Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

No pudo haber sido más emocionante

El estadio University Of Phoenix se convirtió en un campo de batalla, donde corrieron sangre, sudor y lagrimas.

michaeladams.jpg


 Luego de capturar al mariscal de campo de los Empacadores Aaron Rodgers para provocar la jugada del triunfo, el equinero Michael Admas derramó unas lagrimas mientras abandonaba el campo el domingo al concluir el partido.(foto elaborada por Darren Urban)

 
 
Los Cardenales de Arizona pasan a la ronda divisional en las semifinales de la NFL 2009-2010.

 
Lo consiguieron luego de una electrizante victoria de 51-45 frente a los Empacadores de Green Bay.

 
Fue una lucha sin cuartel, volaron misiles por el cielo de Glendale Arizona durante toda la tarde del domingo, el bombardeo fue incesante por ambos bandos. Por su parte Aaron Rodgers de Green Bay 42 intentos de pase 28 completos para 422 yardas, 4 pases para touchdown y una intercepción.

 
Por su parte Kurt Warner de Arizona con 33 intentos 29 completos 379 yardas, 5 pases para touchdown y cero intercepciones.

 
Fue uno de los mejores juegos en la historia de la pre temporada de la NFL, con todos los ingredientes necesarios para convertirse en un gran clásico de Enero.

 
En general los dos equipos salieron a dar lo mejor de sí. Por un lado los Cardenales que pegaron primero y pegaron fuerte –eso en parte les valió para mantenerse con vida—y Green Bay por su parte que se dio a la tardea de venir de atrás para emparejar el marcador y enviar el partido a tiempo extra.

 
Estaría de más analizar los números –y  lo haremos en otro espacio porque bien vale la pena—sin embargo son solo cifras, lo que convierte este partido en materia para la posteridad es la entrega de ambas escuadras a nivel equipo y la entrega de cada uno de los protagonistas a nivel individual, son estos factores los que convierten este duelo en uno de los más memorables en la postemporada en mucho tiempo. 

 
El emparrillado del estadio University Of Phoenix se convirtió en un campo de batalla, donde los guerreros dejaron sangre, sudor y lagrimas como saldo de la encarnizada lucha física y mental, de la cual solo uno podía salir ganador.

 
Fue necesario extender la contienda a tiempo adicional, la decisión de la moneda favoreció a los Empacadores y la señal decía "peligro" pues los Empacadores se habían engranado en un ritmo imparable.

 
Aaron Rodgers y su ofensiva tomaron posesión del balón y recién se disponían a iniciaban su bélica avanzada, cuando surgió la oportuna imagen del esquinero de respaldo  Michael Adams quien se encargó de provocar la captura que se convirtió en la estocada final. Adams se sacó con esto la espina, luego de que había sido penalizado en cuatro ocasiones.

 
Era cuestión de justicia divina, la defensiva de los Cardenales que había tenido una excelente primera mitad, estuvo en circunstancias frente a su afición y teniendo como testigo a toda la nación, de vestirse de gloria. El esquinero Adams transgredió las vallas humanas encargadas de proteger al estratega Aaron Rodgers justo en el momento en que este se disponía a lanzar otro de sus certeros misiles. La captura oportuna de Adams sacó el proyectil de ruta, el balón quedó flotando en el aire luego de que el mismo Rodgers lo alcanzara a golpear con su pie derecho. El linebacker Karlos Dansby estaba en el lugar preciso en el momento justo.

 
El balón quedó asegurado en las manos de Dansby quien solo necesito acarrearlo por 17 yardas hasta las diagonales para darle muerte súbita al rival según lo especifican las reglas de la liga –en tiempo extra el primero que anota, es el equipo que gana.

 
Mientras que con esta derrota Green Bay se despide la temporada, los Cardenales de Arizona avanzan a la segunda ronda y estarán visitando a los Santos en Nueva Orleans, otro equipo muy difícil –más aun jugando en su propia casa—y que cuenta con una de las ofensivas más explosivas de la liga.

 
Los Cardenales se ganaron a pulso el derecho de sentirse satisfechos y orgullosos, después de encargarse una vez más de rebatir todos los pronósticos, ni uno solo de los programas especializados en la materia a nivel nacional, ni uno solo de los analistas de la NFL le daba la mas mínima posibilidad al equipo de Arizona y no hay que intrigarse es probable que suceda lo mismo la próxima semana.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising