Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

Jugadas Que Le Dieron Forma A La Temporada

Momentos que impactaron el 2010


jugadas1.jpg


Larry Fitzgerald asegura la atrapada para convertir en cuarta-y-15 contra los Vaqueros en Navidad.




En el 2010, los Cardenales efectuaron 2,345 jugadas durante la temporada regular.

Muchas de ellas memorables – en lo bueno y en lo malo. Durante el maratón de 16 juegos y lo que resultó un sube-y-baja de emociones, es fácil tener un puñado de casos adheridos en el cerebro. Los esquineros regresando dos intercepciones para touchdown contra Dallas. El pateador Jay Feely corrida anotadora en engaño de gol de campo. Max Hall balón suelto perdiendo el casco que se convirtió en el touchdown de Levi Brown. Incluso Deon Butler atrapando pase de 63 yardas para touchdown de Seattle frente a tres defensores de los Cardenales,  un revés que se coinvirtió en una derrota mortal en casa contra los Halcones Marinos.

Pero por otra parte hay algunas otras jugadas que definen la temporada. Puede que no sean las jugadas más importantes del año, pero su impacto resonó. En orden cronológico:

*Breaston consigue el despojo * 


Se ha traído a colación muchas veces, cuando el receptor abierto Steve Breaston convirtió lo que debió haber sido desastre (un balón perdido por el mariscal Derek Anderson regresado para lo que debió-haber-sido un touchdown del liniero defensivo de los Carneros Clifton Ryan) en un importante salvación cuando despojó del balón a Ryan justo antes de la meta final. El balón suelto resultó ser recuperado por los Cardenales (los linieros Brandon Keith, Lyle Sendlein y Levi Brown se apresuraron campo abajo por si acaso) y los Cardenales más adelante conseguían la victoria. Breaston además sumó 132 yardas por recepción con un Larry Fitzgerald agresivamente marcado ese día. "Ese es un hombre," dijo el entrenador en jefe Ken Whisenhunt, "que entiende el juego." En una temporada sin mucho que rescatar, el esfuerzo de Breaston no será olvidado.  

Hasta la casa por una casa


No incomodó que el regreso de 102 yardas de LaRod Stephens-Howling en la patada de saque para abrir el juego contra los Raiders le brindara la oportunidad de ganar una casa a un afortunado aficionado. No solo eso, además fue el primer sello de lo que sería una significativa temporada para el Guion, quien jugó muy bien en equipos especiales como novato y demostró ser una peligrosa e invaluable pieza para los Cardenales en su segundo año.


Las lesiones lo frenaron al final de la temporada, aún así terminó solamente dos yardas por debajo del líder de la NFL en yardas por regreso de patadas de entrega y de cualquier manera se colocó entre los lideres en promedio. Además, el regreso contra los Raiders fue la chispa para una victoria al inicio (y fue el primero de 12 imponentes regresos para touchdown de los Cardenales, segundo lugar en la historia de la NFL).

Eligiendo el momento para cambios

El barajar de los mariscales de campo se convirtió claramente en el argumento más trascendental de la temporada. La primera alteración se presentó en San Diego. Con los Cardenales batallando en ambos lados del balón y perdiendo 21-7 (con el regresó de un balón suelto por Kerry Rhodes como única anotación de los Cardenales), Anderson lanzó una intercepción regresada por 31 yardas para touchdown por el linebacker Shaun Phillips. Cuando los Cardenales tuvieron el balón nuevamente un poco más adelante, el novato Max Hall – quien había jugado brevemente al final de la derrota en Atlanta – obtenía su primera oportunidad de tiempo de juego significativo. Esto lo llevó a su primer inicio la siguiente semana, y a partir de ese punto, Hall, Anderson y el novato John Skelton recibieron cada uno su oportunidad de tiempo en la alineación titular.   

El Santo juego de Rhodes


Rhodes hizo equipo con Darnell Dockett para lo que se convirtió en la jugada más grande de lo que resultaría ser el punto más álgido de la temporada – el sorprendente triunfo sobre los campeones defensores del Súper Tazón que colocó a los Cardenales 3-2 antes de la semana de descanso.

Rhodes, que hizo grandes jugadas toda la temporada, recogió un balón suelto provocado por Dockett y lo regresó 27 yardas para una anotación que proporcionó los puntos que representaron ser la diferencia en el juego. La defensa confundió a  Drew Brees la mayor parte del día, posiblemente fue también el nivel defensivo más alto de la temporada (especialmente después de la intercepción para touchdown de Dominique Rodgers-Cromartie para finalizar el partido con un toque de emoción). Al igual que la jugada de Stephens-Howling, esta acentuó cuanto las jugadas de regreso impactaron la temporada de los Cardenales.

Conclusión de la pesadilla de Halloween


Después de derrotar a los Santos, los sorprendentes Bucaneros llegaron a la ciudad causando serios estragos para Hall, tanto así que Anderson eventualmente lo substituyó. Anderson maquinó un regreso de estar debajo 17 puntos a colocar incluso a los Cardenales en ventaja a mediados del cuarto periodo. Los Bucaneros tomaron nuevamente la delantera por tres puntos, Sin embargo los Cardenales y Anderson movieron el balón por campo adentro hasta la yarda 20 de Tampa Bay.

Entonces Anderson lanzó un pase en primera oportunidad con 2:15 por jugarse a Larry Fitzgerald quien se encontraba extremadamente cubierto y fue interceptado. (La defensa, entonces, no pudo detener a LeGarrette Blount). Fue una conclusión estilo gancho al hígado-fulminante para un juego que se dirigió en muchas direcciones diferentes. Por sí mismo, pudo haber sido superado, por otra parte la siguiente semana…   

Los Cardenales se enfrentaban a Favre


Los Cardenales fueron a Minnesota el siguiente juego y estuvieron en control la mayor parte del día. En cuarta oportunidad dentro de su propia yarda 5 arriba por dos touchdowns con casi seis minutos por jugarse parecían sellar una improbable victoria. Los Vikingos se las ingeniaron para restablecerse, pero todavía necesitaban un touchdown con menos de 30 segundos por jugarse y todavía estaban a 25 yardas de la zona de anotación –fue precisamente cuando Brett Favre penetró un pase para touchdown de 25 yardas al ala cerrada Visanthe Shiancoe para enviar el partido a tiempo extra. Con todo el ímpetu a su favor, los Vikingos hicieron lo que se esperaba y ganaron el juego, una devastadora segunda derrota consecutiva  que parecía desinflar la temporada.    

Cuarta y Quince


Fuera de la postemporada, el juego el día de Navidad no significaba mucho en la grafica general. Pero significaba mucho para un equipo que esperaba lograr una victoria sobresaliente en televisión nacional. Eso parecía destinado después de construir una ventaja de 21-3 – hasta que los Vaqueros y su tercer mariscal se recuperaron y tomaron delantera por dos puntos con solo poco más de un minuto por jugarse, dejando las cosas en manos de Skelton el propio tercer mariscal de los Cardenales ahora en la función de titular. Atrapados en lo profundo de su propio territorio y enfrentando un aterradora situación de cuarta-y-15  para mantener las esperanzas vivas, Skelton se las ingenió para encontrar a Larry Fitzgerald – increíblemente la única atrapada de Fitzgerald en el partido – para una ganancia de 26 yardas (fotografía en la parte superior del artículo). El público revivió al igual que los Cardenales, asegurándose que el último recuerdo de la temporada en casa fuera el gol de campo para la victoria de Jay Feely – y, lo que había sido muy raro, seguro era un buen recuerdo.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising