Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

La Defensa Habla De Sus Pensamientos

Dejaron que el juego se encargara de hablar, la unidad anotó dos veces para llevar a los Cardenales a la victoria sobre los Santos

ladefenshabladesumente.jpg


El safety Kerry Rhodes corre en el regreso del balón suelto para touchdown acompañado por Darryl Washington durante la victoria del domingo 30-20 sobre Nueva Orleans.




Adrian Wilson y Darnell Dockett no tenían mucho que hablar con la prensa la semana pasada.  

No tenían mucho de qué hablar con nadie, al parecer, ninguno de los dos.

"Siempre que uno trata de hablar con ellos, individuos como Adrian o Darnell, son 'silencio…'" dijo el esquinero Dominique Rodgers-Cromartie, antes de hacer pausa para el efecto. "Eso es lo que obtienes, obtienes silencio. Ellos simplemente tienen un pequeño letrero en la pared (en el cuarto de juntas), que dice, 'Cállate la (improperio) boca y ponte a jugar.' "

El letrero está oculto al mundo, en la sala de juntas lejos de los ojos de la prensa, aunque puede ser que también haya estado en neón sobre las cabezas de Wilson y Dockett la semana pasada y en muchos otros jugadores de la defensiva. La historia que surgió de la victoria del domingo 30-20 sobre los Santos fue la del mariscal de campo novato Max Hall, pero fue la defensa la que resintió la carga de un equipo en apuros.

"Con toda la pequeña adversidad que acontecía, todo era analizado," dijo el linebacker Clark Haggans. "Eso es, 'Lo que fuera, ¿por qué no podíamos detener la corrida? ¿Por qué no podíamos detener el pase? ¿Por qué no podíamos salir del campo? ¿Por qué estábamos permitiendo tantos puntos?' fue la semana de los '¿por qué?' y '¿Qué viene?' nos miramos al espejo y dijimos, '¿Por qué sencillamente no jugamos mejor?' "

Claro. ¿Por qué no?

Por qué no de alguna manera presentas tu mejor juego colectivo contra la peligrosa ofensiva de los campeones defensores del Súper Tazón, contra un mariscal que completa cerca del 75 por ciento de sus pases.  

Así que le dieron a Drew Brees el espacio para cerciorarse de que solo anotara un touchdown durante cuatro viajes a la zona roja. Y le dieron un giro al partido con varios desfalcos de balón.

El primero vino con los Cardenales debajo, 10-3, cuando el equipo de especialistas primero detuvo una patada de despeje en la yarda 1 de Nueva Orleans. Brees lanzó un pase pantalla al  corredor Ladell Betts que se le escapó de las manos y pasó en las manos del linebacker Paris Lenon, detenido en la yarda 2 para dejar a los Cardenales en situación de primera y touchdown.  

Luego la defensa los aguantó hasta el cuarto periodo. Para entonces los Cardenales habían establecido una ventaja de 16-13– en parte porque los Santos no lograban romper la meta final en la zona roja – fue cuando apareció Dockett. Su presión sobre Brees forzó un pase rápido a Betts que resultó en la perdida de una yarda. Luego Dockett le arrancó el balón a Betts en la siguiente jugada, permitiéndole al safety Kerry Rhodes recogerlo y regresarlo por 27 yardas para touchdown y una ventaja de 10 puntos.

"la gente dice que somos la peor defensiva," dijo Dockett. "Nosotros no creemos eso. Esta semana que recién pasó, solamente estábamos enfocados. No hubo mucha habladuría. Usted veía a los muchachos y era como si sintieran que, 'Bastante es bastante.' "  

Luego el esquinero Greg Toler interceptó a Bress en la siguiente trayectoria – "Sentimos que los dos equipos que nos derrotaron, no nos agarraron en nuestro mejor día," dijo Toler, había una  subestimación generalizada – y el ímpetu había  cambiado de dirección.

La defensiva de los Cardenales ha tenido juegos como este, contra buenos oponentes en los cuales los Cardenales se ha visto como una devastadora defensiva. De alguna manera, el juego del domingo refrendó a la defensiva de los Santos que ganó el Súper Tazón. Nueva Orleans acumuló yardas – 385 en total – pero los Cardenales encontraron maneras de despojarles del balón.       

No lastima que la defensiva por corrida se haya presentado a jugar, permitiendo solo 85 yardas por tierra (y 49 se dieron en el tercer periodo una trayectoria que terminó con un gol de campo fallido).

"Nuestra defensiva realmente hizo un gran trabajo respondiendo a todas las situaciones," dijo el entrenador en jefe Ken Whisenhunt.

Incluyendo en la necesidad de anotar.

La cereza en el pastel se colocó al final, después que la defensiva fuera sorprendida por Brees con un touchdown de 35 yardas para hacerlo aún más cerrado de lo que pudo haber sido. Brees tuvo de nuevo el balón en sus manos en lo profundo de su propio territorio con 24 segundos por jugarse, y lanzó un pase que interceptó Rodgers-Cromartie.

Dominique Rodgers-Cromartie pudo haberse lanzado al suelo en la yarda 28 en terreno de Nueva Orleans, y dejar que Hall quemara el reloj. Probablemente eso tenía que hacer. Pero estaba pensando en cómo los Santos habían apaleado a los Cardenales en la pasada postemporada. Estaba pensando en su propio inicio lento en esta temporada, y la forma en la que la defensa había estado jugando.

Era como si el precisara anotar. Ese era el tipo de mensaje que los Cardenales necesitaban enviar. Y la manera como Rodgers-Cromartie fue educado, no se requerían palabras.

"Todavía no es perfecto," dijo Lenon. "Hubo jugadas en las que uno desearía haber estado detrás. Pero colectivamente, hicimos un buen esfuerzo. Esa fue una pequeña probadita de lo que sentimos que somos capaces."

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising