Advertising

Tienen Uno: Cardenales Logran Lo Suficiente En Victoria Sobre 49ers

El entrenador de Cardenales Steve Wilks (derecha) abraza al coordinador defensivo Al Holcomb después de que Wilks consiguió el domingo su primera victoria como entrenador en la NFL, luego que su equipo venció 28-18 a 49ers.
El entrenador de Cardenales Steve Wilks (derecha) abraza al coordinador defensivo Al Holcomb después de que Wilks consiguió el domingo su primera victoria como entrenador en la NFL, luego que su equipo venció 28-18 a 49ers.

SANTA CLARA, California. – La grabación en video del partido del domingo brindará a Cardenales una larga lista de problemas que deben corregir, y Steve Wilks reconoció eso al final.

Aunque eso no detuvo la media sonrisa que mostró el rostro del entrenador de Cardenales cuando finalmente le preguntaron sobre lo especial que resultaba a nivel personal su primera victoria.

“Sí, es especial,” respondió Wilks, luego que Cardenales vencieron 28-18 a 49ers, en el Estadio Levi’s para la primera victoria de Wilks y la primera de Cardenales en cinco partidos esta temporada. “¿Saben con lo que he estado lidiando las últimas cuatro semanas? ¿En serio? Sí, se siente muy bien.                                                                                                                                                                                                                                     

"Espero sea el primero de muchos.”

Salvo el pase para touchdown de 75 yardas que Josh Rosen lanzó a Christian Kirk en la primera jugada ofensiva, fue poco lo bonito para Cardenales el domingo. No obstante, Wilks habló sobre cómo “no existe tal cosa como una victoria fea,” y con todos los defectos, hubo destellos atractivos.

Cinco robos de balón aportaron algo de eso, incluida una captura del linebacker Haason Reddick que incluyó balón suelto que el apoyador Josh Bynes regresó 23 yardas para un touchdown en el cuarto periodo para ampliar la ventaja a nueve puntos. El bombazo de Rosen en la primera jugada también podría hacer que un entrenador se desmayara.

La defensa fue vapuleada de nuevo por tierra – 147 yardas por acarreo para 49ers (1-4), empleando a su tercer corredor – y después de la anotación de Kirk, la ofensiva nuevamente se estancó muy a menudo. 49ers se la ingeniaron para ejecutar la aparatosa cantidad de 92 jugadas, superando a Cardenales enormemente en primeras oportunidades (33 contra 10) y en tiempo de posesión (40:12 contra 19:48).

Sin embargo, para sacar el día, el marcador fue suficiente.

“Ganar el primero fue genial,” expresó el safety Tre Boston, quien consiguió una intercepción. “Ahora tenemos que mantener ese impulso.”

Además de que Reddick y Bynes se combinaron para conseguir un touchdown defensivo, Cardenales también obtuvieron una captura acompañada por un balón suelto de Chandler Jones, una intercepción de Tre Boston, un balón suelto recuperado por Patrick Peterson que provocó el tackle defensivo Rodney Gunter y una intercepción de Bené Benwikere para ayudar con la victoria.

La intercepción de Benwikere, en la posesión después de la anotación de Bynes, fue antesala del segundo touchdown del día para David Johnson. Johnson aún está batallando para generar impacto – 55 yardas en 18 acarreos, dos recepciones para 16 yardas – aunque ese fue un problema a lo largo de todo el día para la ofensiva.

Rosen no fue tan preciso como lo fue en su primer partido como titular, y los lanzamientos errados hicieron una diferencia. Sus estadísticas después de ese primer intento fueron solo 9 de 24 para 95 yardas, aunque no tuvo ninguna pérdida de balón.

“Podría haber sido algo diferente en cada una de las jugadas,” expresó Rosen con relación a los problemas de precisión. “Ya veremos (el lunes). Aunque todo lo que me importa es esta victoria. Estoy bastante feliz porque tenemos la primera.”

Larry Fitzgerald sonreía después de la victoria y mientras se refería al touchdown de Kirk – durante el cual él atrajo a varios defensores para ayudar a abrir el campo para Kirk – aunque está consciente que la ofensiva debe ser mucho más consistente.

“Es desalentador en ocasiones,” expresó Fitzgerald, quien tuvo dos atrapadas para 35 yardas. “No hicimos las cosas tan bien como esperábamos.”

49ers, ya batidos por lesiones, perdieron al corredor Matt Breita debido a una lesión en el tobillo en la primera mitad, su pateador Robbie Gould falló un gol de campo por primera vez después de 33 intentos consecutivos, y fracasó en un intento de punto extra por un mal saque del centro largo. Además de todos los balones perdidos.

Sin embargo, Wilks hizo hincapié en la necesidad de detener a los rivales en tercera oportunidad con mayor frecuencia, y aunque Boston dijo que la defensiva no estaba agotada, si destacó la necesidad de apuntalar esa parte del juego.

Por lo menos las correcciones se presentan después de una victoria. Wilks dijo que Cardenales sabían que no habían producido – “era nuestro,” indicó, aunque al menos ya no estarán lidiando con el cero en la columna de las victorias.

“Esto demuestra lo fuerte que somos mentalmente,” comentó Boston. “Un equipo con marca de 0 y 4, si no eres mentalmente fuerte y no crees en tu proceso, pierdes el juego allí mismo. Te ves en la misma situación en la que has estado y te ves perdiendo. Eso no somos nosotros. Nos vimos ganando.”

Related Content

Advertising