Advertising

Sequía de recompensa y conclusiones contra Washington

Era el tipo de atrapada que se espera que Larry Fitzgerald haga, simplemente porque lo ha hecho tantas veces en el pasado – cuarta oportunidad, un-lo-tienes-que-atrapar al individuo al que te diriges cuando tienes que conseguirlo. Aunque, la pelota se le escapó de las manos cuando Fitzgerald golpeó el suelo. Estuvo tan cerca, y así lo fue todo día para Cardenales.

“Ninguno más relevante que el que necesitaba hacer al final del partido,” señaló Fitzgerald. “Pasar 60 minutos sin anotar un touchdown ofensivo, obviamente está por debajo del estándar.”

Han sido 60 minutos completos en dos partidos consecutivos. Además de la segunda mitad del partido anterior a esos dos. No se trata de que la ofensiva no esté haciendo nada. Cardenales tuvieron 141 yardas por tierra el domingo y llegaron a franja roja en seis ocasiones. Es el hecho de que solo pueden conseguir tres puntos cada vez que llegan ahí, lo que hace que ganar sea tan difícil.

Blaine Gabbert asumió toda la responsabilidad, aunque no ofreció detalles sobre por qué la ofensiva se estanca tanto. Y mientras Gabbert iniciaba sus partidos como Cardenal, el trabajo reciente, incluso detrás de una destartalada línea ofensiva, dará mucho que pensar a los encargados de tomar decisiones en Cardenales viendo a Gabbert para el futuro.

— Larry Fitzgerald está a 18 yardas de alcanzar 1,000 yardas por recepción esta temporada, y hubiera estado mucho más cerca si hubiese podido atrapar ese pase al final del partido en Washington.

— Hablando de atrapadas pérdidas, el ala cerrada Troy Niklas estaba comprensiblemente disgustado consigo mismo por no haber logrado atrapar ese último pase para touchdown. Fue firme al referirse a eso. A decir verdad, si no hubiera evitado una segura intercepción del linebacker Zach Vigil al inicio de la trayectoria, ni siquiera hubiera sido considerado para obtener el touchdown.

— Bruce Arians tenía razón. Un touchdown hubiera sido suficiente. Dos momentos específicos vienen a la memoria: después de la larga patada de entrega engañosa para iniciar la segunda mitad, los aficionados, que abuchearon a los Redskins todo el día a pesar de que lideraron todo el partido, estaban listos para encenderse si Cardenales hubieran logrado ponerlo en la zona de anotación – y luego, por supuesto, justo antes de medio tiempo. Dos jugadas consecutivas con D.J. Foster desmarcado para anotar touchdown. Foster no volteó lo suficientemente rápido en el primero – un pase incompleto que pegó en su casco, y es probable que él y Gabbert no vieran la misma lectura sobre la marcha – y el segundo fue desviado mientras Foster se encontraba desmarcado en la zona de anotación. Niveles épicos de frustración en ambos casos.

— Si Brittan Golden iba a terminar con un brazo quebrado en su último regreso de 15 yardas en la patada de despeje para establecer un campo corto, hubiera sido bueno recompensarlo con una victoria. Golden es uno de esos compañeros por los que te arriesgas, tratándose de un tipo que trabaja arduamente para conseguir cualquier función que pueda desempeñar.

— Conteo de capturas para Chandler Jones: Obtuvo una el domingo, suma 15 en la temporada, colocándose como el tercero en la lista de la franquicia con la mayor cantidad de capturas en una sola temporada, además con dos partidos por jugarse está a 1½ capturas del romper la marca de la franquicia establecida por Simeon Rice. Jones también presionó al mariscal de Washington Kirk Cousins un sinnúmero de ocasiones.

— Como era de esperarse, D.J. Swearinger quería ganar este. Y se aseguró trasmitir ese mensaje a la banda de Cardenales – y al entrenador Bruce Arians – en una de las últimas jugadas del encuentro, evitó un pase completo a Fitzgerald en tercera oportunidad, una jugada anterior al pase final de Gabbert.

— Hablando de ese pase final y de Swearinger, hubo un momento en el que la emoción de Swearinger casi le cuesta a Redskins. Después de que Fitzgerald soltó el balón, en cuarta oportunidad, Swearinger se quitó el casco en señal de celebración. ¿El problema? No está permitido quitarte el casco en el campo. Si hubiera sido tercera oportunidad, Redskins habrían sido penalizados. No obstante, debido a que sucedió en cuarta oportunidad y sucedió después de un pase incompleto, no tuvo consecuencias que afectaran a Washington.

— Phil Dawson parece haber superado sus problemas de precisión, ¿verdad?

— Hablando de equipos especiales, Andy Lee ha tenido una tremenda segunda mitad de la temporada. Está pateando como lo hizo cuando dominaba jugando todos esos años para 49ers (y haciendo la vida complicada para Cardenales).

— Si alguien hubiera dicho que Cardenales superarían a Washington, 141 yardas terrestres contra 31, era de esperarse una victoria. La defensiva hizo lo suficiente para ganar.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Related Content

Advertising