Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

No les diga que no pueden

Defensa, control en la línea ofensiva en el triunfo sobre Minnesota

nolesdiga.jpg


El ala defensivo Calais Campbell captura a Brett Favre durante la victoria de Cardenales 30-17 el domingo por la noche en el Estadio University Of Phoenix.
 
 
Michael Adams sonrío.

El esquinero de los Cardenales relataba con detalles la primera intercepción de su carrera, la que consiguió "contra el gran Brett Favre,"  mientras consideraba que Favre le autografiara el balón.

"Intente hacer algunas llamadas para ver si me lo podía firmar," dijo Adams, entre risas, "Yo no sé cómo se sentirá al respecto."

Adams y sus compañeros de equipo habían ganado la oportunidad de echar un poco de relajo el domingo por la noche, después de desarticular a los Vikingos 30-17.

Toda la temporada pasada, los Cardenales prosperaron luchando contra la sabiduría popular, ganando juegos y otras batallas cuando se pensaba que no. Esas dudas han disminuido en gran  parte de esta temporada, eso es lo que sucede después que un equipo va al Súper Tazón.

Pero luego Minnesota vino de visita. Entonces se iniciaron los brillantes comentarios sobre la maravillosa temporada de Favre y las grandiosas proezas de Adrian Peterson. O en el otro lado del balón, se discutía sobre los verdugos encargados de acometer contra el marisca de campo por parte de los Vikingos y como podrían arruinar la celebración de regreso de Kurt Warner.

Bajo las brillantes luces de la función estelar del domingo por la noche el "Sunday Night Football," los Cardenales tenían algunos desafíos concretos.

Justamente como a ellos les gusta.

"Siempre nos ha gustado eso de los Cardenales no-favoritos," dijo el coordinador defensivo Bill Davis. "Hay hay algo de presunción y confianza. Es una presunción de la buena."

Los Cardenales creyeron que podían contener a Favre. Creyeron que podían encontrar todavía una manera de interceptar un balón o dos, a pesar de que Favre había lanzado solamente tres intercepciones en toda la temporada. Querían una oportunidad de minimizar a Peterson, después de que les había corrido por encima 165 yardas la temporada pasada. Querían ejercer presión sobre un juego por pase dominante en la NFL.

Para el final del partido, Peterson solo tenía 19 yardas por acarreo. Favre lanzó dos intercepciones. La ofensiva de los Vikingos hizo muy poco aparte de sus touchdowns uno muy al principio y otro al final del juego.

Después de la forma como terminó el partido en Tennessee, una rasgón colectivo de corazón en la defensiva que había soportado bastante bien hasta los dos minutos finales, el juego contra los Vikingos fue una agradable recompensa.  

"Era algo que el equipo necesitaba," dijo el linebacker veterano Bertrand Berry, quien logró dos de las tres capturas que tuvieron los Cardenales. "Como defensa, pudimos establecer el tono."

Sin embargo parecía más como un negocio para la defensa. Para la línea ofensiva, se desarrollo como algo más personal, especialmente para Jeremy Bridges quien se encargó de cubrir el puesto de Mike Gandy.

Durante la semana, Bridges se mostró visiblemente cansado de los comentarios acerca de si podría soportar la embestida contra el Todo Estrellas Jared Allen. Durante el partido Allen nunca fue un factor gracias en gran parte a Bridges, quien fue captado por las cámaras de la NBC  argumentando contra Allen inmediatamente después de la atrapada y corrida de 39 yardas para touchdown de Anquan Boldin.

Algunos pensaron que Warner incluso no debía jugar, por temor a que los furiosos encargados de acometer contra el mariscal por parte de Minnesota podrían poner en riesgo la temporada del mariscal de campo dada su reciente convulsión cerebral.

"Le comenté (a Warner) en la recta final del partido, 'realmente no quería que recibieras un golpe,' "  comentó Bridges. Allen consiguió un par de golpes sobre la humanidad de Warner después que este había lanzado el balón, pero Bridges se aseguró de decirle durante el juego, "Como si no contaran. La presión no te lleva a ningún lado."

Y para pensar, Bridges no estaba ni siquiera cerca la temporada pasada, cuando los Cardenales mostraron de una manera muy interesante de lo que eran capaces.

El entrenador en jefe de los Cardenales Ken Whisenhunt dejó en claro después del partido que ahora el desafío de su equipo es continuar funcionando así. La motivación no escaseará – sí los Cardenales derrotan a los 49's en San Francisco la próxima semana, no solo compensarán la derrota del partido-inaugural de temporada, sino que además estarían asegurando la División Oeste de la Conferencia Nacional.

Después del domingo, los Cardenales creen ciertamente que pueden lograr que suceda.

"(Éste) seguía siendo un juego a media temporada que no tenía mucha relación con el panorama general," indicó Warner. "Pero te brinda la confianza para seguir avanzando y saber que podemos jugar contra cualquiera. Podemos jugar contra los perro grandes."

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising