Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

Roy Green Lucha Con Ayuda De Un Viejo Amigo

Nicole Bidwill reúne fondos para ayudar después de un trasplante de riñón a uno de los Cardenales más grande de todos los tiempos

RoyGreenLucha.jpg


El ex receptor de cardenales Roy Green se recupera de un trasplante de riñón, y está siendo ayudado por su gran amiga Nicole Bidwill, hija de Bill Bidwill propietario de los Cardenales. Para el video sobre la aventura danzante de Nicole, haga clic aquí.


La vida después del futbol fue muy típica para Roy Green.

Ha pasado la mayor parte de sus días en un campo de golf.

Fue una merecida tregua luego del castigo descomunal que su cuerpo recibió siendo receptor abierto de los Cardenales de 1979 ha 1990. Asimismo, la disposición de su interminable sed de competidor que lo llevó a convertirse en uno de los mejores jugadores de la NFL. Tres veces consiguió más de 1,000 yardas por recepción, incluyendo una marca personal de 1,555 en 1984, cuando los Cardenales aún residían en San Luis. Y en 1983 y 84 Green atrapó touchdowns para doble dígito, 14 y 12, respectivamente.

Durante los últimos años, Green, de 55 años, aplicó la mentalidad que lo convirtió en un jugador Todo Estrella en dos ocasiones en las verdes praderas.

"Creo que fue de mucha ayuda al menos en la cuestión mental mientras sentía que era a prueba de balas y pensaba que podía superar cualquier cosa." dijo Green. "Haré lo que tenga que hacer para alcanzar ese objetivo."

Green se convirtió en handicap-2 y jugaba a diario, a veces dos rondas al día, en el Club de Golf de Scottsdale mientras manejaba la presión arterial alta que le surgió después que terminó su carrera. Después Green empezó a sentirse más débil. Jugar golf  se convirtió en una tarea más que en una diversión. La enfermedad del riñón se puso de manifiesto.

Green dijo que era "resultado directo" de todos los anti-inflamatorios que tomó para aliviar el dolor por haber jugado en la NFL. Hace un año empezó la diálisis tres veces por semana.

"Fue terrible," dijo. "Mis riñones habían fallado completamente."

Sus días en el campo de golf habían terminado, al menos temporalmente. Una caminata de la longitud de medio campo de futbol podía minar su energía por el resto del día. Perdió musculo. Estaba débil todo el tiempo.

"Eso fue lo más trascendental, pasar de ser un atleta, de estar en buena condición y nunca cansarme a estar cansado todo el tiempo," dijo Green.

La familia de Green se vio mucho más afectada que él. Su ex esposa y sus dos hijas han sido constantes en su apoyo, a través de todas las citas y chequeos. Pero entonces sus hijas, Miyosha, de 30 años y Candace, de 26, ofrecieron su máximo símbolo de apoyo.

Ambas se ofrecieron para donar un riñón a su padre.

"Nunca le iba a pedir a nadie algo de esa magnitud," dijo Green. "Me conmovió. Me conmovió mucho. Lo primero que pensé fue, '¿A qué se enfrentarán? ¿Es peligroso para ellas?

"He vivido una vida maravillosa. Me sucedieron un sin número de grandes cosas. Si hubieran estado en peligro tan solo un mínimo porcentaje, no lo habría permitido."

Ambas hijas fueron compatibles, pero Miyosha, la mayor, fue elegida para donar. Green ingresó a las 9 de la mañana para ser operado el 14 de noviembre en la Clínica Mayo y no despertó sino hasta las 6 p.m. de esa noche con un riñón nuevo y una nueva oportunidad de vida.

APOYO DE UN VIEJO AMIGO

Mientras hijas, ex esposa y hermanas cuidaban de él muy de cerca, el apoyo surgió de mucha otras partes, incluyendo de los Cardenales. En particular, de Nicole Bidwill.

Durante los 12 años de Green con el equipo, Green y Nicole Bidwill se hicieron buenos amigos. Una amistad que todavía hoy se mantiene fuerte inició cuando Nicole Bidwill tenía 11 años y

Green era un novato de 22 años de edad producto de la Estatal de Henderson. Nicole, la única hija del propietario de los Cardenales Bill Bidwill, viajaba con el equipo a partidos fuera de casa. Nicole caminaba hacia la parte trasera del avión, donde solía sentarse Green y se sentaba con el receptor estrella y hablaban sobre la escuela y los amigos de Nicole. Él no dejaba de vigilar a los chicos que le gustaban y sus calificaciones. Se convirtió en otro hermano mayor y ella era otra hermana pequeña para él.

Las conversaciones tuvieron lugar en los vuelos hacia y desde el lugar donde jugaba el equipo mientras que Green le enseñaba a la jovencita Bidwill como jugar al gin rummy.

"Ese fue uno de mis mayores errores porque ella siempre me ganaba," dijo Green con una sonrisa. "Probablemente compró su primer coche con el dinero que me ganó jugando al gin rummy."

Décadas después de haber compartido aquellos vuelos con Green, Nicole Bidwill ha pasado más tiempo pensando en esos momentos desde que se enteró sobre la enfermedad en los riñones de Green. Los dos se fortalecieron su amistad durante el último año a través de mensajes de texto y llamadas telefónicas.

"Estaba muy preocupada por él," dijo Nicole Bidwill. "Me sentía intranquila por su estado. Quería que estuviera bien. No quiero perder a mi querido amigo.

"Oraba todos los días para que la operación saliera bien."

Otro capítulo de su amistad fue escrito hace unos meses, cuando el presidente de los Cardenales Michael Bidwill, hermano de Nicole, la inscribió en la competencia Bailando con las Estrellas de la Fundación Nacional del Riñón de Arizona que tendrá lugar el 22 de Febrero en el hotel The Phoenician – sin decirle a ella.

"Nunca había bailado antes," dijo Nicole Bidwill. "No me gusta ser el centro de atención. Estaba muy incómoda con eso.

"Empecé a tomar clases de baile y me gustó y empecé a pensar en Roy. Quería lograr algo más que una salida positiva. Es por eso que decidí dedicar el baile a Roy."

Green se sintió conmovido y honrado cuando Nicole Bidwill le comentó sobre el baile. Ha asistido a algunos de sus entrenamientos y está impresionado por la cantidad de trabajo que se necesita para perfeccionar lo que se ve como un simple paso de baile.

Y ahora Nicole Bidwill sabe lo que es ser como Green, al poner horas de trabajo para perfeccionar su arte.

"Es la cosa más difícil que he hecho en mi vida, porque los bailes se ven muy diferente de cómo se sienten," dijo Nicole Bidwill, quien creció jugando futbol soccer, tenis y montando a caballo. "Tiene uno que aprender muchas cosas diferentes. Tienes que decirle a tus músculos que hagan lo contrario de lo que has aprendido a hacer a través del deporte.

"Me estoy divirtiendo mucho."

CAMINO A LA RECUPERACIÓN

Bidwill creció en una familia futbolera pero aprendió sobre el deporte de uno de los mejores jugadores de la liga. Ahora ella puede retribuir a Green un poco de lo que él le dio.

"Es una de las mejores personas que uno pueda conocer," dijo Nicole Bidwill. "Una de las razones por las que me encanta tanto el futbol es porque era muy emocionante verlo jugar a él.

"Estoy muy feliz de que esté bien.

A menos de tres meses, el proceso de recuperación de Green está mejor de lo que se esperaba.

No se le permitió hacer nada de esfuerzo físico por las primeras tres semanas así que Green se puso a pensar en el campo de golf. Los médicos le autorizaron jugar golf hace un mes, pero él ya se les había adelantado.

Antes de Navidad Green "hizo trampa" y se coló en un campo para jugar una ronda.

"No fue genial," dijo sonriendo. "Pero no fue tan malo como Charles Barkley."  

El día después de la cirugía, Green se hizo una promesa a sí mismo. Iba a desempolvar su mentalidad de atleta y la utilizaría para mantenerse en la mejor forma de su vida. Está funcionando. Ya no está más desalentado y ha llevado su juego a al Club de Golf The Raven.

Green se siente saludable y está de regreso en el punto de salida de los verdes campos, además él y Nicole Bidwill no podían estar más felices.

"Me encanta (el golf)," dijo. "Me encanta el deporte y todo lo relacionado con el. Y ahora tengo la meta de ubicarme donde estaba antes. Es sólo diversión. Es divertido tener una meta que está orientada hacia los deportes.

"Estoy casi de regreso como mi antiguo yo, así que, cuidado Arizona."

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising