Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

Una Recuperación Emocional

El mejor juego de Hightower -- y la temporada – cristalizada por la capacidad de responder

unarecuperacionemocional.jpg


El corredor Tim Hightower (34) escapa en corrida de 35 yardas para touchdown -- ayudado por el bloqueo de Larry Fitzgerald -- esto lo impulsó a lograr un juego de marca personal con 148 yardas el pasado fin de semana.





Parado en la banda lateral, Tim Hightower se batía con emociones mezcladas.

Por un momento, era jaloneado en direcciones opuestas, feliz por ver a su amigo LaRod Stephens-Howling con la oportunidad de correr el balón más de lo usual y al mismo tiempo dolido porque eso se debía al error que había cometido.

Entonces, Stephens-Howling se agotó. El entrenador en jefe Ken Whisenhunt no tuvo otra alternativa que poner de regreso en el campo a Hightower. Y de muchas maneras, la temporada para Hightower alcanzaba su momento parteaguas. Él no sabía cuántas jugadas más iba a conseguir.    

Hightower pensó, para sí mismo, "Tengo que anotar en esta jugada."

No consiguió anotar, pero estuvo cerca. Se disparó por el lado izquierdo para una corrida de 41 yardas que casi duplicaba el total de la jornada y esbozó una sonrisa que fue captada por las cámaras de televisión después de la jugada. Dos intentos más y quince yardas después, Hightower consiguió su touchdown, y para cuando ese período había finalizado, Hightower había corrido exactamente para 100 yardas en un período durante el cual fue del fondo a la euforia.  

"El año pasado, habría sido, 'Dios,' y me habría estado golpeando a mi mismo," dijo Hightower, quien finalizó con la marca más alta en lo que va de su carrera 148 yardas. "(Pero) por haber logrado eso y conseguir un resultado final como este, son la razón por la que estaba conmovido después de ese juego."  

La descripción de la temporada de Hightower ha sido fácil. Su tiempo de juego se  entrelaza con su compañero corredor Beanie Wells, así como los problemas ofensivos que han impedido trayectorias prolongadas o que han provocado grandes deficiencias que han forzado a los Cardenales a desechar la corrida  como primera opción.   

En los dos pasados juegos, Hightower ha emergido como el corredor más productivo que los Cardenales tienen, en parte por los malestares de Wells  que lo ha mantenido en la banca sobre todo la semana pasada. Con tres juegos pendientes, Hightower ya estableció su marca más alta en una temporada de yardas por acarreo (667) y tiene posibilidades de llegar a1, 000. Además holgadamente alcanza su promedio más alto en yardas por acarreo (5.2) y recientemente su protección en situación de pase se ha restituido en cuanto a calidad  después de algunas irregularidades al inicio de la temporada.

Los balones sueltos, sin embargo, han afectado. Dos en el partido inaugural izaron las banderas rojas. Uno en Seattle – cuando se encaminaba para tener un gran día, promediando casi 10 yardas por acarreo – no solo lo mandó a la banca por el resto del juego sino que prácticamente durante todo el juego siguiente contra Tampa, cuando solo tuvo un acarreo.    

"Es fuente de frustración para ambos él y el equipo," dijo el entrenador ken Whisenhunt.

Reconociendo que ya se encontraba frustrado en un puñado de áreas  el inicio contra los Broncos – una lectura errada por él mismo aquí, un débil bloqueo por allá, molestia por no tener más acarreos – Hightower tambaleó casi en un choque emocional después del balón suelto.    

"Después de ese balón perdido," su compañero corredor Jason Wright dijo, "él simplemente se siente como, 'estoy otra vez en el fondo en este momento.' "

La corrida del balón suelto fue de tres yardas. Hightower acumuló 97 más cuando ingresó nuevamente. Después de su primer touchdown – en el cuál corrió por el exterior – los entrenadores lo interrogaron sobre lo que vio cuando se aproximó a la línea, y que analizó que lo hizo abrirse. Hightower no pudo responderles. "Yo solamente intenté anotar."  

En otro juego, con los Cardenales ganando por tantos puntos, Hightower piensa que incluso  habría considerado detenerse en la yarda 1 en sus dos touchdowns en un esfuerzo por quemar aún más tiempo. Atrapado en el momento, no solo del partido sino también de la temporada, eso no se le ocurrió, pensarlo, "cuando tu estas en aprietos y tu equipo está en aprietos, sientes que tu eres parte del problema en lugar de sentirte parte de la solución."     

Todo lo que Hightower quería era ser parte del remedio.

"Para poder hacer una jugada después de un bajón como ese, en lugar de solo tratar de jugar a los seguro, ir por todo y cerrar de la manera como él lo hizo, creo que muestra su madurez y es oficialmente en un veterano," dijo Wright. "Los últimos juegos, son en los que mejor lo he visto corriendo."  

Wright y Hightower se sentaron en sus vestidores después del juego, inmersos en la conversación. Hightower se veía agobiado por las circunstancias, y así se escuchaba cuando finalmente se encontró con la prensa. Es un juego emocional, y Hightower es, obviamente, un jugador emocional.    

"Todo lo que pensaba era, no importa en qué parte del campo estaba, no me sentiré cansado, no voy a salir del juego, no me voy a lastimar," Hightower dijo. "Voy a conseguir anotar en cada ocasión que toque el balón."

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising