Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

Preguntas, Las Respuestas Son Las Mismas

Cardenales batallaron contra situaciones familiares en la derrota frente a Jefes

preguntaslasrespuestasson.jpg


El receptor Early Doucet vuela mientras intenta atrapar un pase el domingo, Doucet sufrió una conmoción cerebral durante la jugada.




KANSAS CITY, Mo. – Las preguntas fueron básicamente las mismas, por que los resultados – y la forma como los Cardenales llegaron ahí – fueron básicamente los mismos.  

Errores, tales como los que recalcó el linebacker Joey Porter que los Cardenales no son lo suficientemente buenos para superar, se presentaron muy seguido. Nada gigantesco, se pude decir. Un pase errado lanzado aquí. Una tackleada fallada allá. Un pase no atrapado, o penalidades absurdas. No detener un despeje dentro de la yarda 5 del rival.

Las estadísticas fueron del todo favorables el domingo. Excepto en las penalidades. Ah, y en el marcador final, 31-13 triunfo para los Jefes sobre los vacilantes Cardenales.

El último lugar para encontrar respuestas en tal situación sería en los vestidores después del partido. No hay nada nuevo que decir.

"Siento que esto es lo más bajo que podemos llegar," dijo reservadamente el receptor Steve Breaston. "Tienes un juego de lunes por la noche, televisión nacional, será mejor que te presentes a jugar. Si no lo haces, seremos avergonzados en televisión nacional."

El juego en el Estadio University Of Phoenix en una semana puede que no sea lo que  ESPN visualizó cuando se publicó el calendario inicialmente. Todos sabemos la publicidad que los 49's de San Francisco recibieron en la temporada baja. Pero no se suponía que los Cardenales estarían en este punto tampoco.

Por segundo partido consecutivo recibieron la patada inicial y avanzaron para anotar. Fue solo un gol de campo, pero era suficiente – al menos en ese momento. La defensiva forzó un despeje. Es así como supuestamente serían las cosas.

Luego un avance se frenó cuando los Cardenales no pudieron convertir en tercera-y-una cerca de medio campo, cuando el ala cerrada novato Jim Dray no pudo bloquear al linebacker de los Jefes Tamba Hali y la penetración arruino la jugada. Fue la primera de muchas fallas.

En tres ocasiones los Cardenales sufrieron sanciones  trascendentales porque sintieron que los Jefes tomaron libertades ilegales que no fueron sancionadas. El centro Lyle Senlein apareció luego de una jugada por tierra cuando asumió que Beanie Wells recibió un golpe innecesario por parte de un jugador de los Jefes al final de la jugada. El linebacker Gerald Hayes empujó al ala cerrada Jake O'Conell después de que O'Conell lo enganchara de la careta de su casco con su brazo de contención. El mariscal Derek Anderson arrojó el balón lo suficientemente fuerte para ser merecedor de una bandera – Anderson explicó que el oficial le dijo que le había "faltado al respeto" al juego – aún cuando Anderson parecía estar legítimamente disgustado luego de haber sido tackleado a pesar de que los Jefes habían solicitado un tiempo fuera.  

Sin embargo, no fueron solamente los castigos. Una fatal se suscitó cuando el esquinero Trumaine McBride trabajaba como artillero en una cobertura de despeje, consiguió recorrer todo el campo con mucho tiempo  para colocarse frente a un despeje perfecto de Ben Graham, excepto que no se colocó delante de el. El balón viró hasta la zona final, y los Jefes obtuvieron unas 15 yardas extras como resultado.

"Los buenos equipos de futbol no hacen eso," dijo el entrenador Ken Whisenhunt. "Y por el momento nosotros no estamos jugando como un buen equipo de futbol."

Los Jefes lograron también varia jugadas grandes con las que devoraron grandes cantidades de yardas. Y los Cardenales todavía batallaban para convertir en tercera oportunidad y no pudieron encontrar la zona de anotación hasta la jugada final del partido. "Debemos encontrar la manera de anotar touchdowns en lugar de goles de campo," dijo Anderson.  

Pero una vez más, estas son las situaciones que se han trillado y re-trillado.   

"Todo tiene que ver con el corazón," dijo Breaston. "Tienes que encontrar algo. Este equipo necesita entender que cuando un rival nos toma ventaja, el juego no ha terminado todavía. Tenemos que encontrarlo en alguien. Tiene que haber un grupo de individuos que intensifiquen esfuerzos."

Se ha especulado mucho sobre si Whisenhunt ha perdido los vestidores, pero cuando todos y cada uno terminan repitiendo el mismo mensaje –en este caso, que este equipo no es lo suficientemente bueno para cometer errores y aún así ganar – eso generalmente viene desde arriba, y no suele repetirse si la cabeza está fuera de contacto.  

Eso fue lo que sucedió el domingo en el disgustado vestidor de los visitantes en el Estadio Arrowhead.

"Este no es momento de impacientarse," dijo el receptor Larry Fitzgerald, consciente de que vienen tres juegos consecutivos en casa. A pesar de lo frustrante que ha sido la racha perdedora de los Cardenales, no piense que ellos no están al tanto de que el resto de equipos de la división Oeste de la NFC perdieron el domingo. Como un jugador lo presentó cuando se sugirió que una marca de 8-8 o inclusive de 7-9 gana la división – y eso asombrosamente no está fuera del alcance de los Cardenales – ¿No crees que pueda haber algo ahí?"   

Primero sin embargo, los Cardenales deben hacer algo diferente de lo que han venido haciendo. Y darse a ellos mismo una oportunidad de responder algunas preguntas de manera diferente.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising