Arizona Cardinals Home: The official source of the latest Cardinals headlines, news, videos, photos, tickets, rosters and game day information

Cardenales frustrados por Halcones Marinos

La ofensiva sigue batallando mientra los Cardenales caen la noche del jueves 34-22 frente a su rival de división

CardsFrustradosPorSAE.jpg


El receptor Larry Fitzgerald atropellado por el esquinero de Seattle Brandon Browner durante un pase profundo en la victoria de los Halcones Marinos 34-22 la noche del jueves en el Estadio University of Phoenix. El profundo de Seattle Earl Thomas interceptó el balón en esa jugada.


Carson Palmer mostró compostura como de costumbre mientras tomaba su turno en el podio después de la derrota 34-22 la noche del jueves. El mariscal de campo de los Cardenales no ve cómo podría ser de otra manera.

"En este deporte, si te sientes frustrado entonces serás vapuleado," dijo Palmer. "Hay que seguir luchando y seguir mejorando. Tan pronto como dejas de hacer eso, dejas de competir."

Eso no quiere decir que no había frustración en el Estadio University of Phoenix, mientras que los Cardenales (3-4) perdían su octavo partido consecutivo contra rivales de la NFC Oeste, esta vez contra Seattle (6-1) en televisión nacional. Todo lo que los Cardenales temían de los Halcones Marinos – la implacable presión, la talentosa secundaria y la creación de jugadas de mariscal Russell Wilson – su pusieron de manifiesto.

Así también se mostró por el lado de los Cardenales un inicio lento y una ofensiva que sigue siendo, simplemente, insuficiente.

Se le preguntó al entrenador Bruce Arians si se sentía frustrado, y su respuesta fue breve. "Mucho," dijo. "¿No se nota?" Y no había ningún indicio de una sonrisa.

Los Cardenales tuvieron sólo 234 yardas totales a la ofensiva, y 115 de ellas se dieron en los dos últimos avances con el partido prácticamente ya fuera de alcance. Defensivamente, los Cardenales permitieron avances de 83 y 72 yardas en las dos primeras posesiones de Seattle, colocándose en una desventaja de 14-0 de la que nunca pudieron recuperarse.

"Creo que salimos lentos," dijo Arians. "No hay excusas por eso del 'Thursday Night Football' y toda esa basura. No sudamos en toda la semana, por lo que deberíamos haber estado descansados."

En lugar de eso, Wilson lanzó para tres touchdowns y una eficiente cantidad de 18 completos en 29 pases. Marshawn Lynch corrió para 91 yardas en 21 acarreos, nada espectacular, pero más de tres veces la cantidad de yardas que los Cardenales ganaron por tierra como un equipo.

Sin embargo, los Cardenales tuvieron vida en un momento, incluso después de un mal inicio. La defensiva hizo una impresionante parada en una escabullida del mariscal Wilson en cuarta y pulgadas. Jay Feely clavó un gol de campo de 49 yardas, y en la siguiente posesión de Seattle el apoyador Matt Shaughnessy perforó a Wilson con una captura que provocó un balón suelto.

Las Cardenales se treparon sobre el balón en el la yarda 3 de Seattle. En la siguiente jugada, Rashard Mendenhall corrió el balón para un touchdown, y repentinamente aquello era un partido. En un momento dado, Arizona se acercó 17-13.

Los Halcones Marinos  respondieron con una trayectoria de 80 yardas para touchdown que se mantuvo viva espectacularmente cuando Wilson – aparentemente capturado por el apoyador Daryl Washington – consiguió de alguna forma lanzar un pase al ala cerrada Zach Miller para una ganancia de seis yardas en tercera oportunidad y 3.

Washington pensó que estaba abajo –  "Tengo que ver el video," dijo después –  sin embargo el avance continuó. En la siguiente posesión de Arizona, Palmer fue interceptado por segunda vez en el partido, y mientras que el esquinero de Seattle Brandon Browner debió haber conseguido un touchdown en el regreso tropezó debajo de la yarda 10 de Arizona, Seattle anotó dos jugadas más tarde y el partido empezaba a escabullirse.

"El primer avance del partido, defensivamente, tuvimos una deficiencia en cada cobertura que se generó," dijo el profundo Yeremiah Bell. "No hubo disciplina en lo absoluto. Defensivamente, no jugamos como sabemos. No jugamos juntos. Estamos ahí improvisando tareas y haciendo cosas poco comunes metiéndonos en un agujero."

Ese es el tipo de fue agujeros que la ofensiva no ha sido capaz de escalar por ahora. La batalla de las volteretas estuvo empatada – Palmer lanzó dos intercepciones, mientras que Wilson perdió dos balones sueltos – pero no había avances de los Cardenales que sumaran más de 27 yardas previo a sus dos últimas posesiones del partido.

"(La ofensiva) no es realmente complicada en absoluto," dijo el receptor abierto Andre Roberts, que sus cinco atrapadas superaron con dos su total en los últimos cuatro partidos anteriores juntos. "Sólo tenemos que estudiar con más dedicación."

Palmer, estuvo bajo presión durante toda la jornada (fue capturado siete veces), completó 30 de 45 pases para 258 yardas, y su pase solitario para touchdown fue al novato Jaron Brown. Arians dijo no consideró sustituir a Palmer.

"No puedes permitir que convierta en una carga para ti," dijo Palmer. "No puedes dejar que eso te desanime. No voy a dormir esta noche, nunca lo hago después de los partidos, estaré  en cama pensando en cada jugada, cada tercera oportunidad y cada oportunidad en la franja roja. No te sientas por allí y te pones de mal humor, pensando ... ¿Qué tal si hubieras hecho esto y tratar de resolver los problemas.

"Eso es lo que haces. Es lo que tienes que hacer. "

Los Cardenales tendrán una larga semana de preparación para su próximo partido, en casa en una semana a partir del domingo contra los Halcones de Atlanta. Luego tendrán su semana de descanso antes de jugar en casa contra el alicaído Houston y después viene un partido fuera de casa contra los Jaguares, que por ahora no tiene victorias. Hay posibilidades de enderezar la temporada, dijo Palmer.

Pero los Cardenales todavía tienen muchas cosas que arreglar. Ese fue el mensaje principal transmitido la noche del jueves.

"Aun cuando ambos lados del balón no jugamos bien, había una sensación de que todavía estábamos en la pelea," dijo Washington. "Esa es la cosa. Cuando no estamos jugando bien como deberíamos seguimos teniendo posibilidades."

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising