Advertising

Potenciales Cambios Infunden Esperanza En Ofensiva De Cardenales

El mariscal Sam Bradford intenta lanzar un pase en el entrenamiento del miércoles.
El mariscal Sam Bradford intenta lanzar un pase en el entrenamiento del miércoles.

Hubo un tiempo, recordó Sam Bradford, en 2013 con Rams, cuando en un intento de cambiar algunas cosas en la ofensiva del equipo para iniciar la temporada no fue tan bien como se esperaba.

Rams abrieron esa temporada con una victoria 27-24 sobre Cardenales, y su entrenador en jefe de primer año Bruce Arians. Sin embargo, la ofensiva pronto se estancó, Rams perdieron tres juegos consecutivos y el entrenador Jeff Fisher regresó a la filosofía del año anterior, y Rams anotaron 38 y 34 puntos en los siguientes dos partidos, consiguiendo la victoria en ambos.

“Ha habido momentos en que he estado en situaciones como esta,” comentó Bradford el miércoles.

Puede que no sea un paralelo directo, no obstante, el cambio que el entrenador Steve Wilks insinuó para la ofensiva – en particular hacer un mayor esfuerzo para lograr que David Johnson se desmarque – es lo que Cardenales esperan que pueda inducir a un cambio similar para este equipo en 2018.

Las estadísticas hasta ahora son ásperas. Seis puntos en dos partidos. Un juego aéreo que representó 90 yardas la semana pasada contra Rams. Aunque los ajustes no se darán entre el personal – “Sam, en este momento, es el mariscal, como dije anteriormente,” expuso Wilks – sino en los ajustes del plan de juego.

Wilks había hablado sobre reducir el número de jugadas en la pizarra para el domingo contra Bears.

“Solo asegurarnos de que con las jugadas que incluiremos en el plan de juego, todos se sientan cómodos y que realmente sintamos que somos ‘dueños’ de las jugadas incluidas en el plan de juego esa semana,” expresó Bradford. “Al contrario de tener tantas opciones en la hoja que tal vez las sabemos de memoria, aunque no las sentimos muestras como deberíamos.”

Jugar contra Bears y una línea defensiva altamente-promocionada liderada por el recién llegado Khalil Mack no lo hace una tarea sencilla. Sin embargo, Bradford halagó la actitud de los compañeros de equipo en su regreso a trabajar después del inicio 0-2. Wilks dijo que, aunque la ofensiva debe encontrar la forma de que la parte física del entrenamiento funcione durante los partidos, la fortaleza mental se ha mantenido.

“Nadie entra al edificio deprimido o cabizbajo,” expresó el tackle D.J. Humphries. “Todos entendemos que nos patearon el trasero.” Todo mundo está tratando de recobrarse y hacer lo posible para dar lo mejor de sí.”

Bears son octavos en la NFL en defensa total y lideran la liga con 10 capturas en dos partidos, no exactamente un paso debajo de la poderosa defensa que Rams han construido. No obstante, el guardia Justin Pugh señaló que cree que, aunque las dificultades se han acrecentado gradualmente hasta este punto, Cardenales pueden hacer que crezcan progresivamente en dirección positiva – un par de primeras oportunidades, un touchdown – que puedan cambiar rápidamente los resultados.

Matt Nagy entrenador de Bears, señaló que no estaba seguro de cuán diferente podría ser la ofensiva de Cardenales esta semana. Los detalles son, obviamente, privados.

“Solo sé que, como sea que lo haga, debo encontrar la forma de poner en marcha esta ofensiva,” indicó Bradford.

Related Content

Advertising