Advertising

Movimiento de Josh Rosen a mariscal titular de Cardenales

El pasado domingo mientras narraba el partido de Cardenales contra Chicago desde el palco en el Estadio State Farm, pude notar cuando restaban poco más de 11 minutos por jugarse que Josh Rosen estaba calentando brazo en la banda, algo que ya habíamos visto en otras ocasiones y sobre lo cual el mismo Rosen había aclarado que se trataba sencillamente de un acto rutinario para mantenerse alerta.

Esta vez, sin embargo, fue para ingresar al terreno de juego en lugar de Sam Bradford, quien después de los dos pases para touchdown durante el primer periodo del encuentro, parecía de nuevo haber perdido la brújula mientras la ofensiva de Cardenales empezaba a verse nuevamente como la unidad de los dos primeros partidos de la temporada regular.

Fue evidente que Bradford no era el único responsable del atascamiento ofensivo de Cardenales. Desde un poco antes de que finalizara la primera mitad pude percibir que los ajustes defensivos de Chicago sobre la marcha, empezaban a producir.

Antes del balón suelto de Bradford en la recta final de la primera mitad ya habíamos visto durante la posesión anterior corriendo a Chase Edmonds no en rotación con, sino en el lugar del titular David Johnson. El lunes se hicieron públicas las razones. Johnson en términos generales estaba fallando al momento de bloquear y el cuerpo técnico de Cardenales estaba buscando una fórmula que le diera al equipo la oportunidad de mantenerse en la pelea en un partido que siempre fue posible ganar.

La protección para Bradford fue en repetidas ocasiones insuficiente, incluyendo durante la jugada donde perdió el balón. Bradford fue capturado en 4 ocasiones. Tuve la impresión de que el libro de jugadas del coordinador ofensivo Mike McCoy nuevamente saltó a la página de jugadas “obligadas” más que jugadas “planeadas.”

Considerando estos y otros factores, pareció bastante arriesgada la decisión de poner a jugar a Rosen. Incluyendo, por supuesto la repetida historia que todos conocemos de enviar temprano a la “hoguera” a un prospecto.

Deseo, como todo mundo alrededor de Cardenales, que el cambio de mariscal resuelva al menos parte de las dificultades que está enfrentando la ofensiva. Sin embargo, me pareció que la forma como se procedió no fue la más apropiada, aunque es totalmente entendible. El entrenador en jefe de Cardenales sabía que se trataba de un partido que en definitiva se podía ganar y estuvo dispuesto a apostarlo todo.

El cambio, sin embargo, no resultó en victoria, ni tampoco lució como la mejor manera de introducir a Rosen como titular lanzando 2 intercepciones, una de ellas regresada a la zona de anotación y la misma que para beneplácito de todos en Arizona, fue anulada por un fuera de lugar defensivo de Khalil Mack.

Ahora con las aguas temporalmente más tranquilas, con una semana por delante que representa la oportunidad de un proceso completo para que Rosen se prepare como titular para enfrentar el domingo a Seattle, parece ser una mejor fórmula para darle paso al cambio de mariscal titular.

Aunque los otros detalles, como la protección de Rosen – primordialmente – y establecer el juego terrestre deben tener lugar, de lo contrario podríamos ver resultados muy similares con todo y Rosen como mariscal titular.

ElMovimientodeRosen

Advertising