Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

Temporada 2019 de Cardenales, sólida columna para edificar 

Temp2019deCardSólidaColumna2

La temporada 2019 marcó el inicio de una nueva era para Cardenales y los resultados, aunque no fueron los deseados, si dejaron ver que existe una buena fundación.    

Antes del inicio de la temporada 2019 un gran número de analistas anticiparon que Cardenales ganarían cuando mucho 5 partidos y todos ellos acertaron.

Arizona terminó la temporada 2019 con marca de 5-10-1.

Los avances en comparación con la versión de Cardenales 2018 no solo se limita a dos victorias más este año, van mucho más allá, y eso es debe ser bastante alentador tratándose de un equipo que prácticamente renovó todo su plantel, no solo a nivel vestidores, sino que también a nivel técnico y administrativo.

La contratación del entrenador en jefe Kliff Kingsbury, un entrenador joven debutante en la NFL que se ganó la atención de Cardenales por su alta productividad ofensiva como entrenador a nivel universitario y un hombre que cumple con los "requisitos" de la nueva tendencia de entrenadores en la NFL.  

La firma de Kingsbury fue definida por algunos analistas como una apuesta de alto riesgo. Por lo visto hasta ahora, parece que la directiva de Cardenales apostó correctamente.    

A la contratación de Kingsbury se suma una pieza que embona perfectamente con la adquisición del mariscal Kyler Murray con la primera selección global del draft 2019. La combinación Kingsbury-Murray nos permitió ver lo productiva que la ofensiva de Cardenales puede llegar a ser en un futuro inmediato con el agregado de algunas piezas claves durante esta temporada baja.   

No todo fueron hojuelas sobre miel, las dificultades estuvieron a la orden del día para el equipo y debieron enfrentar situaciones tales como tener que jugar los primeros seis partidos de la temporada 2019 sin ninguno de sus esquineros titulares – Patrick Peterson suspendido por las primeras seis semanas y Robert Alford todo el año en la reserva de lesionados – esta clase de retos obligaron al equipo a crecer a un ritmo mucho más acelerado de lo supuesto.

Los novatos pagaron, como era de esperarse, su cuota como debutantes a nivel profesional. Murray tuvo sus momentos difíciles al inicio, aunque logró corregir a medida que la campaña avanzó y terminó haciendo historia por su alta productividad y su efectivo desempeño.

Mientras que el esquinero Byron Murphy, el otro novato que fue titular en los 16 partidos de la temporada, más por necesidad (lesiones-suspensiones) que por estrategia, tuvo, entre momentos bastante complicados, destellos de lo efectivo que puede llegar a ser como esquinero, una de las posiciones más complejas, sino es que la más compleja a nivel defensivo en la NFL.   

La suma a nivel defensivo, vía agencia libre, del linebacker Jordan Hicks fue otro de los movimientos que rindió estupendos dividendos. Hicks se convirtió junto con Budda Baker y Chandler Jones en las piezas fundamentales de la defensiva de Vance Joseph durante su primer año como coordinador de la unidad.

Fue interesante ver a una línea ofensiva, que debido a las lesiones se vio obligada a trabajar 'remendada' en varios de los compromisos durante el año, viniendo de menos a más y mostrando un rendimiento que le permite a la directiva una plataforma sólida para construir de cara al 2020.  

Destacó el rendimiento de todos los integrantes de la línea ofensiva y la manera como la unidad se desplazó en sentido positivo. El desempeño del tackle izquierdo D.J Humphries fue lo suficientemente bueno como para ofrecerle a la organización opciones esta temporada baja, en una de las posiciones con mayor demanda y mínima oferta. Es difícil en la NFL actual encontrar elementos que consigan consolidarse en la liga como tackles ofensivos, especialmente en el lado izquierdo.    

Equipos especiales también se vieron beneficiados con el buen desempeño del pateador Zane González. González llegó a Cardenales en la recta final de la temporada 2018 cuando fue firmado en noviembre para integrarse a la escuadra de entrenamiento. Una semana después estaba en la alineación de activos reemplazando al lesionado y entonces pateador titular del equipo Phil Dawson.   

González permaneció por el resto de la temporada como el pateador titular del equipo y fue el elegido por el equipo para continuar a cargo del puesto durante el 2019 y por lo visto, parece que el graduado de ASU continuará con Cardenales en la temporada 2020.

En términos generales, el cuerpo técnico de Cardenales consiguió mantener a flote la nave en aguas bastante turbulentas. Un cuerpo técnico que tal vez solo enfrente mínimos cambios durante la temporada baja y en posiciones de entrenadores asistentes.

Esto es importante. La continuidad en el universo de la NFL es importante a nivel directivo, a nivel técnico y a nivel vestidores, y parece que Cardenales en ese sentido, se dirigen esta temporada baja en la dirección correcta.

Related Content

Advertising