Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

Se Quedaron Cortos De Manera Gigantesca

Cardenales sufre otra dolorosa derrota muy cerrada, 31-27, contra Nueva York

sequedaroncortos.jpg


El esquinero de los Cardenales Patrick Peterson se aleja mientras el receptor de los Gigantes Hakeem Nicks celebra el que resultó ser el touchdown de la victoria el domingo.



El esquinero novato Patrick Peterson caminó fuera del campo por el túnel el domingo, con el casco puesto, cabizbajo y pesaroso, una reacción que sirve como perfecta muestra microscópica de lo que ha sido hasta ahora la temporada de los Cardenales.  

Los Cardenales perdieron el tercero consecutivo el domingo – esta vez 31-27 contra los Gigantes en el Estadio University Of Phoenix – partido que siguió prácticamente el mismo libreto que los dos anteriores, con la imposibilidad de cerrar y de rectificar lo que había salido mal. Esta vez, los Cardenales tenían una ventaja de 10-puntos con poco más de cinco minutos por jugarse, solamente para ver a los Gigantes dominando a partir de ese punto.

Son tres derrotas por un total de 8 puntos, y un equipo trabajando muy duro después de lo sucedido para poder contener su decepción.

"Todo mundo nos señalará y dirán que no somos buenos y todo lo demás," dijo el tackle defensivo Darnell Dockett. "Pero confió en este equipo. Voy con este equipo a donde sea, a cualquier lugar, en cualquier momento. Solo debemos encontrar la forma de cerrar.

"Una cosa es cuando entras a un partido sin la más mínima idea y estás recibiendo una paliza desde el principio. Ese no es el caso. Debemos encontrar la menara de cerrar. Y eso es lo que haremos."  

El mensaje fue consistente, seguir avanzando – "¿Que opciones tenemos?" Preguntó retóricamente el mariscal de campo Kevin Kolb – sin embargo la forma en la que el partido se desarrolló convirtió la tarde en una muy complicada para los Cardenales (1-3) a medida que repetían lo que pudo haber sido.   

Los Cardenales resguardaban una ventaja de tres puntos en el cuarto periodo pero la defensiva, que había tenido otro impresionante día hasta ese punto, obligó a los Gigantes a despejar después de que Kolb había sido interceptado por el ex Cardenal y actual safety de los Gigantes Antrel Rolle.   

Respondieron con una trayectoria para touchdown de 77-yardas, la ofensiva arrancó con una atrapada para 16-yardas de Larry Fitzgerald, quien en la siguiente jugada realizó un bloqueo clave para abrirle el espacio a Beanie Wells por el extremo izquierdo para una corrida de 39 yardas. Estas dos jugadas no solo pusieron a los respectivos portadores del balón por encima de la 100-yardas en el partido, sino que además Fitzgerald saltó de emoción mientras Wells era derribado, ya que sentía que algo bueno estaba por venir.      

"En ese momento," dijo Fitzgerald, "Pensé que teníamos un firme dominio sobre el partido."

Y eso se mantuvo tres jugadas más adelante, cuando Wells corrió por dos yardas para su tercer touchdown del día y una ventaja de 27-17 con 5:16 por jugarse.

El dominio se desmoronó rápidamente, y las cosas se pusieron muy mal muy pronto. Le tomó a los Gigantes (3-1) solo siete jugadas y 99 segundos para avanzar 80 yardas para un touchdown y acercarse por un gol de campo. Los Cardenales, con 3:37 por jugarse, no pudieron conseguir un primero y diez y la patada de despeje de Dave Zastudil fue de poca profundidad y viajó solo 40 yardas, permitiendo un regreso de 18 yardas y Nueva York tenía el balón en la yarda 48 en territorio de Arizona.   

El mariscal de campo de los Gigantes Ely Manning, quien sobresalió con 14-de-17 para 180 yardas en el cuarto periodo, consiguió de algún modo escapar de una arremetida y poner el balón en las manos del receptor Víctor Cruz para lo que se convirtió en la jugada más controversial del partido.

Cruz ganó 19 yardas, pero al final de su avance tropezó y cayó al suelo, soltando el balón sin haber sido tocado. Cruz pensó que se había dado por vencido el mismo, lo que da por terminada la juagada. Los Cardenales pensaron que era un balón suelto. El entrenador en jefe Ken Whisenhunt intentó retar la decisión de los árbitros – los Cardenales recuperaron el balón suelto – pero después de conferenciar, los árbitros le dejaron saber que no podía demandar una revisión.    

Los Cardenales dijeron las cosas correctas al final, el juego no se cifra solamente a esa marcación, pero estaban claramente molestos – un jugador todavía reclamaba a los árbitros mientras estos abandonaban el campo al final del juego.     

"Hubo muchas marcaciones en ese juego," dijo Whisenhunt. "No puedes fijarte solo en una."  

Por supuesto, Whisenhunt tiene razón. Los tres primeros viajes de los Cardenales a la zona roja de los Gigantes durante la primera mitad resultaron en dos goles de campo y un balón que perdido Kevin Kolb, puntos perdidos que habrían podido cambiar la dinámica del partido.

"(Cruz) definitivamente perdió el balón," dijo Peterson. "Sin embargo yo no diría que eso nos coloca en un pozo. Todavía tenemos que jugar futbol."

El ex dirigente de los árbitros de la NFL Mike Pereira, ahora analista de la cadena de televisión Fox, dijo vía Twitter que pensaba que era un balón suelto. Cruz expuso que él pensó que había sido tocado por un defensor. Manning señaló que sentía que los Gigantes "tuvimos un regalo en esa, yo pienso."

En la siguiente jugada, Manning se conectó con Hakeem Nicks sobre la marca de Peterson para lo que sería el pase de 29 yardas para touchdown con el que tomarían la impresionante delantera.  

"Es esa pequeña cosa llamada ímpetu," dijo el ala defensivo Calais Campbell, añadiendo que el no-balón suelto "hizo daño."

"Estás un poco distraído por que sientes como si fuera balón nuestro y con el habríamos ganado el partido. Todavía estábamos de alguna manera atrapados en la emoción, y ellos se alinearon y lanzaron un pase profundo."

Sin embargo, por tercer partido consecutivo, los Cardenales tuvieron el balón en los minutos finales con la oportunidad de ganar. En Washington terminó con un balón suelto de Chansi Stuckey, en Seattle, una intercepción de Kolb, esta vez fue la simple inhabilidad de lograr un primero y diez. Kolb, intentaba lanzar un pase pantalla, y terminó capturado con una pérdida de 10 yardas en situación de segunda-y-una.     

"Estas son lecciones muy duras," dijo Whisenhunt.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising