Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

Jugar Para El Equipo Local

Algunos Cardenales trabajan para el equipo que siguieron mientras crecían

jugarparaelequipodecasa.jpg


El centro Lyle Sendlein (izq.) el mariscal Max Hall (centro) y el recibidor Darren Mougey crecieron todos en el Valle siguiendo a los Cardenales.
 
 
Darren Mougey había estado aquí antes.

Literalmente aquí mismo, en los verdes campos de las instalaciones de los Cardenales en Tempe. Habiendo crecido en el área de Phoenix, él asistió al Festival para Aficionados durante el mini-campamento que tiene lugar cada año, para ver a los Cardenales.

Este año, de hecho él estaba en la práctica durante el mini-campamento del Festival para Aficionados, con los niños del Valle viéndolo. El recibidor abierto, quien estudió en la Escuela Secundaria Chaparral en Scottsdale, es parte de la alineación del equipo de la ciudad donde creció.

"Es un sueño hecho realidad," expresó Mougey.

Los Cardenales han seleccionado a varios locales  para su cuadro actual de temporada baja. Mougey y el mariscal Max Hall –quien creció en Mesa y asistió a la Escuela Secundaria Mountain View – están peleando por un puesto en la alineación. Dos linieros ofensivos veteranos establecidos juegan también para el equipo de su localidad: el guardia Deuce Lutui (quien sigue sin firmar como agente libre restringido y ausente de los entrenamientos) de la Escuela Secundaria Mesa y el centro Lyle Sendlein, quien incluso jugó una temporada con el equipo principal de futbol junto a Mougey en la Chaparral.

Un panorama más ideal es difícil de imaginar.

"Estas confortable aquí," dijo Sendlein, quien firmó como novato no elegido en el draft en el 2007. Todos me preguntan a donde ir a comer, que compañía de aire acondicionado emplear. Es bueno saber cosas, para conocer gente."

Cuando Hall esperaba ofertas como novato no elegido luego del draft de Abril, los Cardenales estaban como primeros en su lista de deseos. No solo porque su familia está aquí sino que la familia de su esposa también. Hall asistió originalmente a la Universidad Estatal de Arizona, pero eventualmente fue transferido a la Universidad de Brigham Young conocida como BYU por sus siglas en inglés.

Finalmente para regresar a casa como profesional  "es una situación muy especial," comentó Hall. "Uno simplemente desea sacar provecho de ello."

Ninguno de los locales piensa que haber jugado para el equipo de su localidad necesariamente hace más fácil encontrar un camino a una alineación de la NFL. Ciertamente provenir del Valle no le representa al jugador ninguna ventaja  el mantenerse pegado por ese mismo rumbo.

Pero Sendlein por ejemplo tuvo la oportunidad de quedarse en casa con sus padres en su primer año, disfrutando de algunos platillos preparados por Mamá para acumular algunas libras necesarias para jugar en una línea ofensiva de la NFL, y evitar el hotel en su año de novato en donde una gran mayoría de jugadores tiene que quedarse.

Mougey, un año después de salir de la Estatal de San Diego y de no conseguir un puesto con los Falcones de Atlanta (Atlanta Falcons), esta también hospedándose en casa de su Mamá. "Sin pagar renta, comida gratis, puedo compartir con mi hermano," dijo Mougey. "Lo sé a Mamá eso le encanta y a mi también." 

Esto también demuestra un poco los logros del futbol local en Arizona (los Cardenales también trajeron al safety veterano Mike Brown para probarlo durante la temporada baja; Brown fue indiscutiblemente el mejor jugador estatal como corredor-y-safety de la Escuela Saguaro de Scottsdale y jugó un papel muy importante cuando los "Sabercats" ganaron el campeonato estatal en 1995).

El director general del desarrollo de jugadores Anthony Edwards, jugó para los Cardenales de 1991 a 1998. Nativo de Casa Grande, asistió al Colegio Highlands en Nuevo México y luego jugó sus dos primeras temporadas en la NFL con las Águilas.

En 1989, los Cardenales y las Águilas estaban ambos en la división Este de la Conferencia Nacional, de tal manera que Edwards tuvo la oportunidad de jugar en su ciudad una vez al año (los Cardenales se mudaron a Arizona en 1988), lo que fue emocionante. Ya que para 1991, él tuvo la oportunidad de regresar.

"Fue como una celebración de regreso a casa," señaló Edwards.

El futbol de las escuelas secundarias de Arizona ha recorrido un largo trayecto desde entonces. La explosión de la población ha aumentado las posibilidades de que emerjan más jugadores de futbol y las probabilidades de que estos jugadores encuentren su camino a la NFL.

Quizá, sí un jugador es afortunado, conseguirá una oportunidad de jugar para los Cardenales.

"Para cualquier persona que asista a una escuela secundaria en Arizona, estoy abriéndoles brecha," expresó Sendlein. "A menos que yo tenga que bloquearlos a ellos."

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising