Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

'Holy Smokey:' Cardenales Vence A Águilas

El touchdown de 75 yardas de Brown y la determinación de la defensiva al final impulsan a los Cardenales a ganar 24-20

Santas-Humaredas-Cardenales-Vence-A-guilas.jpg


El receptor John "Smokey" Brown atrapa el pase de 75 yardas dejando atrás al esquinero de las Águilas Cary Williams la tarde del domingo en la victoria de Cardenales 24-20.


Bruce Arians quería emplear sus pases profundos, buscando ser agresivo. La frase "ve por todo i vete a casa" pudo haberse convertido en parte del léxico el mismo día que Arians nació hace 62 años.

Un gol de campo era todo lo que los Cardenales necesitaban para empatar el juego del domingo, y cinco yardas era todo lo que necesitaban  para conseguir la primera oportunidad y soportar una serie ofensiva tardía, pero los detalles no iban a disuadir al entrenador de los Cardenales.

"Cuando hay un touchdown de por medio en la jugada, nunca debes pasarla por alto," dijo Arians. "Juega inteligente, no con miedo."

Entonces John "Smokey" Brown tuvo la cobertura que los Cardenales buscaban, con un profundo, y el receptor dejó atrás al defensivo rumbo a lo profundo. Palmer puso el balón  casi sobre la cabeza de Brown, pero el novato 

consiguió atrapar el pase de 75 yardas para conseguir la anotación ganadora en la cardiaca victoria del domingo 24-20 sobre Filadelfia en el estadio University of Phoenix

"Estuvo por encima de mi cabeza, justo en la canasta," dijo Brown con una sonrisa.

Pero hubo más – mucho más – para conseguir la victoria, con la defensa previniendo que los pases de las Águilas no fueran completados en la zona roja en las últimas tres jugadas del encuentro, o forzando a un gol de campo antes de que le permitieran a los Cardenales tomar la ventaja con una anotación.

El resultado final es el que importa. Los Cardenales (6-1) han logrado conseguir nuevamente una racha de tres victorias dirigiéndose la próxima semana a Dallas, y manteniendo una ventaja de dos juegos en la División Oeste de la NFC sobre San Francisco y Seattle (ambos con 4-3).

Es un equipo que cree en sí mismo, quienes aprendieron de la lección del 2013.

"No somos un equipo joven," dijo Palmer. "no somos un equipo viejo. Somos un equipo que tiene hombres con anillos de súper tazón. Somos un equipo con hombres jóvenes que no saben aún que tan buenos son. Vamos a llegar el miércoles y los compañeros no empezaran a felicitarse entre ellos."

"Vamos a sentirnos orgullosos de nosotros mismos, pero el miércoles regresaremos a trabajar."

Definitivamente aún hay trabajo que hacer. Los Cardenales tuvieron una atrapa y corrida de 80 yardas de Larry Fitzgerald en la tercera jugada de la segunda mitad para tomar la ventaja 14-7. A partir de ahí la ofensiva se estancó. Palmer no podía conectar con sus receptores. El corredor Andre Ellington (23 acarreos, 71 yardas) no podía encontrar suficientes espacios. Los Cardenales tuvieron que despejar el balón constantemente entregando el balón a las Águilas (5-2) cerca del medio campo.

Las primeras tres series después de la anotación de Fitzgerald produjeron 9 yardas negativas, y la cuarta un balón suelto perdido.

"No fue el mejor plan de juego para lo que nosotros creíamos que íbamos a conseguir," dijo Arians "Pero hicimos suficientes jugadas – y suficientes juagadas grandes – para ganar."

Esto comenzó con una defensiva que se administró para hacer lo suficiente. El mariscal de Campo de las Águilas Nick Foles lanzó para 411 yardas (36 completos de 62 intentos) y Jeremy Maclin tuvo 12 atrapadas para 187 yardas y dos touchdowns. LeSean McCoy corrió para 83 yardas de las 110 totales para las Águilas ante la defensiva No. 1 contra el ataque terrestre.

Los Cardenales perdieron al esquinero Patrick Peterson durante la primera mitad con una conmoción cerebral cuando su compañero Deone Bucannon derribó a Maclin con una tackleada, y Peterson – quien también trataba de tacklear a Maclin – recibió el golpe casco con casco.

Peterson deberá pasar por el protocolo de conmoción cerebral pero después del juego publicó en twitter que estaba bien.

"Esto exige un poco de ti, pero al final del día, tenemos un partido por jugar," dijo el esquinero Antonio Cromartie.

Cromartie estuvo en el corazón de todo esto. Una de sus intercepciones condujo a un gol de campo que empató el partido. Y la otra fue en la zona de anotación de los Cardenales además el tackle defensivo Frostee Rucker provocó un balón suelto cerca de la línea de gol de Arizona evitando otra anotación.

Fueron las últimas dos posesiones de Filadelfia las que sobresalieron. Con el juego 17-17, Las Águilas condujeron a pulgadas de la zona de anotación y en cuarta oportunidad a un gol de campo corto en vez de habérsela jugado.

"Pensé en ello (el touchdown)," dijo el entrenador de las Águilas Chip Kelly. "sentí que nuestra defensiva estaba jugando muy muy bien hasta ese punto."

Kelly no estaba equivocado. Y no estaba equivocado aún cuando Palmer se formó detrás de la línea con 1:33 por jugarse y tanto el cómo Brown observaron que se presentó la cobertura que estaban esperando.

"Estaba orando para conseguir un touchdown," dijo Brown, quien fue derribado cerca de la línea de gol pero el balón entro en la zona de anotación antes de que su rodilla tocara el suelo. "No jugamos como se supone que deberíamos. No quisiera dejarlo en manos de nadie más."

"Sabes que es situación de segunda oportunidad" dijo Palmer. "No íbamos a despejar en cuarta (oportunidad). Tuvimos exactamente lo que queríamos con la cobertura y seleccionamos la jugada correcta."

Brown finalizó con cinco atrapadas para 119 yardas, superado solamente por las siete atrapadas de Fitzgerald para 160 yardas sus mejores cifras esta temporada, Fitzgerald tuvo su primer juego de más 100 yardas en lo que va de la campaña.

Las Águilas todavía tenían 1:21 en el reloj para trabajar, y maniobraron hasta la yarda 16 de Arizona. Foles tuvo tres oportunidades en la zona de anotación. El esquinero Tyrann Mathieu evitó la primera, a pesar de que ya estaba fuera del terreno de juego. Bucannon desvió el siguiente. Y en la jugada final del partido el profundo Rashad Johnson le dió un empujón al receptor Jordan Matthews lo suficiente como para que los pies no tocaran dentro del campo.

"Este fue un juego de 59 minutos, 60 segundos," dijo Palmer.

La multitud estalló. La defensiva, exhausta después de defender 88 jugadas de Filadelfia, no lo hizo.

"Cuando todo mundo juega como si fuera sencillo, sin miedo y entendiendo lo que se tienen que hacer, uno solo está siguiendo su liderazgo," dijo Bucannon.

Si la defensa se basa en la confianza, la ofensiva se basa en los riesgos. Palmer completó solamente 20 de 42 pases. Pero esos 20 pases completos le dieron 329 yardas, las dos anotaciones y lo más importante, no capturas y no intercepciones.

Con todo y las trancas y barrancas de la ofensiva, incluso Arians sonreía al final.

"La filosofía (de Arians) es de jugadas grandes, grandes golpes, los jugadores hacen las jugadas en el campo, y si no se logran lo intentaremos de nuevo," dijo Fitzgerald. "Él siempre tiene el pie en el acelerador no importa que."

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising