Advertising

Steve Wilks Acepta Al Excéntrico Robert Nkemdiche

El tackle defensivo Robert Nkemdiche en una reciente OTA.
El tackle defensivo Robert Nkemdiche en una reciente OTA.

Robert Nkemdiche estaba en su casillero el pasado jueves por la tarde llevando una argolla ornamental en la nariz que va de una fosa nasal a la otra y pinzas decorativas asegurando las trenzas en su cabeza.

Vestía una camisa blanca que inicialmente parecía normal, pero luego de examinarla detenidamente, la llevaba puesta al revés y de hecho era propiedad de su compañero de equipo, Corey Peters. Mientras que, durante una sesión rutinaria de preguntas y respuestas con los periodistas bastante apagada, Nkemdiche le agregó algo de vida, expresando su admiración por una colorida camisola que llevaba puesta un miembro de los medios.

“Tengo algunas camisolas como esa,” expresó Nkemdiche. “Tienda de segunda mano, yo sé de eso.”

Nkemdiche es un ex recluta de primera ronda que tiene suficiente dinero para comprar en Rodeo Drive, pero prefiere las tiendas de segunda Goodwill. Utiliza la argolla nasal durante los entrenamientos y pasa días alimentando gatitos en un refugio cercano para mascotas.

Estas anécdotas no serían más que diversión si el tackle defensivo de Cardenales hubiera estado a la altura de las expectativas durante sus primeras dos temporadas como profesional, pero no ha sido así. En cambio, era importante preguntarse cómo la personalidad excéntrica de Nkemdiche combinaría con la del nuevo entrenador Steve Wilks.

En los meses que han estado juntos, cualquier temor de conflicto ha sido mitigado.

“Si me conoces, también tengo mis pequeñas peculiaridades,” señaló Wilks. “Todos las tenemos. Intento no cambiar al individuo. Creo que Robert lo ha adoptado porque permitimos que Robert sea Robert. Mientras trabaje duro y trabaje en dirección al objetivo común de este equipo, estoy bien. Y eso es lo que ha estado haciendo.”

Esta es una temporada importante para Nkemdiche, quien espera finalmente estar a la altura de su potencial. Consiguió recuperar un balón suelto para touchdown en el último partido de Cardenales en casa durante el 2017, aunque en general ha sido pasivo generando jugadas de impacto como profesional.

Cree que el cambio a una defensiva con base 4-3 podría ayudarle a acumular números más atractivos.

“Puedo ser más vertical y tener en cierto sentido menor responsabilidad,” explicó Nkemdiche. “En general, me siento como un jugador de tercer año en lo colectivo, me conviene continuar avanzando independientemente de cualquier cosa.”

Lo más importante para Nkemdiche puede ser una sensación de paz. Wilks lo ha elogiado frecuentemente y no tiene sentido que Nkemdiche esté parado sobre hielo quebradizo con un nuevo cuerpo técnico.

“Es una confianza genuina y constante,” señaló Nkemdiche. “No se trata de, ‘Oh, si haces una cosa’ – no están tratando fijarse en cosas pequeñas. Mas bien se trata de, ‘Las cosas como son.’ Son severos. Si hay algo que requieres arreglar, arréglalo. Si cometes un error, corrige. Y sigue mejorando. Existe una creencia constante de cómo se sienten con relación a mí.”

Wilks duda en ungir a Nkemdiche como alguien que hará la diferencia, y prefiere esperar hasta el campamento de entrenamiento y los juegos de pretemporada para evaluar su valía. Sin embargo, existe un diálogo saludable entre ambos, algo que surgió desde el inicio del mandato de Wilks.

“Hablamos en la temporada baja, y fue directo al punto,” indicó Nkemdiche. “Desde el momento en que hablamos, fue una situación de conexión total. Realmente genial. Lo respeto.”

Cardenales han experimentado su parte justa de una revolución desde que contrataron a Wilks, agregando jugadores que encajan en su molde. Nkemdiche obviamente es un remanente de la era anterior, aunque es alguien a quien Wilks quiere ver progresar. La mejor manera puede ser empaparlo de ánimo.

“Sé que está detrás de mí a lo largo de todo el recorrido,” comentó Nkemdiche. “Quiere que crezca y progrese tanto como sea posible. Por mi parte haré mi trabajo.”

Related Content

Advertising