Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

Un Aire De Confianza

Sin Duda, Peterson cree en sí mismo

unairedeconfianza.jpg
unairedeconfianza.jpg


El nuevo esquinero de los Cardenales Patrcik Peterson ofreciendo una entrevista el viernes.




Tal vez en ninguna otra parte la confianza es más importante –más crucial—que dentro de esa isla (en referencia a la solitaria posición del esquinero) donde vive Patrick Peterson.

"Es casi imprescindible contar con esa confianza," dijo el entrenador de la secundaria de los Cardenales Louie Cioffi refiriéndose a su nuevo esquinero. "Para jugar una gran defensiva, uno necesita esa confianza porque inevitablemente, a pesar que es difícil aceptar, el balón pasará volando sobre tu cabeza, y tú tienes que ser capaz de regresar y hacer la siguiente jugada."

Sin cuestionamientos, Peterson transpira esa confianza, desde su traje Perry Ellis que lucía el día de la conferencia de prensa cuando fue presentado hasta la forma de cómo habló acerca del futuro de su carrera con Cardenales. Mencionó que está con la mejor secundaria de la NFL, y que tiene la posibilidad de aprender de sus cuatro primos que juegan en la NFL – los defensores profundos Bryant y Walter McFadden, y los receptores Sinorice y Santana Moss.  

El hombre que incluso  no ha cumplido aún los 21 años  sino hasta finales de este año se manejó con aplomo más allá de su edad, una seguridad en sí mismo  que el entrenador en jefe Ken Whisenhunt dijo es una de las razones por las que era tan atrayente para ser seleccionado en los primeros lugares del draft. "Creo que si no tienes esa confianza y ese paso firme dentro de ti, nunca serás lo que quieres ser."   

Eso decir, una estrella de los Cardenales de Arizona.

"Algunas personas pueden tener demasiada confianza," reconoció Peterson. "Pero mi confianza esta siempre en el terreno de juego. No soy un tipo que hago alarde de mí mismo. Es algo que debes tener para ayudarte a jugar mejor. Creo que la mayor parte de mi confianza me acompaña."

Claramente, Peterson tiene una perspectiva. El padre de Peterson lo mantuvo alejado del futbol en su segundo año  de escuela secundaria por que las calificaciones de Peterson no eran las más adecuadas. Eran lo suficientemente buenas para ser admitido, señaló Peterson, pero no lo suficientemente buenas "para Papá."

Batallar con los primos mayores mientras crecía se convirtió también, en un acto de supervivencia del-más-apto. "Alguien siempre buscaba  ser el mejor," dijo Peterson.  

Peterson quería ser el mejor. Siempre.

Sin embargo la sólida vida familiar de Peterson fue un empate, dijo Cioffi. No solo creó un fuego competitivo, sino que además Peterson reiteró lecciones de vida que aprendió de su padre.

"Mi padre siempre me decía, si quieres ser grande, tienes que ser enseñable. No quieres ser el tipo que le responde a su entrenador o lo insulta cuando este lo reprende. Ese individuo es tu entrenador por una razón. Soy bueno escuchando. Eso es importante."

Peterson habló acerca de que practicar contra Larry Fitzgerald lo hará un mejor jugador. Habló con el safety/experimentado conocedor de la secundaria Adrian Wilson, que le dijo a Peterson buena suerte y "que me veía bien en la televisión." Peterson también escuchó con atención antes de la conferencia de prensa como el entrenador de fortaleza y acondicionamiento John Lott explicaba sus expectativas para un novato dentro de su programa.

Su nuevo compañero de equipo Dominique Rodgers-Cromartie admitió que no sabía mucho sobre su nuevo colega – Rodgers-Cromartie expresó "No veo deportes como ese" – pero cuando Peterson estaba participando en el combinado y con la gran propaganda que le dieron, él empezó a poner atención.   

"Cada vez que encuentras a un jugador como él, atlético y  dotado por Dios, con todo lo que estas buscando en un esquinero, provocas que el resto de los esquineros mejoren," dijo Rodgers-Cromartie.  

A Cioffi le gustan los intangibles de Peterson, pero la velocidad – un 4.4 en las 40 yardas – y la fuerza – fortachón de 6 pies 1 pulgada y 219 libras – son las razones por las que fue elegido en esa posición. Con estos atributos, es difícil no tener seguridad.

"Estoy más que listo para ser un Cardenal de Arizona," esas fueron las primeras palabras de Peterson para su nuevo equipo.

No hay duda de que él lo cree.


El nuevo esquinero de los Cardenales Patrcik Peterson ofreciendo una entrevista el viernes.




Tal vez en ninguna otra parte la confianza es más importante –más crucial—que dentro de esa isla (en referencia a la solitaria posición del esquinero) donde vive Patrick Peterson.

"Es casi imprescindible contar con esa confianza," dijo el entrenador de la secundaria de los Cardenales Louie Cioffi refiriéndose a su nuevo esquinero. "Para jugar una gran defensiva, uno necesita esa confianza porque inevitablemente, a pesar que es difícil aceptar, el balón pasará volando sobre tu cabeza, y tú tienes que ser capaz de regresar y hacer la siguiente jugada."

Sin cuestionamientos, Peterson transpira esa confianza, desde su traje Perry Ellis que lucía el día de la conferencia de prensa cuando fue presentado hasta la forma de cómo habló acerca del futuro de su carrera con Cardenales. Mencionó que está con la mejor secundaria de la NFL, y que tiene la posibilidad de aprender de sus cuatro primos que juegan en la NFL – los defensores profundos Bryant y Walter McFadden, y los receptores Sinorice y Santana Moss.  

El hombre que incluso  no ha cumplido aún los 21 años  sino hasta finales de este año se manejó con aplomo más allá de su edad, una seguridad en sí mismo  que el entrenador en jefe Ken Whisenhunt dijo es una de las razones por las que era tan atrayente para ser seleccionado en los primeros lugares del draft. "Creo que si no tienes esa confianza y ese paso firme dentro de ti, nunca serás lo que quieres ser."   

Eso decir, una estrella de los Cardenales de Arizona.

"Algunas personas pueden tener demasiada confianza," reconoció Peterson. "Pero mi confianza esta siempre en el terreno de juego. No soy un tipo que hago alarde de mí mismo. Es algo que debes tener para ayudarte a jugar mejor. Creo que la mayor parte de mi confianza me acompaña."

Claramente, Peterson tiene una perspectiva. El padre de Peterson lo mantuvo alejado del futbol en su segundo año  de escuela secundaria por que las calificaciones de Peterson no eran las más adecuadas. Eran lo suficientemente buenas para ser admitido, señaló Peterson, pero no lo suficientemente buenas "para Papá."

Batallar con los primos mayores mientras crecía se convirtió también, en un acto de supervivencia del-más-apto. "Alguien siempre buscaba  ser el mejor," dijo Peterson.  

Peterson quería ser el mejor. Siempre.

Sin embargo la sólida vida familiar de Peterson fue un empate, dijo Cioffi. No solo creó un fuego competitivo, sino que además Peterson reiteró lecciones de vida que aprendió de su padre.

"Mi padre siempre me decía, si quieres ser grande, tienes que ser enseñable. No quieres ser el tipo que le responde a su entrenador o lo insulta cuando este lo reprende. Ese individuo es tu entrenador por una razón. Soy bueno escuchando. Eso es importante."

Peterson habló acerca de que practicar contra Larry Fitzgerald lo hará un mejor jugador. Habló con el safety/experimentado conocedor de la secundaria Adrian Wilson, que le dijo a Peterson buena suerte y "que me veía bien en la televisión." Peterson también escuchó con atención antes de la conferencia de prensa como el entrenador de fortaleza y acondicionamiento John Lott explicaba sus expectativas para un novato dentro de su programa.

Su nuevo compañero de equipo Dominique Rodgers-Cromartie admitió que no sabía mucho sobre su nuevo colega – Rodgers-Cromartie expresó "No veo deportes como ese" – pero cuando Peterson estaba participando en el combinado y con la gran propaganda que le dieron, él empezó a poner atención.   

"Cada vez que encuentras a un jugador como él, atlético y  dotado por Dios, con todo lo que estas buscando en un esquinero, provocas que el resto de los esquineros mejoren," dijo Rodgers-Cromartie.  

A Cioffi le gustan los intangibles de Peterson, pero la velocidad – un 4.4 en las 40 yardas – y la fuerza – fortachón de 6 pies 1 pulgada y 219 libras – son las razones por las que fue elegido en esa posición. Con estos atributos, es difícil no tener seguridad.

"Estoy más que listo para ser un Cardenal de Arizona," esas fueron las primeras palabras de Peterson para su nuevo equipo.

No hay duda de que él lo cree.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising