Advertising

¿Mayor Utilidad De Cardenales En Dallas? Defensa Haciendo Jugadas

El esquinero Patrick Peterson derriba al corredor de Cowboys, Rod Smith, generando un balón suelto durante la victoria de Cardenales el domingo por la noche en Dallas.
El esquinero Patrick Peterson derriba al corredor de Cowboys, Rod Smith, generando un balón suelto durante la victoria de Cardenales el domingo por la noche en Dallas.

ARLINGTON, TEXAS – Dak Prescott no estuvo en la alineación, tampoco Ezekiel Elliott por parte de Cowboys, aunque una vez más, Cardenales tampoco jugaron con Larry Fitzgerald, David Johnson y Josh Rosen.

Así que, se sentía un poco como un ensayo general quizá, a diferencia de un tercer partido de pretemporada de domingo por la noche en el Estadio AT&T. Pero eso no hace que los cinco robos de balón generados en la primera mitad por parte de la defensiva y equipos especiales signifiquen menos para el entrenador Steve Wilks, como tampoco la victoria de Cardenales sobre Cowboys por marcador de 27-3.

Cuando terminó el juego, Cardenales (3-0) habían generado ocho robos de balón. Ahora suman 15 en lo que va de la pretemporada, mientras que han permitido un solo robo de balón.

“Cuando comencé (a conseguir robos balón) fue el mantra que tuvimos en Chicago, y eso se ha quedado conmigo desde entonces,” comentó Wilks. “Ese es un elemento básico de nuestra defensa.”

Sin Prescott, Elliott o la mayoría de los jugadores ofensivos titulares de Dallas, las limitaciones son obligatoria. Por su parte, Cardenales jugaron sin sus tres tackles defensivos titulares y curiosamente, jugaron prácticamente todo el partido con un paquete ‘nickel,’ con dos linebackers y tres safeties.

Y después de que un par de patadas de despejes que fueron tocados antes de tener control del balón representaron para Cardenales sus dos primeros robos de balón – la defensa, que ya había generado ocho robos de balón en los primeros dos partidos de pretemporada – ayudó a que el juego se volviera una paliza.

Patrick Peterson tuvo una intercepción que regresó por 30 yardas para touchdown. Después el corredor de Cowboys, Rod Smith tuvo un balón suelto. El safety Budda Baker anuló la única oportunidad de Dallas en zona anotación con una intercepción.

“Honestamente, esto es lo imaginé, de lo que he estado hablando toda la primavera,” expuso Peterson. “Esta defensa realmente … ha sido creada para que nosotros podamos hacer jugadas en cualquier posición.”

“Estamos volando juntos, existe buena comunicándonos. Es divertido vernos jugar.”

Wilks elogió a su esquinero estelar.

“No puedo decir más sobre Patrick Peterson,” expresó Wilks. “Este individuo ha estado jugando al más elevado nivel.”

La defensiva no sólo ha destacado por sus robos de balón. El objetivo principal de la semana era detener el ataque terrestre, y si, Cowboys no contaron con los servicios de Elliott y con su excelente línea ofensiva, sin embargo, Cardenales limitaron al rival a sólo 52 yardas terrestres.

Cardenales (3-0) ocupaban los robos de balón. No sólo no jugaron Johnson y Fitzgerald, sino que además el mariscal Sam Bradford solo participó en dos series, completando 1 de 4 pases para seis yardas y se llevó su primera captura como Cardenal.

“Esperaba que no resultara lesionado y así fue,” comentó Wilks. 

Rosen, quién está sanando de una lesión en su dedo pulgar derecho sufrida en el entrenamiento la semana pasada, vistió el uniforme, aunque no jugó. Eso representó que Mike Glennon y Charles Kanoff tuvieran bastante actividad y el juego aéreo en realidad nunca se descarriló. Es difícil figurar a quién preferirás como receptor cuando sólo hubo 52 yardas totales por aire, aunque Wilks lamentó la gran cantidad de pases que dejaron caer.

Además, Cardenales sólo pudieron convertir en 2 de 13 ocasiones en tercera oportunidad.

El juego terrestre impresionó, el novato Chase Edmonds logró 55 yardas en 11 acarreos iniciando en el lugar de Johnson y T.J. Logan quién vio actividad después de que D.J. Foster sufriera una lesión en la rodilla, consiguió 86 yardas en tan sólo seis acarreos, incluyendo una escapada de 59 yardas para touchdown. Cardenales corrieron para 146 yardas en total.

El desequilibrio ofensivo no preocupa a nivel vestidores, señaló el tackle izquierdo D.J. Humphries, “Se de lo que somos capaces.”

Cardenales enfrentan semana corta, reciben a Denver en el juego final de pretemporada el jueves. Sólo tendrán un día de entrenamiento. La gran mayoría de los principales jugadores no verán actividad en el terreno de juego.

Aunque Wilks enfatizó que lo mostrado por Cardenales el domingo – una ofensiva corriendo intensamente y una defensiva oportunista – representa la identidad de su equipo. Probablemente no se consigna ocho robos de balón por partido, sin embargo, la confianza es bastante elevada.

“Esto es lo que llamamos estándar,” expuso el safety Tre Boston con una sonrisa. “Esto (los ocho robos de balón) son bastantes, aunque se debe al arduo trabajo que hemos puesto.”

Related Content

Advertising