo estaban "donde han estado cada semana, a una anotación, una anotación arriba o debajo por una anotación. Estábamos justo donde queríamos estar."

Luego vino el bloqueo de la patada de despeje, y los Cardenales ya no consiguieron enderezar la nave.

– Las 204 yardas de la ofensiva fue el total más bajo en la era de Arians y la menor cantidad de yardas en un partido desde que los Cardenales sumaron 196 con Ryan Lindley como titular en la victoria 38-10 sobre los Leones el 16 de Diciembre 2012.

– El recién llegado Josh Mauro agregó algunas cosas a la línea defensiva. Y empujó aún más abajo en la lista de profundidad al nuevamente inactivo Alameda Ta'amu.

– Fue el mejor juego del año para el apoyador Kevin Minter: cinco tackleadas, su primera captura en la NFL y dos tackleadas para pérdida de yardas.

– Se trata de la perspectiva. Como alguien mencionó en el avión de regreso a casa, si alguien hubiera dicho antes de la temporada que los Cardenales estarían 9-2 después del viaje a Seattle, nadie lo habría concebido. Sin embargo los Cardenales necesitan recuperarse rápidamente. Atlanta espera.

Halcones-Marinos-secuelas.jpg
This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising