Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

Mariscales De Campo Enfrentando Situación De Competencia

Kolb y Skelton han disputado sólo una vez previamente la posición más importante

QBsEnCompetencia.jpg


John Skelton (19) y Kevin Kolb (derecha) están cada uno intentando convencer la entrenador en jefe Ken Whisenhunt (centro) que son el hombre indicado para ser el mariscal de campo de los Cardenales.


Para Kevin Kolb, fue Blade Bassler. John Skelton se enfrentó a Derrick Daniels.

Ambos mariscales de campo, ahora en una competencia abierta por el puesto de titular con los Cardenales, han pasado por esto anteriormente. Sólo en una ocasión cada uno, y a los dos les sucedió cuando eran estudiantes de primer año en la universidad. Ambos ganaron sus batallas en sus caminos hacia la NFL.

Por lo general, sin embargo, no es así como funciona para la posición más importante en un equipo. A diferencia de los va-y-vienes para un linebacker externo o un ala cerrada, las competencias entre mariscales de campo son poco frecuentes. Como entrenador en jefe de los Cardenales, Ken Whisenhunt, dijo la semana pasada, que hubiera preferido lograr que la posición se hubiera solidificado hace dos años en lugar de tratar de resolverlo ahora. Es el único puesto que cada equipo quiere tener afianzado.

"(El entrenador miembro del Salón de la Fama) Vince Lombardi dijo una vez 'El único defecto del futbol americano es que el mariscal de campo es muy importante,' " dijo Skelton, citando a su colega graduado de Fordham. "Es difícil pasar por alto este hecho. Es diferente a otras posiciones. Los jugadores en los vestidores ven eso, los medios de comunicación lo ven y todo mundo lo ve.

"Hay que jugar las cartas que recibes, y sacar el máximo provecho de la situación."

Kolb dijo, "Por eso es tan extraño tenerla (la competencia), por que la mayoría de las veces las cosas no son de esa manera. Todo el mundo lo ha manejado bien hasta ahora. Lo más importante es que uno sólo debe concentrarse en hacer su trabajo."

Eso no es siempre sencillo. A todo jugador le gusta sentirse como si fuera considerado el mejor en su posición, pero el mariscal de campo por lo general lleva eso a otro nivel. Cualquiera que haya seguido a los Cardenales desde que Whisenhunt llegó sabe, sin embargo, que la posición  de mariscal de campo no ha sido inmune a considerar otras opciones.

Ni Matt Leinart ni Kurt Warner estuvieron particularmente emocionados por tener que luchar por el puesto en el 2008, la última vez que Whisenhunt declaró abiertamente las cosas durante la temporada baja. Leinart sentía que había perdido su trabajo en el 2007 sólo porque se lesionó; Warner siempre sintió que era el mejor mariscal de campo, independientemente de quién sería el rival.

Warner ganó el puesto y llevó los Cardenales a un Súper Tazón, convirtiéndose en el titular indiscutible en el 2009. Después de su retiro, Leinart estaba en posición para hacerse cargo, y cuando Derek Anderson fue firmado en el 2010, era sólo para ser un respaldo – la posición no estaba en juego hasta que Leinart tuvo problemas en el campamento de entrenamiento y durante la pretemporada, conduciéndolo eventualmente a su despido. Kolb fue firmado para ser el titular el año pasado, pero sus propias batallas – y el total de victorias de Skelton – llevaron a los Cardenales a donde están ahora.

"Es natural que cualquiera de nosotros quiera estar afianzado, tener de alguna manera la posición en las manos desde un punto de vista que se logró por la confianza que el entrenador tiene en mí, que el equipo tiene en mí," dijo el gerente general Rod Graves. "Pero no sé si exista algún jugador por ahí que no respete la necesidad de ganarse ese derecho."

Con el mariscal de campo es diferente. La mayor diferencia es básica – en cualquier otra posición, incluso alguien que no es un titular puede encontrar maneras de jugar y contribuir. Un mariscal de campo que no inicia se sienta en la banca, y punto.

"Como mariscal de campo,  en esa competencia, es muy difícil," dijo Whisenhunt. "Son extremadamente competitivos por naturaleza – es por esa razón que son mariscales de campo, y quieren ser 'El Bueno' – y es complicado. Es por eso que hay una gran cantidad de drama y atención. Pero estos jóvenes tienen una amistad sólida y el respeto de unos a otros, se apoyan mutuamente, por lo menos en la superficie, ellos entienden lo que se avecina."

Kolb asistió a la Universidad de Houston, donde ganó su puesto previo a su primera temporada y fue inicialista los cuatro años. "Esa experiencia es algo en que apoyarse por seguro," dijo Kolb. La primera y única disputa de Skelton fue un poco más complicada, haciéndole un poco de eco a la batalla Leinart/Anderson. Skelton se suponía que debía estar en la banca y ser espectador en su primer año en Fordham, pero el nuevo cuerpo de entrenadores pronto se cansó del mariscal de campo de segundo año.

Un par de semanas dentro de la temporada, Skelton y Daniels de hecho estaban rotándose las series ofensivas durante los partidos, en un esfuerzo por quedarse con el puesto.

"No es propicio para ganar," dijo Skelton.

"Si (la competencia) representa cinco repeticiones por entrenamiento, tienes que sacar el máximo provecho de eso. Si estás trabajando con la segunda unidad, o con el primer equipo, tienes que sacar el máximo provecho de eso. Todo el mundo reconoce la urgencia que tenemos de jugar bien esa posición después de los años recientes. Creo que vamos a concentrarnos en torno a eso, y una vez que alguien prevalezca resultado de esto, vamos a ver qué sucede."

Un mariscal de campo desea obtener todas las repeticiones en el entrenamiento. Es una cuestión para digerir mentalmente el hecho de estar parado durante una jugada detrás del grupo que se pone de acuerdo mientras es el otro quien toma el saque, comentó Whisenhunt, pero en realidad hay algo creciendo en esa reunión del grupo previa a la jugada y en el hecho de mira a tus compañeros de equipo mientras ordenas la jugada. En una competencia, eso no puede darse las suficientes veces para Kolb o para Skelton.

Pero por segunda ocasión para ambos, será así como tendrán que conducir sus vidas en el campamento de entrenamiento. Hasta que uno se imponga sobre el otro.

"Tan pronto como terminó la temporada, eso es lo que les dijimos que iba a suceder," dijo Whisenhunt. "Ellos sabían lo que venía. Hay méritos en el caso de estos dos jóvenes para convertirse en  "el bueno." Es por eso que lo hacemos de esta manera.

"¿Quieres tener una competencia de mariscales de campo? No, uno no lo quiere. Pero yo he visto, después de haber jugado y entrenado que, cuando hay competencia, se obtiene el máximo rendimiento de los jugadores."

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Related Content

Advertising